Germán Alegría habría revelado presuntos nexos entre el Cártel de Sinaloa y el gobierno de Chiapas antes de morir

El recién surgido Cártel de Chiapas se adjudicó el asesinato del exsecretario de Seguridad de Berriozábal

Compartir
Compartir articulo
Germán Alegría Estrada era secretario de Seguridad Pública de Berriozábal. (Especial)
Germán Alegría Estrada era secretario de Seguridad Pública de Berriozábal. (Especial)

Germán Alegría Estrada, secretario de Seguridad Pública de Berriozábal, Chiapas, fue secuestrado y asesinado. Su cuerpo fue hallado dentro de un vehículo en Tuxtla Gutiérrez junto con los cadáveres de dos de sus colaboradores.

En la escena, las autoridades localizaron un mensaje firmado por el llamado Cártel de Chiapas y Guatemala (CCyG), grupo criminal que se adjudicó los hechos como un supuesto acto de represalia.

Horas antes, presuntos miembros de esta organización delictiva grabaron un interrogatorio en el que obligaron a Germán Alegría a detallar los aparentes vínculos entre funcionarios de Chiapas y el Cártel de Sinaloa, comandado en la entidad por Jesús Esteban Machado Meza, alias ‘El Güero Pulseras’.

Según sus declaraciones, Alegría era el “encargado de plaza” de Machado Meza en Berriozábal, mientras que en Tapachula esta función estaría a cargo de Jair Hernández Terán [comisario de la Policía Estatal Fronteriza] y su hermano de apodo ‘El Travieso’. “Traen de segundo al ‘Gordo’ Ernesto Molina, que también es del gobierno. En sí hay pocos sicarios, todos los jales los hacemos nosotros”, confesó el exfuncionario.

Germán Alegría, secretario de Seguridad de Berriozábal, fue hallado sin vida junto con dos colaboradores. (Infobae)
Germán Alegría, secretario de Seguridad de Berriozábal, fue hallado sin vida junto con dos colaboradores. (Infobae)

“Saliendo de Tapachula hay un retén en Tuzantán. Si miran algo que hacer por ahí mismo, tienen una casa enfrente donde se mete a la gente para interrogar, y si se le pasa ya se avisa a Tonalá”, agregó Alegría Estrada.

En esta última ciudad, el cabecilla del Cártel de Sinaloa sería un sujeto apodado ‘El Fresa’, quien operaría con elementos bajo el mando de Manuel Marín Callejas, comandante regional de la Policía de Investigación en el distrito Istmo-Costa.

Acorde con el interrogatorio, Gabriela Zepeda Soto —titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSyPC)— y Francisco Javier Orantes Abadía —subsecretario de seguridad— serían los responsables de darle órdenes a un sujeto nombrado como ‘Comandante Rojas’, cuyo nombre y cargo no fue especificado.

Respecto a las operaciones del Cártel de Sinaloa en Tuxtla Gutiérrez, el exsecretario Alegría dijo que “los jales los hace la ley, mueven las cámaras y borran las grabaciones”. Además, expresó que cuando la Policía Estatal detiene a algún posible rival, lo lleva directamente con ‘El Güero Pulseras’.

Germán Alegría Estrada advirtió a la población para no apoyar a grupos criminales en Chiapas. Crédito: Facebook/Matias Caro

Otro personaje mencionado en el video es alguien de nombre Iván Meraz, alias ‘El 300′, presunto encargado de Villa de las Rosas. Según Alegría, este hombre sería yerno de Jesús Alejo ‘Chus’ Orantes Ruiz —excandidato a gobernador— y cuñado de Jair Terán, a quien apodan ‘El Hércules’.

En el municipio de Venustiano Carranza, específicamente la localidad de San Francisco Pujiltic, el exsecretario de seguridad municipal reveló que el cabecilla del CDS sería Luis Alejandro Cruz Ruiz, alias ‘El Pelón’. “Ahora que levantaron en Tuxtla al licenciado Amadeo [Moguel Aguirre], supe que a él se lo llevaron y él lo trabajó”, detalló.

Finalmente, Germán Alegría explicó que en el municipio de Comitán el principal aliado de ‘El Güero Pulseras’ sería el alcalde Mario Guillén Domínguez, conocido como ‘Señor Fox’.

“El mero encargado del Pulseras es el Fox, el presidente actual y por eso hizo el grupo táctico de la Policía Municipal Armada, para que pudiera patrullar con mayor seguridad”, narró Alegría a uno de sus captores.

Conviene destacar que, en casos similares, integrantes del crimen organizado suelen forzar a sus víctimas a emitir declaraciones para deslindar responsabilidades respecto a ciertos actos delictivos.