Detienen a sujeto por presuntamente abusar de su hija adoptiva en Iztapalapa

Tras la detención, el implicado fue remitido al Reclusorio Preventivo Oriente, lugar en donde seguirá su proceso penal

Compartir
Compartir articulo
De acuerdo con el testimonio, la agente Trejo habría sido víctima de abuso sexual por parte del director García Arredondo. (Captura: Twitter/@Gposiadeoficial)
De acuerdo con el testimonio, la agente Trejo habría sido víctima de abuso sexual por parte del director García Arredondo. (Captura: Twitter/@Gposiadeoficial)

Tras una investigación, autoridades dieron con la búsqueda de un individuo vinculado presumiblemente con tres episodios de violación específica en contra de una persona menor de edad. Aunque el presunto implicado fue detenido, el acto de violencia ocurrió a principios de octubre en una residencia de la colonia San Miguel Teotongo, ubicada en la alcaldía Iztapalapa.

El sujeto bajo investigación ha sido identificado como Simey Moisés “N”, quien, según las indagaciones de los agentes de la Policía de Investigación (PDI), desempeñaría el rol de padrastro de la víctima.

Se sostiene que, entre los días 1 y 3 de octubre del presente año, el presunto implicado habría perpetrado actos de violencia física y abuso sexual contra la menor de edad, siendo esta, su hija adoptiva.

Violencia tras investigación

Tras la investigación, los agentes de la PDI llevaron a cabo tareas de campo y análisis de inteligencia, lo que resultó en la localización del individuo en las calles de la colonia Xalpa, también en Iztapalapa. Como resultado de estas acciones, Simey Moisés “N” fue detenido y posteriormente ingresado al Reclusorio Preventivo Varonil Oriente, donde quedó a disposición de las autoridades judiciales pertinentes.

Cabe mencionar que en el área legal mexicana, orientada al abuso sexual, se encuentra penado con las penas mas fuertes, esto conforme al artículo 260 del Código Penal Federal.

El abuso sexual, se encuentra penado con las penas mas fuertes, esto conforme al artículo 260 del Código Penal Federal. (Foto: SSC)
El abuso sexual, se encuentra penado con las penas mas fuertes, esto conforme al artículo 260 del Código Penal Federal. (Foto: SSC)

Este delito se establece cuando una persona obliga a otra a llevar a cabo actos sexuales no consentidos. La gravedad de la conducta se agrava si existe el empleo de violencia física o psicológica, lo que conlleva sanciones específicas.

En situaciones donde no se ejerce violencia, la pena estipulada es de seis a diez años de prisión y hasta doscientos días multa. No obstante, cuando la víctima es menor de quince años o no tiene la capacidad para comprender el acto, la sanción se eleva a seis a trece años de prisión y hasta quinientos días multa, aumentando en una mitad si se hace uso de violencia.

Marco legal, pero no emocional

Cabe añadir que estas disposiciones legales son aplicables tanto a nivel federal como en el Estado de México. No obstante, más allá de las consecuencias legales, el abuso sexual puede generar secuelas profundas en la salud mental de las víctimas.

Entre los efectos psicológicos más comunes se encuentran la depresión, los trastornos de ansiedad, el estrés postraumático, el abuso de sustancias, los trastornos alimentarios e incluso los intentos de suicidio.

Este tipo de delitos se condenan con hasta casi diez años de prisión cuando  una persona obliga a otra a llevar a cabo actos sexuales no consentidos. - crédito Fiscalía General de la Nación
Este tipo de delitos se condenan con hasta casi diez años de prisión cuando una persona obliga a otra a llevar a cabo actos sexuales no consentidos. - crédito Fiscalía General de la Nación

La depresión se manifiesta en sentimientos de tristeza, pérdida de interés en actividades cotidianas, alteraciones en el apetito y problemas de sueño. Los trastornos de ansiedad pueden incluir ataques de pánico, fobias específicas y trastorno de ansiedad generalizada.

El estrés postraumático se caracteriza por recuerdos recurrentes y perturbadores del evento traumático, pesadillas y reacciones físicas severas. En circunstancias extremas, el dolor emocional puede conducir a las víctimas a contemplar o intentar el suicidio.