Éstas son las empresas de mariscos con las que una célula ligada al Cártel de Sinaloa lavó dinero en EEUU

En este entramado criminal también se vio implicado un empresario poblano de nombre José Gil Campos

Compartir
Compartir articulo
El dinero obtenido de la venta de drogas era lavado a través de cuatro empresas de mariscos (Foto: infobae)
El dinero obtenido de la venta de drogas era lavado a través de cuatro empresas de mariscos (Foto: infobae)

Una célula criminal de Estados Unidos (EEUU) que mantuvo nexos con el Cártel de Sinaloa creó empresas falsas de mariscos para lavar las ganancias ilícitas que obtenían de la venta y distribución de drogas, incluido fentanilo y heroína.

El líder del grupo delictivo era Herman Aguirre, alias ‘007′, ‘Lucky’, ‘Primo’ y/o ‘Freddy’, cuya presencia se encontraba en Arizona y California, aunque la droga era enviada a otros lugares como Lockport, Búfalo y las Cataratas del Niágara.

De acuerdo con el Departamento de Justicia, la organización liderada por Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán e Ismael ‘El Mayo’ Zambada proveyó a Aguirre de narcóticos entre 2013 y 2015. Entre las sustancias traficadas se encontraba cocaína, fentanilo, heroína y marihuana.

Con la finalidad de lavar el dinero que obtenía de la venta de drogas, la célula de Aguirre creó al menos cuatro empresas de mariscos en EEUU, las cuales posteriormente se determinó que servían de fachada para ocultar las actividades criminales.

Los implicados en la red criminal ocultaron la droga en palés descritos en el inventario como "pepinos de mar"  (Foto: Archivo)
Los implicados en la red criminal ocultaron la droga en palés descritos en el inventario como "pepinos de mar" (Foto: Archivo)

Tres empresas estaban constituidas en el estado de California y fueron identificadas como: Triton Foods, Inc., Kamora Investment Enterprises Inc., y Fresh Choice Produce. La cuarta empresa llevaba por nombre Corral Seafoods, LLC, y fue registrada en Nueva York.

“Utilizando estas empresas camuflaron cantidades de kilogramos de heroína, fentanilo y cocaína en palés descritos en el inventario y otros documentos como conteniendo ‘pepinillos de mar’”, detallaron las autoridades estadounidenses.

Los miembros de la organización también usaron cuentas bancarias en sucursales locales del “Bank of America” para depositar las ganancias de las drogas. Se estima que se destinaron más de USD 19 millones a estas cuentas falsas de mariscos, mientras los implicados creaban facturas apócrifas para hacer creer que residentes del oeste de Nueva York compraban pepinos de mar a sobreprecio.

Durante el curso de las investigaciones, agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) decomisaron más de 52 kilogramos de cocaína, 17 de heroína y ocho de fentanilo, cuyo valor ascendía a los USD 5 millones.

Gil Campos consolidó su fortuna gracias a una exitosa empresa de camiones de carga en California, que usaba ilegalmente para transportar varias toneladas de droga de México a EEUU. (Foto: especial)
Gil Campos consolidó su fortuna gracias a una exitosa empresa de camiones de carga en California, que usaba ilegalmente para transportar varias toneladas de droga de México a EEUU. (Foto: especial)

Funcionario mexicano implicado

En esta trama criminal también estuvo involucrado José Rubén Gil Campos, un empresario poblano que llegó a ser alcalde de Izúcar de Matamoros en 2008, pero que en 2019 fue condenado a 12 años de prisión en EEUU por tráfico de drogas.

José Gil se asoció con Herman Aguirre y Darryl Williams para distribuir la droga proveída por el Cártel de Sinaloa en Nueva York mediante una empresa de camiones de carga. Cuando el mexicano fue detenido en California el 13 de enero de 2014, Aguirre continuó con las operaciones.

“Tras la detención de Gil, el dinero obtenido de la venta de drogas en Búfalo fue llevado a locales del Bank of America en el oeste de Nueva York, y depositado en cuentas de tres empresas con sede en California, entre ellas Triton Foods, Kamara Investments y Fresh Choice Produce”, indicó el Departamento de Justicia en un comunicado.

“Una vez depositado el dinero, los directores de las tres empresas de California realizaron otras transacciones financieras con el fin de retirar o cargar de otro modo los fondos de las cuentas bancarias para entregárselos a Gil y/o Herman Aguirre para pagar la heroína, la cocaína y el fentanilo”, se detalló.

De esa manera, las empresas de mariscos eran usadas para realizar transacciones financieras y ocultar las ganancias obtenidas de la venta de narcóticos. Debido a estos actos, Hermán Aguirre fue condenado a cadena perpetua en 2021.