El día que Alemania hundió su propia flota: 52 barcos a pique y los últimos muertos de la Primera Guerra Mundial

Poco antes de firmarse el Tratado de Versalles, los alemanes destruyeron sus navíos de guerra frente a los británicos que debían custodiarlos. Por qué no hicieron a tiempo para evitarlo

Guardar

Nuevo

El 21 de junio de 1919 Alemania hundió 52 de sus propios barcos, la gran mayoría de su flota, para no tener que entregárselos a sus enemigos tras la Primera Guerra Mundial (Wikipedia)
El 21 de junio de 1919 Alemania hundió 52 de sus propios barcos, la gran mayoría de su flota, para no tener que entregárselos a sus enemigos tras la Primera Guerra Mundial (Wikipedia)

Párrafo 11: confirmar.

Ese fue el mensaje. Escueto, críptico para sus enemigos, pero contundente y preciso para sus hombres.

Fue la mayor pérdida naval de la historia. Ocurrió en sólo en una tarde. Y fue auto infligida.

Un cementerio de buques de guerra: 52 naves hundidas en unas pocas horas. Algunos ya habían desaparecido dentro del mar, otros, acostados sobre el agua, se dejaban tragar con lentitud. La flota alemana de la Primera Guerra Mundial desaparecía. No hubo torpedos, ni ataques aéreos. El comandante alemán dio la orden de hundir cada barco.

Habían perdido la guerra. Pero a él, el contraalmirante Ludwig von Reuter, no le importaba lo que habían decidido los que negociaban en París, los que firmarían el Tratado de Versalles. Él no entregaría sus barcos al enemigo, evitaría que se convirtieran en botín de guerra.

21 de junio de 1919 en la base británica de Scapa Flow en las Islas Orcadas, Escocia. La Primera Guerra Mundial parecía terminada. El armisticio había sido firmado en noviembre de 1918, ocho meses atrás. Pero todavía las condiciones de la paz, de cómo los vencedores humillarían a los derrotados, de cómo les harían pagar por desatar la contienda no estaban cerradas. Faltaban apenas días para que se firmara el Tratado de Versalles.

Por eso von Reuter dio la orden. Un movimiento de banderas que sus hombres entendieron, la confirmación con señales de reflectores. Dejaron entrar el agua y los buques se fueron escorando ante la mirada azorada de los británicos que debían custodiarlos, que debían encargarse de que eso no sucediera.

Bastaron poco más de 5 horas, desde el mediodía hasta que comenzó el atardecer. El último en hundirse, casi como una declaración de principios, o una intrusión del destino, fue el crucero Hindenburg, quizá el mejor y más moderno –el más letal- de sus navíos de guerra.

Todavía permanecen el fondo del mar 7 de las embarcaciones hundidas hace 105 años (Wikipedia)
Todavía permanecen el fondo del mar 7 de las embarcaciones hundidas hace 105 años (Wikipedia)

A partir de la firma del armisticio se decidió que la flota submarina alemana debía entregarse de inmediato, mientras que la de superficie debía reagruparse y quedar confinada bajo la custodia de las fuerzas británicas. El destino final fue Scapa Flow.

Allí reposaron 9 acorazados, 5 cruceros de combate, 7 cruceros ligeros y 49 destructores. Casi toda la flota imperial fue puesta a resguardo, en custodia, en la base de las Islas Orcadas.

La flota (y la confrontación) oscilaba en un limbo jurídico. Los enfrentamientos habían terminado tras el armisticio, pero la guerra continuaba hasta que no estuvieran establecidos de manera definitiva las condiciones de la capitulación. Por lo tanto no se habían rendido pese a que no habían tenido más opción que internarse en el puerto escocés. Pero a bordo no había oficiales ingleses ni de los otros países enemigos porque todavía pertenecían a Alemania. Así sería hasta que finalizaran de fijar las condiciones de rendición.

