¿Qué es el año bisiesto y por qué ocurre cada cierto tiempo?

El 29 de febrero como un ejemplo de cómo la tradición se entrelaza con la precisión astronómica

Compartir
Compartir articulo
La Tierra tarda 365,2422 días en completar una órbita alrededor del Sol, por esa razón los calendarios se ajustan cada cuatro años a nivel mundial - crédito National Geographic
La Tierra tarda 365,2422 días en completar una órbita alrededor del Sol, por esa razón los calendarios se ajustan cada cuatro años a nivel mundial - crédito National Geographic

En el transcurso de la historia, la humanidad ha buscado formas de organizar el tiempo para adaptarse a los ciclos naturales del sol y la luna.

En este contexto, el año bisiesto emerge como una solución ingeniosa para mantener la sincronía entre el calendario y el año solar, garantizando que las estaciones y los eventos astronómicos sigan su curso predecible.

El calendario gregoriano, que la mayoría del mundo adoptó en el siglo XVI, introdujo la noción de año bisiesto.

Según sus reglas, un año bisiesto ocurre cada cuatro años, y para entender esto, se deben seguir ciertas condiciones. En primer lugar, si un año es divisible por 4, se considera bisiesto. Sin embargo, se presenta una excepción: si el año también es divisible por 100, no será bisiesto, a menos que sea divisible por 400.

¿Pero, que dice la NASA?

Conoce todos los detalles sobre el año bisiesto y su importancia. (Composición Infobae: wallpaperhd.eu)
Conoce todos los detalles sobre el año bisiesto y su importancia. (Composición Infobae: wallpaperhd.eu)

Estas reglas se diseñaron con la intención de ajustar el calendario de manera precisa al año solar, que tiene una duración de aproximadamente más de un año. Es decir, según los cálculos de la NASA, la Tierra tarda aproximadamente 365.25 días en completar una órbita alrededor del Sol, lo que se conoce como el año solar.

Esta cifra incluye 365 días exactos y un excedente de aproximadamente 6 horas. Sin embargo, en nuestro calendario convencional, nos apegamos a un año de 365 días, lo que crea una discrepancia de alrededor de un cuarto de día cada año.

Este ajuste es crucial para evitar que las estaciones se desplacen significativamente a lo largo del tiempo. La adición del día intercalar en un año bisiesto es esencial para compensar la diferencia entre el año calendario, compuesto por 365 días, y el año solar. Si no se incorporara este ajuste, con el tiempo, las estaciones se desfasarían, y los eventos astronómicos no coincidirían con las fechas designadas en el calendario.

El 2024, al ser divisible por 4, cumple con la condición para ser un año bisiesto. Este año, la tradición de agregar un día adicional se convierte en una práctica que conecta la antigüedad con la modernidad, recordándonos la importancia de mantener la armonía entre nuestro sistema de medición del tiempo y los ritmos celestiales.

El año bisiesto es más que una peculiaridad en el calendario; es un mecanismo ingenioso que demuestra la capacidad humana para adaptarse a la naturaleza y buscar la precisión en la medición del tiempo, una búsqueda que ha evolucionado a lo largo de los siglos y que sigue marcando nuestro viaje a través de los años.