Cuánto cuesta un departamento en el lugar “abandonado” donde se grabaron escenas de Ya no estoy aquí

La película ganadora de 10 premios Ariel relata la historia de Ulises y su pandilla conocida como Los Terkos

Compartir
Compartir articulo
Fotograma: Ya no estoy aquí / Netflix
Fotograma: Ya no estoy aquí / Netflix

Ya no estoy aquí es una película de 2019 que fue dirigida por Fernando Frías de la Parra, la historia gira en torno a Ulises —Juan Daniel García Treviño—, un adolescente que forma parte de la cultura kolombia y tiene una banda llamada Los Terkos, casi todas las escenas fueron grabadas en Monterrey, dicho grupo de jóvenes solía reunirse en edificios cercanos al Cerro de la Campana y al parecer, ahora es posible vivir ahí.

Durante mucho tiempo se consideró que dicha zona tenía varios edificios en obra negra o gris que habían sido abandonados, pero a cinco años del estreno de la película, una inmobiliaria ya está anunciando departamentos cuyo costo es de 3.5 millones de pesos, los cuales se ubican a tres minutos de la zona de Valle Oriente y Zona Tec.

En la película, se podía ver que Los Terkos se reunían en dichos edificios para escuchar música y bailar, aunque esta dinámica no duraría demasiado dentro de la película, pues algunos integrantes de bandas delictivas comenzaron a acechar a los jóvenes de dicha zona para reclutarlos en el crimen organizado.

El descubrimiento de que ya hay forma de habitar la zona fue realizado por un usuario de X, quien escribió lo siguiente: “¿Se acuerdan de la película “Ya no estoy aquí”? Pues en el punto donde se reunia Ulises con sus amigo ahora sera un complejo departamental. Por solo 3.4 millones de pesos puede ser un Terko de verdad”.

(Captura de pantalla Montevo/pinchideste)
(Captura de pantalla Montevo/pinchideste)

Todo parece indicar que los edificios que se convirtieron en locaciones para la película serán remodelados o destruidos para dar paso al complejo habitacional. La empresa Montevo es la que está a cargo de dicha construcción y en su anuncio indican que la vivienda tendrá de una a tres recámaras.

Muchos comentarios hicieron referencia a que en la vida real ya había ocurrido lo mismo que en la película, las personas son desplazadas de los sitios que solían visitar, incluso hubo quienes aseguraron que se trataba de gentrificación e incluso de supuestos daños ecológicos.

Estos fueron algunos de los comentarios que se pudieron leer en la publicación:

“Pelar más cerros, lo que Monterrey necesita”, “¿Puede doler más el final de esa película? ¡Puede doler más!”, “gentrificación por siempre”, “¿Por qué creen que Ulises se va de ahí? gentrificaron la zona también”, “mi oportunidad de ser Terko ha llegado”, “los depas van a estar en el centro de una de las zonas más conflictivas del estado”, entre otros.

De qué trata Ya no estoy aquí

(Captura de pantalla Montevo/pinchideste)
(Captura de pantalla Montevo/pinchideste)

La historia explora temas de identidad, migración y pertenencia, a través de la experiencia de Ulises, quien se ve forzado a emigrar a Nueva York después de un conflicto con un cartel local, dejando atrás todo lo que ama.

Una vez en Estados Unidos, Ulises enfrenta el desafío de adaptarse a un nuevo mundo mientras añora su hogar y su cultura, lo que conduce a una profunda reflexión sobre la importancia de las raíces y la comunidad. La película destaca por su autenticidad en la representación de la subcultura kolombia y por su poderoso mensaje sobre la experiencia migratoria.

“Ya no estoy aquí” ha sido reconocida tanto a nivel nacional como internacional, recibiendo múltiples premios y nominaciones. Su impacto cultural es significativo, abriendo conversaciones sobre la diversidad cultural dentro de México y los desafíos que enfrentan los migrantes en busca de un lugar donde pertenecer.