Mientras se discutía que hacer con ellos, dentro de los barcos la situación era cada vez peor. La disciplina se había erosionado y la estricta escala jerárquica, las órdenes que antes se cumplían de inmediato, estaba destrozada. Los marineros tenían hambre: la comida era mala y muy escasa (debían completar su alimentación con las gaviotas que cazaban y algunos peces que atrapaban con redes improvisadas). El ocio agravaba el panorama. No tenían nada que hacer y se peleaban entre sí; o se deprimían. La suciedad había invadido los barcos. Para colmo, pese a estar acostumbrados a largos aislamientos en alta mar, la quietud los desesperaba, y como no eran una prioridad para el correo británico tampoco recibían cartas ni noticias de sus hogares. Las cartas que ellos escribían eran lanzadas al mar por sus enemigos. A todo eso debe sumarse un factor determinante: la derrota y la humillación a la que fueron sometidos por los vencedores.

Los barcos ingleses habían salido a realizar maniobras. Cuando regresaron ya no pudieron evitar los hundimientos (Wikipedia)
Los barcos ingleses habían salido a realizar maniobras. Cuando regresaron ya no pudieron evitar los hundimientos (Wikipedia)

Los cigarrillos estaban racionados. Y no se les proporcionaba alcohol, al menos de manera oficial. Cuando conseguían mediante algún soborno o las botellas eran ingresadas camufladas entre otros cargamentos se producía un desastre: gran parte de la tripulación se emborrachaba en tiempo récord. Pero los desmanes quedaban limitados a cada barco porque los marineros alemanes estaban confinados en sus buques. Las naves eran su prisión. Estaban quietos y encerrados, hambrientos, sucios y derrotados.

Había un elemento más que hacía sentir aún más solos a los marinos. Cada vez eran menos. De los 20.000 que habían llevado las naves hasta Scapa Flow, quedaban 4.800. El resto habían sido devueltos, de a poco, a Alemania (unos pocos días antes del 21 de junio hubo una última reducción). Los británicos dándose cuenta que esos dos decenas de marineros sublevados podían ser una bomba de tiempo fueron dejando nada más que las tripulaciones necesarias para poner en marcha cada embarcación.

Mientras tanto, en París, los diplomáticos seguían luchando por las condiciones de la paz. No había acuerdo respecto al destino de la flota alemana. Francia e Italia querían repartir los barcos y quedarse con un cuarto de la totalidad. Gran Bretaña se oponía. Pretendía desguazarlos. Esgrimían que apoderarse de los buques significaría una humillación para sus enemigos. Pero detrás del argumento declamado se escondía la inquietud de que las otras naciones opacaran su poderío naval, no querían ceder la hegemonía (que habían amenazado los alemanes) de la Royal Navy. Los alemanes, por su parte, de acuerdo al compromiso que habían asumido al firmar el armisticio, no podían destruir sus barcos.

Von Reuter estaba incomunicado. No tenía contacto con los altos mandos alemanes ni acceso a las noticias oficiales. Se enteraba de lo que sucedía en el continente gracias a algún ejemplar del The Times que alguien contrabandeaba, por las infidencias que podían escapársele a algún inglés en sus contactos esporádicos o por el semblanteo que hacía de los gestos y los movimientos en el puerto. A ciegas y ante la inminencia de la firma de la capitulación, el 21 de junio puso en marcha su plan.

El párrafo 11 de las órdenes emitidas por von Reuter a sus naves decía que pensaba destruir todas las unidades si la intención de su gobierno era no entregarlas; si su gobierno disponía lo contrario, las entregaría pero dejaba expresa constancia de que eso pesaría sobre las conciencias de los que lo habían aceptado.

Fue por eso que cada una de las tripulaciones reducidas entendió qué significaba el mensaje enviado por von Reuter. Los soldados británicos que interceptaron la comunicación no le prestaron atención, lo dejaron pasar.

El 21 de junio por la mañana, desde el buque de von Reuter se enviaron señales, a través de banderas, al resto de la flota. Se les pedía que estuvieran alertas. Dos horas después llegó la orden. También a través de banderas y reafirmadas con señales dadas con los reflectores.

