Mapa de la adicción: en qué ciudades de México se consume fentanilo

AMLO manifestó este viernes 17 de marzo que, a diferencia de EEUU, el consumo de drogas, especialmente el fentanilo, no está extendido en todo el país y es solo en algunos estados o ciudades

Compartir
Compartir articulo
Las ciudades mexicanas en donde se han registrado consumidores de fentanilo se encuentran principalmente en el noroeste del país (Infobae)
Las ciudades mexicanas en donde se han registrado consumidores de fentanilo se encuentran principalmente en el noroeste del país (Infobae)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, manifestó este viernes 17 de marzo que, a diferencia de Estados Unidos, el consumo de drogas, especialmente el fentanilo, no está extendido en todo el país y es solo en algunos estados o ciudades.

“Nosotros no tenemos el problema que, lamentablemente, padecen en Estados Unidos. Volvemos a lo mismo: por nuestra cultura y donde tenemos nosotros mayor consumo de drogas es en algunos estados o ciudades, pero no está extendido en el país”, afirmó el mandatario en su habitual rueda de prensa matutina desde Villahermosa, en el estado de Tabasco.

López Obrador reiteró, como ya lo ha hecho en otras ocasiones, que se deben atender las causas del consumo de drogas no solo los efectos.

“No es: a ver, vamos a decomisar fentanilo. ¡Claro que lo vamos a hacer! Pero lo que nos debe de importar más es que no haya quien consuma fentanilo ni de ninguna droga”, señaló.

El fentanilo es un fuerte opioide sintético similar a la morfina, pero entre 50 y 100 veces más potente (REUTERS/Shannon Stapleton)
El fentanilo es un fuerte opioide sintético similar a la morfina, pero entre 50 y 100 veces más potente (REUTERS/Shannon Stapleton)

Afirmó que la solución no es acabar con las drogas químicas, porque se pueden crear unas nuevas, sino que lo que hay que buscar es que “no haya consumo y algo está sucediendo si crece el consumo”, enfatizó.

Estas declaraciones se dan en medio de las críticas que se han hecho los gobiernos de Estados Unidos y sobre el combate al fentanilo, pues ambos han asegurado que faltan acciones para enfrentar esta problemática y se han acusado mutuamente de no atender la situación debidamente.

La polémica se ha agudizado tras el secuestro de cuatro estadounidenses en la ciudad fronteriza de Matamoros, Tamaulipas, de los que dos fueron asesinados, y la consecuente propuesta del partido republicano de Estados Unidos de designar a los cárteles como terroristas para que su Ejército pueda combatirlos.

El “asesino silencioso”

El noroeste de México está afrontando una nueva crisis de sald sin precedentes (Connectas.org)
El noroeste de México está afrontando una nueva crisis de sald sin precedentes (Connectas.org)

La dimensión real de las muertes por fentanilo en México es desconocida e ignorada en la mayor parte del país. Los estados que más padecen esta nueva crisis de salud son los que se encuentran en el noroeste de la república, particularmente Baja California y Sinaloa.

“Hoy Tijuana, Mexicali, Guaymas, las fronteras de Sonora, son lugares donde el fentanilo ha cobrado una gran importancia como negocio para los grupos criminales”, señaló a Insight Crime el investigador del Departamento de Estudios Culturales en El Colegio de la Frontera Norte, José Andrés Sumano Rodríguez.

En Sinaloa, sede de uno de los cárteles principales que están detrás del tráfico a gran escala del opioide, la situación es muy parecida la frontera. Algunos hospitales públicos de Culiacán, según la investigación de Insight Crime, han llegado a recibir dos pacientes con sobredosis de fentanilo en un solo turno médico.

“Poco a poco ha ido empezando acrecentarse el consumo en zonas como Tijuana. Hay ahí un nicho, un negocio importante de narcomenudeo de fentanilo a nivel local, particularmente en la frontera, en ciudades que ya habían padecido el problema del cristal y que ahora también están viviendo de manera importante el fentanilo”, señaló Sumano Rodríguez.

La ruta del tráfico

Consumidores de fentanilo en EEUU (AP Foto/Jae C. Hong)
Consumidores de fentanilo en EEUU (AP Foto/Jae C. Hong)

La cercanía con los Estados Unidos, el cliente favorito de esta droga opiácea, hace del noroeste mexicano un importante paso de tránsito para el tráfico de fentanilo, que es un analgésico 50 veces más potente que la heroína y hasta 100 veces más que la morfina.

A pesar de que la mayor parte de la droga es destinada por los cárteles mexicanos al mercado de drogas estadounidense, lo cierto es que un pequeño porcentaje, aunque muy significativo —2 miligramos pueden matar una persona—, se queda en las ciudades del norte de México.

La demanda por tratamiento de consumo de fentanilo en México ha crecido en los últimos cinco años. En 2017 una sola persona buscó tratamiento para su adicción, pero el año pasado ya fueron 184.

“Se tiene que dejar esa narrativa donde los EEUU acusan a México de inundar de drogas a su población, cuando la demanda, y particularmente en el caso de fentanilo, la crearon ellos y sus propios médicos”, apuntó Rodríguez.