Ciro Murayama le recordó a AMLO el fraude electoral de 1988 y la alteración de votos

El consejero respondió al presidente de México: ¿Ustedes prefieren la CFE de 1988 en manos del gobierno o a un INE autónomo y profesional?

Compartir
Compartir articulo
infobae

Después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador acusó al Instituto Nacional Electoral (INE) de permitir “rellenar urnas y alterar actas”, el consejero Ciro Murayama respondió y aclaró que la administración actual responde por la elección de 2018 y no por la de 1988, en la que estuvo involucrado Manuel Bartlett, ahora miembro del gabinete federal.

Mediante su cuenta de Twitter, Murayama tomó con ironía la crítica de López Obrador hacia el árbitro electoral, y le recordó al tabasqueño la polémica elección de 1988, cuando ocurrió la famosa “caída del sistema” en la que, para sorpresa de los electores, Cuauhtémoc Cárdenas perdió ante Carlos Salinas de Gortari.

Murayama se cuido no mencionar de manera directa a Bartlett, quien en aquél entonces era titular de la Secretaría de Gobernación y encargado de organizar la elección federal, además de contar los votos.

En la actualidad, el INE es autónomo y tiene la responsabilidad de organizar los procesos electorales, además de los conteos de votos para dar certeza y seguridad entre los participantes.

Manuel Bartlett y la “caída del sistema”

En la elección presidencial de 1988, Cuauhtémoc Cárdenas se perfilaba como posible ganador de la jornada de acuerdo con los primeros registros oficiales, no obstante, de pronto se generó una falla en el sistema de cómputo de los votos y durante una semana se retrasó el conteo de votos.

Manuel Bartlett era el secretario de Gobernación y tenía bajo su cargo a la Junta electoral encargada de organizar y contar los votos. El político poblano justificó con la “caída del sistema”, la interrupción del escrutinio y al final presentó el resultado que dio el triunfo a Carlos Salinas (PRI) 51.7 % de los votos mientras que Cárdenas (PRD) se quedó con un 31.12%.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Por esa razón Murayama apuntó que en la elección de 2018, el INE llevó a cabo un proceso transparente y como resultado, Andrés Manuel López Obrador, resultó ganador con el 53.8% de los votos, solo que en esta ocasión no hubo ninguna duda sobre la limpieza de la contienda.

“¿Ustedes prefieren la CFE de 1988 en manos del gobierno o a un INE autónomo y profesional?”, expresó Murayama, quien en abril dejará el cargo.

AMLO se lanzó contra el INE por no aceptar su plan B electoral

El 26 de enero, el presidente Andrés Manuel López Obrador reaccionó contra la decisión unánime de los 11 consejeros del INE para recurrir a las instancias legales para hacer frente a las modificaciones de leyes secundarias en materia electoral: “Que se vayan a engañar a otra parte”, dijo el tabasqueño.

Durante la conferencia matutina del 26 de enero, el presidente de México también se mostró molesto ante los señalamientos de que su reforma pondrá en peligro la elección de 2024.

“¿No son ellos los que permiten el relleno de urnas y la falsificación de actas? ¿No son las autoridades electorales las que se roban los paquetes? ¿No son las autoridades electorales las que permiten la compra del voto? ¿Qué, no son estos los que le dieron registro a candidatos a la Presidencia que no cumplían los requisitos por consigna, porque se los pidió el presidente de ese entonces?”, reprochó el mandatario.

Como en abril próximo cuatro de los 11 consejeros concluyen su periodo en el INE, entre ellos Ciro Murayama y Lorenzo Córdova, el presidente López Obrador dio a conocer las cualidades que en base a su criterio, deberían tener las o los futuros consejeros.

“Que sea gente decente, honrada, íntegra, verdaderamente independiente y demócrata. No como los que están”, pronunció desde Palacio Nacional.

Actualmente el proceso se encuentra atorado en la Cámara de Diputados, donde Morena se niega a acatar las recomendaciones del Tribunal electoral, luego que varios partidos de oposición presentaron una queja por supuestas violaciones al proceso para seleccionar a los aspirantes a consejeros.