En 5 horas se hundieron 52 barcos. Fue la mayor pérdida naval de la historia (Wikipedia)
En 5 horas se hundieron 52 barcos. Fue la mayor pérdida naval de la historia (Wikipedia)

La señal de largada fue Párrafo 11: confirmar

Los tripulantes y oficiales que quedaban, se dirigieron a sus puestos. Hacía días que planeaban los movimientos. Abrieron distintas compuertas para que el agua fuera entrando a los barcos. Lo hacían sólo de un lado para que se dieran vuelta mientras se hundían. También rompieron las tuberías internas, dejaron abiertas las puertas estancas e hicieron agujeros en diversos mamparos para que todo fuera más veloz. De ese modo, a los vencedores les costaría más rescatarlos para volverlos a utilizar.

El agua hizo su trabajo inadvertidamente durante las primeras horas. Cuando se empezaron a escorar los barcos, recién en ese momento los británicos se dieron cuenta de lo que estaba ocurriendo.

Los tripulantes alemanes, mientras sus barcos se inclinaban lentamente dentro del mar, subieron a los botes salvavidas. Antes habían izado, de nuevo, la bandera imperial en cada uno de los barcos.

Cuando los británicos reaccionaron ya era tarde. Una gran parte de los cruceros ingleses habían salido a realizar ejercicios de navegación. La firma del Tratado de Versalles, fijada para el 21 de junio, se había pospuesto 48 horas. Creyeron que tenían tiempo para sus prácticas y que esos serían días muertos, quietos, como los anteriores. Pero los alemanes estaban esperando ese descuido para dar, lo que ellos creían, el último zarpazo de dignidad. Apenas se dieron cuenta de lo que sucedía y avisados por los pocos que habían permanecido en Scapa Flow, los que estaban en maniobras regresaron. Cuando llegaron, dos horas después, ya se habían producido la mayoría de los hundimientos. Pocos pudieron ser salvados. Sólo lograron que 20 se mantuvieran a flote. El resto se fue a pique.

Con los años varios fueron recuperados del fondo del mar y desguazados. Se convirtieron en un interesante incentivo para buceadores, aventureros y cazadores de tesoros. Todavía siete permanecen bajo el agua.

Los marinos alemanes miraban desde sus botes salvavidas cómo se hundían sus barcos. En sus tráqueas se había acumulado un amasijo de pena, orgullo y derrota, una extraña mezcla de humillación y dignidad. Pero no tuvieron demasiado tiempo para pensar.

Debían evitar ser arrastrados hasta el fondo por la succión de las embarcaciones grandes. Mientras estaban preocupados por esa cuestión, se desataron varias ráfagas de disparos. Desde algunos barcos británicos les disparaban. Hubo 9 alemanes muertos y más de 20 heridos.

Fueron las últimas bajas que produjo la Primera Guerra Mundial.

El contraalmirante Ludwig von Reuter sorprendió a los británicos y mandó a pique a toda su flota para no tener que entregarla al enemigo (Wikipedia)
El contraalmirante Ludwig von Reuter sorprendió a los británicos y mandó a pique a toda su flota para no tener que entregarla al enemigo (Wikipedia)

Los británicos detuvieron a casi 1.800 alemanes. Consideraron el hundimiento masivo como una violación al armisticio, un acto hostil. Los marinos fueron internados en un campo y considerados prisioneros de guerra.

El almirante británico a cargo de Scapa Flow le reprochó, en un largo discurso, a von Reuter por sus acciones.

Después de escuchar impasible al inglés, von Reuter mirándolo a los ojos y sin esperar que el intérprete tradujera palabra por palabra, le dijo: “No comparto nada de lo que dijo. Quiero aclarar que soy el único responsable de lo que sucedió. Y estoy convencido de que cualquier oficial británico hubiera hecho lo mismo en mi lugar”.

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias