No es cosa de género; así es como se desarrolla el VPH en hombres

Lo fundamental es estar pendientes de los primeros síntomas antes de que sea demasiado tarde

Compartir
Compartir articulo
Virus del Papiloma Humano, representación foto: Getty
Virus del Papiloma Humano, representación foto: Getty

El Virus del Papiloma Humano (VPH) representa uno de los virus de transmisión sexual más comunes a nivel mundial, afectando tanto a hombres como a mujeres, sin distinción. A pesar de que la concienciación y el diagnóstico del VPH se han centrado históricamente en la población femenina, debido a su vinculación con el cáncer de cuello uterino, es crucial entender que este no es un problema exclusivo de un solo género. En los hombres, el VPH puede desarrollarse de manera silenciosa, pero con potenciales consecuencias graves para su salud.

El VPH comprende un grupo de más de 200 virus relacionados, de los cuales al menos 40 pueden transmitirse a través del contacto sexual. En hombres, la infección por VPH puede manifestarse de diferentes formas, siendo las verrugas genitales y el cáncer las manifestaciones más graves. Aunque la mayoría de las infecciones por VPH en hombres son asintomáticas y tienden a resolverse por sí solas, algunos tipos de VPH de alto riesgo pueden provocar cáncer en diversas partes del cuerpo, incluyendo el pene, el ano, y orofaringe (amígdalas y parte posterior de la garganta).

Manifestación de VPH en hombres puede reflejarse en verrugas genitales y bucales foto: GETTY
Manifestación de VPH en hombres puede reflejarse en verrugas genitales y bucales foto: GETTY

El riesgo de infección por VPH en hombres se incrementa con el número de parejas sexuales, la práctica de relaciones sexuales sin protección y la presencia de otras infecciones de transmisión sexual. Además, el consumo de tabaco y alcohol, así como la inmunosupresión, pueden favorecer el desarrollo y la persistencia de infecciones por VPH de alto riesgo.

Dado que la infección por VPH en hombres suele ser asintomática, su detección es complicada, lo que dificulta la prevención de la transmisión y el desarrollo de complicaciones. Actualmente, no existen pruebas de detección de rutina para el VPH en hombres, como sí las hay para las mujeres mediante la prueba del papiloma. Esto resalta la importancia de la prevención y la educación sobre el VPH dirigida a ambos géneros.

La vacunación contra el VPH se presenta como la herramienta más eficaz para prevenir la infección por tipos de virus específicos. Aunque las campañas de vacunación han enfocado primordialmente a las poblaciones femeninas, la vacuna también es recomendada para los hombres, especialmente antes de iniciar su vida sexual, para proteger contra los tipos de VPH más comunes que causan verrugas genitales y cánceres relacionados con el VPH. La vacunación en hombres no solo contribuye a su protección individual, sino que también es clave en la estrategia de salud pública para reducir la prevalencia del virus y la carga de enfermedad asociada en la población general.

Aparte de la vacunación, la utilización de métodos de barrera como el condón durante las relaciones sexuales representa una medida preventiva importante, aunque no es infalible, dado que el VPH puede infectar áreas no cubiertas por estos. La promoción de prácticas sexuales seguras, junto con la educación sobre el VPH y sus riesgos, es fundamental para proteger la salud sexual de hombres y mujeres por igual.

Vacuna del VPH debe promoverse en ambos sexos foto: archivo infobae
Vacuna del VPH debe promoverse en ambos sexos foto: archivo infobae

En conclusión, el VPH no distingue de género en su capacidad de infectar y causar enfermedad. La inclusión de los hombres en las estrategias de prevención, detección temprana, y educación sobre el VPH es vital para controlar la propagación del virus y reducir su impacto en la salud pública. La vacunación universal, junto con medidas de prevención como el uso del condón y la reducción de factores de riesgo modificables, son clave para una lucha efectiva contra el VPH. Por lo tanto, es esencial adoptar un enfoque inclusivo y consciente de género en la comunicación, investigación y políticas públicas relacionadas con el VPH.

Es recomendable que la promoción de la vacuna este al alcance de ambos géneros, el aplicarla desde una edad temprana anterior al inicio de la vida sexual, podría prevenir la dispersión de la enfermedad de la cuál ya se ha mencionado, puede ser asintomática en algunos casos, hasta que presentan síntomas cancerígenos.