Cuachalalate: la planta usada en medicina tradicional para curar el daño gástrico

Se trata de una corteza que, según especialistas, tiene propiedades que ayudan a la mucosa del estómago

Guardar

Nuevo

Cuachalalate (Gaceta UNAM)
Cuachalalate (Gaceta UNAM)

La medicina tradicional es un conocimiento que pueblos originarios han acumulado a lo largo de los años y a muchos les gusta practicar, ya que cuentan con un equilibrio entre creencias y saberes sobre la naturaleza para mejorar la salud. Uno de esos elementos es el cuachalalate (Amphipterygium adstringens) que ayuda a tratar los problemas gástricos.

Qué es el cuachalalate

En México, el cuachalalate es una especie de árbol que se encuentra ampliamente en el país, principalmente en la selva baja, y se caracteriza porque tiene ramas ascendentes y torcidas, es de color café rojizo oscuro y llega a medir hasta 10 metros de altura. Su hojas son obovadas (con forma de huevo) y con borde aserrado.

Se distribuye en el centro y sur de México, donde predomina el clima cálido; también crece en bosque tropical caducifolio y subcaducifolio. La parte usada para la medicina tradicional es la corteza.

Según el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la corteza contiene un compuesto triterpénico denominado ácido masticadienónico, al cual se le atribuyen sus propiedades anticancerígenas, anticolinérgicas y para disminuir cálculos biliares.

El cuachalalate tiene diversas propiedades medicinales. (INAH-Jardín Etnobotánico y Museo de la Medicina Tradicional)
El cuachalalate tiene diversas propiedades medicinales. (INAH-Jardín Etnobotánico y Museo de la Medicina Tradicional)

Para qué sirve

De acuerdo con la Elizabeth Arlen Pineda Peña, profesora de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el cuachalalate ayuda específicamente a proteger la mucosa gástrica.

“Existe una serie de elementos que se encargan de defender el tracto gástrico, como el moco y el bicarbonato, el mismo epitelio gástrico, la microcirculación que existe en la zona y la inervación sensorial, que en su conjunto se denominan defensa mucosa”, explicó.

Señaló que dicha mucosa está constantemente expuesta a factores que la agreden. Algunas circunstancias que pueden causarle daño son el consumo de fármacos antinflamatorios como la aspirina, el ibuprofeno y el diclofenaco, así como alimentos irritantes, la ingesta de alcohol, vinagre, tabaco, entre otros.

La especialista señaló que es importante proteger la mucosa, ya que en caso de no hacerlo la gastritis o irritación de la mucosa se siguen exponiendo los agentes irritantes, pudiendo desarrollar una úlcera gástrica.

Dolor de estómago (Getty)
Dolor de estómago (Getty)

Aseguró Pineda Peña para Gaceta UNAM que en la medicina tradicional mexicana existen diversos compuestos de origen natural que podrían contribuir a reducir el daño gástrico y que sobre todo podrían servir como antiinflamatorios y antioxidantes.

En ese sentido, remarcó que una de las plantas más reconocidas para esos casos el cuachalalate. Tras analizarla encontró con su equipo que “se caracterizó y se obtuvo su compuesto ácido 3 alfa hidroximasticadienónico como uno de los principales responsables del efecto vasoprotector”.

Añadió que otra planta que podría resultar útil para el tratamiento de daño gástrico es el Ligusticum porteri o chuchupate, originario del noreste del país. Dijo que su extracto tiene un efecto gastroprotector en daño por consumo de alcohol.

(Facebook)
(Facebook)

Otro distintivo del chuchupate es que tiene el compuesto diligustilida, responsable del efecto grastroprotector en el que se incluyen prostaglandinas (sustancia que ayudar a controlar la presión arterial, la contracción de músculos lisos y otros procesos internos en los tejidos) y algunos mediadores del efecto antioxidante.

En sus investigaciones, la especialista de la UNAM analizó la combinación de ambas plantas para obtener un tercer compuesto natural con mayor eficacia y menor dosis, que ayude a disminuir los efectos.

“Nos planteamos la posibilidad de combinarlos porque en la práctica empírica de la medicina natural suelen mezclarse varias plantas en infusión o cataplasma, por ejemplo, para suministrarla a la persona que tenga la afección gastrointestinal. Estamos evaluando en un modelo animal la combinación de ambos compuestos en el daño gástrico por indometacina. Se observó que la diligustilida tuvo un efecto protector de la mucosa gástrica”.

Guardar

Nuevo