Cuál es el alimento que comían los mexicas y que ayuda a prevenir la diabetes

Este platillo todavía es consumido por los mexicanos por su delicioso sabor y su alto valor nutritivo

Compartir
Compartir articulo
La comida mexica era rica en nutrientes positivos para la salud 

Imagen:
Wikimedia/British Museum
La comida mexica era rica en nutrientes positivos para la salud Imagen: Wikimedia/British Museum

La deliciosa gastronomía mexicana, que es aplaudida a nivel mundial, refleja un sincretismo marcado por una fusión cultural que ha perdurado a través de los siglos, ofreciendo alimentos que no sólo deleitan al paladar, sino que también aportan nutrientes indispensables para la salud de sus pobladores desde tiempos prehispánicos.

La comida mexicana es, por supuesto, fuente de orgullo nacional, y ha desempeñado un papel clave en el bienestar y salud de sus consumidores a lo largo de la historia. Los ingredientes naturales y autóctonos han suministrado nutrientes vitales que contribuyen a una dieta balanceada y saludable.

De esta forma, la alimentación de civilizaciones antiguas como la de los mexicas tenía como resultado una vida sana. Hoy en día, varios platos de la gastronomía mexicana siguen basándose en estos ingredientes ancestrales, actualizándose y adaptándose a las nuevas generaciones sin perder su esencia nutritiva y su sabor distintivo.

Las ceremonias podían tratarse de todo tipo de ritual, desde las comidas hasta los sacrificios (Mediateca INAH)
Las ceremonias podían tratarse de todo tipo de ritual, desde las comidas hasta los sacrificios (Mediateca INAH)

Entre muchos de los alimentos mexicas que nutrían a nuestros ancestros y que continúan en las mesas de los mexicanos se encuentra uno que, de hecho, ayuda a prevenir una de las enfermedades más peligrosas: la diabetes. Aquí te contamos todo sobre este delicioso alimento.

El huauzontle, la deliciosa planta prehispánica que mantenía sanos a los mexicas

El huauzontle, un quelite ancestral con orígenes en el centro de México, sigue siendo un alimento fundamental en la dieta mexicana. Conocido desde la época prehispánica. Esta planta nutritiva, que lleva el nombre de las palabras náhuatl “huauhtli” y “tzontli”, que juntas significan ‘maleza del bledo’, es apreciada por su versatilidad y valor nutricional, al consumirse en su totalidad, desde el tallo hasta las hojas y ramas.

Según datos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) el huauzontle no sólo representa una tradición gastronómica, sino también un aporte esencial de proteínas, hierrocalciofósforo y varias vitaminas, como la A, el complejo B y la C. Estos nutrientes tienen un impacto positivo en la memoria y el funcionamiento cerebral.

Los huazontles forman parte de las plantas conocidas como quelites (Foto: Segob)
Los huazontles forman parte de las plantas conocidas como quelites (Foto: Segob)

Pero esto no es lo mejor de dicho platillo, pues según la UNAM, contiene una alta concentración de flavonoide, lo que se traduce en varias fortalezas en su composición. Por ejemplo, previene enfermedades cardiovasculares, la diabetes e incluso algunos cánceres. De igual manera, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.

El uso del huauzontle es variado, incluyendo desde su incorporación en guisos y salsas hasta su preparación rebozada en platillos típicos. La diversidad en la preparación de esta planta refleja la riqueza de la gastronomía mexicana y su capacidad para adaptar ingredientes nutritivos a paladares contemporáneos. La planta es particularmente célebre por su presencia en platos tradicionales durante la Cuaresma y otras festividades.

La gastronomía mexicana es motivo de orgullo

A pesar de su ancestralidad y de contar con reconocimiento en diversas áreas de México, el huauzontle aún se enfrenta a desafíos para su difusión y reconocimiento a nivel internacional. Sin embargo, es innegable su creciente popularidad en la escena gastronómica nacional, posicionándolo como un superalimento con un potencial aún no completamente explorado.

El huazontle puede ser preparado de diversas maneras para su consumo (iStock)
El huazontle puede ser preparado de diversas maneras para su consumo (iStock)

Este legado gastronómico, hoy día, sigue siendo uno de los pilares de la cultura mexicana y es un claro testimonio del pasado precolombino y del intercambio cultural que siguió después de 1521.

A pesar de la evolución de la cocina y los nuevos métodos de preparación de alimentos, la base de la dieta mexicana permanece fiel a sus orígenes, incorporando los mismos ingredientes que una vez sostuvieron el desarrollo pleno de civilizaciones antiquísimas. La comida mexicana es, entonces, mucho más que un elemento identitario: es un vehículo de historia y nutrición que ha cruzado fronteras y conquistado mesas en todo el mundo.