Cuánto dinero gana un sicario del Cártel de Sinaloa al mes

La retribución por asesinar a una persona por encargo no siempre es monetario, en ocasiones el pago es con un bien material

Compartir
Compartir articulo
El Cártel de Sinaloa, al igual que otras organizaciones criminales, cuenta con un ejército de sicarios dedicados a enfrentar a las autoridades y grupos rivales (Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini)
El Cártel de Sinaloa, al igual que otras organizaciones criminales, cuenta con un ejército de sicarios dedicados a enfrentar a las autoridades y grupos rivales (Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini)

En el ámbito del crimen organizado, se le llama sicario a la persona que es contratada para matar. En otras palabras es un asesino a sueldo, aunque el dinero no es la única forma de pago, pues también puede ser mediante bienes materiales o como cobro de un favor.

La práctica de asesinar por encargo da cuenta del valor monetario que ha ganado la muerte, pues en algunas zonas de México se han convertido en una fuente de ingresos para los jóvenes que se suman a las filas de las agrupaciones delictivas, ya sea por reclutamiento o por decisión propia, señala la psicóloga Ana Luisa Mata Altamirano.

De manera general, los cárteles de la droga —como el de Sinaloa— cuentan con un ejército de sicarios dispuestos a poner en riesgo sus vidas para defender a sus líderes contra grupos antagónicos o las autoridades.

Esto ha llevado al cuestionamiento de cuánto dinero perciben los sicarios en México. Debido a que la estructura del Cártel de Sinaloa no opera en un esquema piramidal, los pagos pueden variar según la facción a la que pertenecen y la zona en la que operan.

El Cártel de Sinaloa, principalmente la facción de Los Chapitos, ha centrado su modelo de negocios en el tráfico de fentanilo (Foto: Infobae México)
El Cártel de Sinaloa, principalmente la facción de Los Chapitos, ha centrado su modelo de negocios en el tráfico de fentanilo (Foto: Infobae México)

El profesor francés del EDHEC Business School (Escuela de Estudios Superior Comerciales del Norte), Bertrand Monnet, viajó a México para adentrarse en los círculos del Cártel de Sinaloa en la ciudad de Culiacán, su principal bastión. Durante dos años, el especializado en temas de economía investigó dicha organización y entrevistó a varios de sus operadores, incluidos los sicarios.

De acuerdo con Monnet, los sicarios del Cártel de Sinaloa que ejecutan sus asesinatos en Culiacán reciben cerca de USD mil al mes, lo que hoy en día equivale a poco más de 17 mil pesos mexicanos. Esto significa que el pago no se da según el número de víctimas, ya que se trataría de especie de trabajo asalariado.

“Pagados 1.000 dólares (918 euros) al mes —un salario alto en esta región de México— estos hombres son los sicarios del clan, ‘asesinos’ esenciales para la protección de su jefe”, menciona Monnet en su reportaje “Sobredosis de fentanilo en las calles de Nueva York”, publicado este jueves en Le Monde.

Aunque el investigador francés no dio a conocer la célula o facción a la que pertenecen dichos sicarios (retratados con armas largas, chalecos tácticos y cascos de combate), mencionó que trabajan para un operador del Cartel de Sinaloa dedicado al tráfico de fentanilo, actividad por la cual percibe USD 300 mil mensualmente.

Los sicarios del Cártel de Sinaloa reciben un pago mensual de 17 mil pesos aproximadamente por los asesinatos que perpetran (Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini)
Los sicarios del Cártel de Sinaloa reciben un pago mensual de 17 mil pesos aproximadamente por los asesinatos que perpetran (Foto: REUTERS/Alexandre Meneghini)

“Soy el líder de mi clan, soy mi propio jefe”, indicó dicho operador cuya identidad se mantuvo bajo reserva. Según Monnet, el Cártel de Sinaloa asesina en promedio a cuatro personas al día en Culiacán, lo que da cuenta de las labores de los sicarios en esta ciudad.

Como sostiene la psicóloga Mata Altamirano, el sicario no sólo tiene una retribución monetaria. “Lo que este negocio ofrece, además, tiene que ver con cuestiones psicosociales como la personalidad, valores, motivación para realizar dicho acto a cambio de una retribución, que en ocasiones puede ser mínima”, indica en un artículo publicado en enero de 2020 en la Revista Jurídica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Pese a los riesgos que implican estas actividades, Altamirano señala que se trata de un trabajo que se ha convertido en una “opción viable” para los jóvenes que se enfrentan a la falta de oportunidades en el país, aunque no todos buscan dinero.

Según la psicóloga, se pueden categorizar a cuatro tipo de sicarios: el marginal, el antisocial, el psicopático y el sádico. Cada uno tiene objetivos distintos. En algunos su principal motivación es de carácter psicológico, mientras que en otros es de índole monetario.