Cómo llegó el CJNG a Tabasco; el cártel que tenía un rito caníbal para sus nuevos reclutas

Documentos hackeados a la Sedena revelaron presuntos nexos entre altos mandos de Tabasco con el CJNG

Guardar

Nuevo

El hotel fue asegurado por la PGR en 2015.

Crédito: Atrapalo.com | Cuartoscuro
El hotel fue asegurado por la PGR en 2015. Crédito: Atrapalo.com | Cuartoscuro

Tabasco amaneció bajo fuego y aunque el secretario de Seguridad Púbica (SSP), Hernán Bermúdez Requena, asegura que no tienen evidencia de la presencia de un “cártel formal” que opere en el estado, los documentos hackeados a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) por Guacamaya Leaks refieren lo contrario: un alfil de la 4T le abrió las puertas de la cuna del presidente Andrés Manuel López Obrador al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

De acuerdo con las filtraciones a la Sedena, mientras Adán Augusto López Hernández se encontraba como gobernador de Tabasco nombró a tres funcionarios en puestos de seguridad que presuntamente estarían ligados al CJNG, incluso uno de ellos sigue en el cargo.

En la investigación del Centro Regional de Fusión de Inteligencia (Cerfi) Sureste se indica que José del Carmen Castillo Ramírez y Leonardo Arturo Leyva Ávalo -ex comisionado y director de la Policía Estatal de Tabasco, respectivamente-, además del propio Hernán Bermúdez tenían nexos con el CJNG; éste último se informó a la Sedena, era el líder del cártel de “El Mencho” en el estado.

Tanto Adán Augusto -exsecretario de Gobernación federal- como Bermúdez Requena han negado los presuntos nexos del encargado de la seguridad pública de Tabasco con el crimen organizado: el primero de ellos dijo desconocer la existencia de los informes hackeados a la Sedena; el segundo rechazó ser parte de la célula criminal identificada como “La Barredora”, la cual enfatizó “no existe”.

Adán Augusto tendría otros planes lejanos al gobierno federal (Cuartoscuro)
Adán Augusto tendría otros planes lejanos al gobierno federal (Cuartoscuro)

“La Barredora” del CJNG en Tabasco

Los documentos de Guacamaya Leaks identificaron a Benjamín Mollinedo, alias “El Pantera”, como el líder huachicolero que encabezó una serie de ejecuciones a los cabecillas de otras organizaciones criminales en Tabasco para dar paso a “Los Panteras”, célula del CJNG que terminó por convertirse en “La Barredora”, con operaciones también en Veracruz y Campeche.

El documento “CJNG en Tabasco” da cuenta de un líder local apodado como “Gabo” quien tenía entre su nómina a Bermúdez Requena y Leyva Ávalo, y, “posiblemente” al Coordinador Estatal en Tabasco de la Guardia Nacional, José Felipe Padilla Castañeda.

El “Comandante H” -así identifican al hoy titular de la SSP de Tabasco en los documentos hackeados a la Sedena- y Carlos Tomás Díaz Rodríguez habrían ayudado a “El Pantera” a tomar el control de las ciudades de Cárdenas y Huimanguillo; en esta última se encuentra uno de los penales donde se registraron altercados durante la madrugada de este sábado.

Conviene recordar que “El Pantera” fue detenido por la Guardia Nacional en 2021, sin embargo, para el mes de abril de 2023 se reportó su presunta ejecución sobre la carretera Coatzacoalcos-Cárdenas, luego de ser atacado por un comando que lo habría asesinado y robado su cuerpo. En el lugar sólo encontraron a su chofer.

(Foto: X)
(Foto: X)

El CJNG impuso el canibalismo en Tabasco

Reportes de inteligencia refieren que al menos desde 2017 se tiene registro de la presencia del CJNG en Tabasco, donde inició uno de los rituales de iniciación más sanguinarios y despiadados de los que se tiene registro.

En junio de 2017 las autoridades de Tabasco detuvieron a 12 integrantes del CJNG en Villahermosa, Tabasco, señalados por el homicidio de cinco personas a las cuales torturaron y decapitaron; en sus declaraciones dos de ellos confesaron que los habían obligado a comer carne humana.

La confesión que en su momento confirmó la Fiscalía de Tabasco, cobró mayor fuerza cuando se difundió un video en el que se aprecia a supuestos hombres de El Mencho abriendo el pecho a una de sus víctimas, sacarle los órganos y comérselos.

“Pa’ que vean que así somos los jaliscos... los vamos a exterminar a todos”, dicen varias voces mientras uno de ellos se come la carne humana en un supuesto rito de iniciación.
Guardar

Nuevo