Éstas son las actividades que los cárteles obligan a hacer a niñas, niños y adolescentes que reclutan

De la misma manera que sucede con los adultos, el crimen organizado suele ‘ascender’ de rango a los menores de edad conforme a sus capacidades

Compartir
Compartir articulo
En México, 30,000 menores han sido reclutados por el narco  (Foto: Especial)
En México, 30,000 menores han sido reclutados por el narco (Foto: Especial)

Ya sea por sus condiciones socioeconómicas, por la necesidad de protección o porque fueron reclutados a la fuerza: en México hay entre 30 y 40 mil niñas, niños y adolescentes (NNA) que sirven para algún cártel de drogas o grupo criminal local. Así lo refleja un reporte de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) publicado en 2020, por lo que, a un mes de que concluya el 2023, se estima que la cifra es mayor.

Ante la falta de un censo oficial del gobierno mexicano, diversas Organizaciones No Gubernamentales (ONG’s) se han dado a la tarea de realizar una estimación del número de NNA que, a su corta edad, ya son expertos en traficar droga o incluso en asesinar a otras personas.

En algunos casos, las víctimas son obligadas a realizar trabajos a cambio de que algún ser querido no sea asesinado, mientras que otros tantos ingresan a las filas del crimen organizado a través de algún familiar, por la falta de una figura materna/paterna, por la escasez de recursos económicos u otros.

(Foto: Marta Fernández Jara - Europa Press)
(Foto: Marta Fernández Jara - Europa Press)

De acuerdo con el Observatorio Nacional de Prevención del Reclutamiento de Niñas, Niños y Adolescentes (ONPRENNA), otras técnicas mediante las cuales los NNA pueden ser reclutados son:

  • Ofertas de regalos.
  • A través de redes sociales o juegos online.
  • Ofertas de empleos.
  • Engaño.
  • Imitación.

Asimismo, factores como la baja autoestima, alguna situación de violencia familiar, la falta de oportunidades, el consumo de sustancias nocivas, el abandono escolar, la violencia de género y la normalización de la violencia ―incluida la denominada ‘narcocultura’― provocan que las NNA sean más vulnerables y, con ello, que sea más fácil que algún grupo criminal busque reclutarlos.

Desde preparar alimentos hasta convertirse en sicarios: el destino de las y los niños ‘narco’

Diversos testimonios de niñas, niños y adolescentes que han sido víctimas del reclutamiento por parte de cárteles han dado claridad sobre las actividades que les son encomendadas.

Aunque muchos de ellos son ‘empleados’ para realizar funciones de limpieza, traducción, mensajería, vigilancia, distracción ―para cometer otros ilícitos― o preparación de alimentos, otros ONPRENNA señala que también pueden ser instruidos para cometer crímenes.

De acuerdo al orden jerárquico, aquellos que son reclutados para cometer algún delito comienzan engañando a otros menores de edad para que sean secuestrados o traficados. A la par, pueden ser obligados a robar o recibir las cuotas de los comercios que sufran cobro de piso. En estas últimas suelen emplearse principalmente menores del género masculino.

Al subir de ‘rango’, los NNA son utilizados para producir, trasladar y vender drogas. La ONPRENNA refiere que son puestos a trabajar en la siembra, cultivo y cosecha de plantas de marihuana, amapola, coca, hongos; o incluso en la elaboración de drogas sintéticas.

Gran parte de los NNA se quedan en ese nivel, pero otros son adiestrados para comenzar a usar armas y realizar otras actividades ilícitas, tales como halconeo y vigilancia; reclutamiento de otros menores de edad; o cometer asesinatos a cambio de dinero u otros bienes materiales.

(Foto: CUARTOSCURO)
(Foto: CUARTOSCURO)