AMLO busca endurecer la prohibición de los vapeadores; estos son los daños para la salud

La venta ilegal de estos productos alcanzó a más de un millón de personas en México. Los efectos nocivos para los usuarios provocan lesiones pulmonares de las cuales aún se desconoce su gravedad

Compartir
Compartir articulo
Durante el 2023, la Cofepris aseguro más de 100 mil vapeadores pese a la prohibición por el decreto de 2022. (Cofepris).
Durante el 2023, la Cofepris aseguro más de 100 mil vapeadores pese a la prohibición por el decreto de 2022. (Cofepris).

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), ha propuesto una reforma constitucional enfocada a erradicar la venta ilegal y legal de vapeadores y cigarrillos electrónicos en el país. De esta forma, el mandato se eleva a un nivel constitucional. La iniciativa, presentada el 5 de febrero de 2024, incluiría en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos una cláusula específica contra la producción, distribución y venta de estos dispositivos electrónicos.

La reforma propuesta busca fortalecer la protección del derecho a la salud, estipulada en el artículo cuarto de la Constitución. Además, se contempla la importancia de preservar un ambiente sano y el bienestar de la niñez, conforme al artículo primero constitucional. Los desafíos para cumplir lo anterior han aumentado a causa de la venta ilegal.

A pesar de medidas anteriores como el decreto presidencial de 2020 contra la importación y distribución de estos productos y una prohibición similar en 2022, el mercado de los vapeadores y cigarrillos electrónicos ha experimentado un crecimiento significativo en México. Durante el 2023, la Secretaría de Salud (SSA) estimó que al menos 1.7 millones de personas son usuarios de estos productos; mientras la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aseguró 100 mil.

El riesgo a la salud de los vapeadores

El origen de esta iniciativa se basa en los peligros que suponen los vapeadores para la salud pública. Un análisis de la Cofepris halló sustancias altamente tóxicas en algunos de estos productos. El acetato de vitamina E, se incluye entre los reactivos que irritan los pulmones, que podría ocasionar inflamación pulmonar y en las vías respiratorias.

Los vapeadores podrían ser agresivos para la salud en formas diferentes que los cigarros tradicionales, según estudios. (Imagen Ilustrativa Infobae).
Los vapeadores podrían ser agresivos para la salud en formas diferentes que los cigarros tradicionales, según estudios. (Imagen Ilustrativa Infobae).

Tras el descubrimiento de esta toxina, Estados Unidos alertó al resto del continente y advirtió de un nuevo malestar: Lesión Pulmonar Asociada al Cigarrillo Electrónico o al Vapeo (EVALI). Las consecuencias negativas del uso de los vapeadores aún son objeto de investigaciones. Se ha concluido que estos dispositivos pueden causar daños en diferentes sistemas orgánicos. Algunos efectos adversos asociados al consumo de cigarrillos electrónicos son únicos, otros comparten similitudes con los causados por los cigarrillos de tabaco tradicionales, de acuerdo con un estudio publicado en Toxicology Reports.

En otras investigaciones se ha concluido que los vapeadores como los tradicionales tienen efectos perjudiciales en la función de los vasos sanguíneos, aunque de maneras distintas. Se encontró que el consumo de cigarrillos electrónicos produce una reducción significativa en la producción de óxido nítrico por parte de las células vasculares, un factor clave para mantener la salud vascular. Además, este hábito aumenta la permeabilidad de las células de los vasos sanguíneos y eleva la liberación de peróxido de hidrógeno, ambos indicadores de un posible deterioro en la función vascular, de acuerdo con los resultados publicados en la revista Arteriosclerosis, Thrombosis, and Vascular Biology.

Los vapeadores producen lesiones pulmonares debido al acetato de vitamina E. (Imagen Ilustrativa Infobae).
Los vapeadores producen lesiones pulmonares debido al acetato de vitamina E. (Imagen Ilustrativa Infobae).

La investigación demostró que, si bien el humo del tabaco tradicional incrementa ciertos biomarcadores asociados al riesgo cardiovascular, el uso de vapeadores conlleva al aumento de otros biomarcadores distintos. Este hallazgo sugiere que los cigarrillos electrónicos podrían tener efectos cardiovasculares negativos de formas diversas a las del tabaco convencional. En específico, afectarían la salud de los vasos sanguíneos de manera diferente, lo que supone una preocupación añadida para quienes los consumen pensando que son una alternativa segura.

Debido a este tipo de evidencias científicas, se busca implementar esta reforma, pero se requeriría el apoyo de dos tercios del Congreso. Sin embargo, AMLO carece de los votos necesarios en ambas cámaras, lo que plantea un desafío para la aprobación de esta medida.