Estos son los remedios naturales con los que puedes remover el sarro y tener dientes “blancos” de por vida

Diversas técnicas caseras para el blanqueamiento dental ofrecen alternativas accesibles para mejorar la sonrisa

Compartir
Compartir articulo
Diversas técnicas caseras para el blanqueamiento dental ofrecen alternativas accesibles para mejorar la sonrisa. Archivo infobae
Diversas técnicas caseras para el blanqueamiento dental ofrecen alternativas accesibles para mejorar la sonrisa. Archivo infobae

Diversas técnicas caseras para el blanqueamiento dental han ganado popularidad recientemente, ofreciendo alternativas accesibles para aquellos que buscan mejorar la apariencia de su sonrisa sin recurrir a costosos procedimientos profesionales. Entre estas opciones, destacan el uso de bicarbonato de sodio mezclado con jengibre y la aplicación de agua oxigenada como exfoliantes naturales, así como el empleo de aceite de coco por sus propiedades antimicrobianas.

dientes blancos (iStock)
dientes blancos (iStock)

El bicarbonato de sodio, cuando se combina con jengibre y aceite esencial de menta, crea una pasta dental casera que contribuye al blanqueamiento de los dientes eliminando manchas superficiales. Esta mezcla aprovecha la acción exfoliante del bicarbonato y el efecto antibacteriano del jengibre para ofrecer resultados visibles. Sin embargo, los expertos recomiendan limitar su uso a dos veces por semana para evitar posibles daños al esmalte dental.

Por otro lado, la pasta formada por agua oxigenada y bicarbonato de sodio actúa como un potente limpiador, pero su uso debe ser aún más restringido. Aconsejan utilizarla en un corto ciclo de entre 3 a 5 días, seguido de un largo periodo de descanso, debido a su naturaleza abrasiva. Excederse en su aplicación podría comprometer la salud dental a largo plazo.

Una mujer siendo examinada por el dentista, destacando la importancia de la odontología para el cuidado dental, la salud bucal, el aliento fresco y la prevención de caries. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Una mujer siendo examinada por el dentista, destacando la importancia de la odontología para el cuidado dental, la salud bucal, el aliento fresco y la prevención de caries. (Imagen Ilustrativa Infobae)

En cuanto al aceite de coco, se le atribuyen efectos beneficiosos para la salud oral en general, no solo por su capacidad de blanquear los dientes. Al interactuar con la saliva, forma compuestos que se adhieren a las manchas y ayudan en su eliminación durante el cepillado. Este método, además de ser seguro para el uso diario, promueve una boca más saludable gracias a sus propiedades antimicrobianas.

Es importante destacar que, aunque estos métodos ofrecen una alternativa natural y económica para el cuidado dental, es clave consultar con un profesional antes de su implementación. Esto asegura que sean adecuados para cada individuo, considerando la variabilidad en la sensibilidad y condición dental entre las personas.

Un dentista realiza una minuciosa revisión bucal, enfocado en el cuidado dental integral. La odontología es esencial para mantener una sonrisa saludable y prevenir problemas dentales. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Un dentista realiza una minuciosa revisión bucal, enfocado en el cuidado dental integral. La odontología es esencial para mantener una sonrisa saludable y prevenir problemas dentales. (Imagen Ilustrativa Infobae)

Los dientes pueden tornarse amarillos por varias razones. Una de las causas más comunes es el consumo de alimentos y bebidas que manchan, como el café, el té, el vino tinto y algunos frutos. El tabaquismo también es un factor significativo en el cambio de color, ya que el alquitrán y la nicotina dejan manchas difíciles de remover.

Además, la higiene dental deficiente, que no elimina adecuadamente la placa y el sarro, puede dar lugar a una coloración amarillenta. Con el tiempo, el esmalte dental se desgasta, revelando la dentina, un tejido subyacente más amarillo que el esmalte.

Niña en el dentista (Shutterstock)
Niña en el dentista (Shutterstock)

Factores internos también pueden influir, como ciertas enfermedades, medicamentos, tratamientos de radiación y la genética, que afectan el color de los dientes desde dentro de la estructura dental. La edad es otro factor relevante, ya que con el tiempo, el esmalte dental se adelgaza exponiendo la dentina.

Para prevenir o minimizar el amarillamiento, es recomendable mantener una buena higiene dental, limitar la ingesta de alimentos y bebidas que manchan, y evitar el consumo de tabaco.