Heath Ledger cumpliría 45 años: las verdaderas causas de su muerte a los 28 con el mundo rendido a sus pies

Murió siendo uno de los actores más codiciados de su generación. Vivía atormentado por sus inseguridades, al punto de querer abandonar cada película que protagonizó. Su hobby, sus luchas internas y la obsesión por su entrañable interpretación del Guasón, la que podría haberlo conducido al más triste de los finales

Guardar

Nuevo

Heath Ledger murió repentinamente el 22 de enero de 2008, a los 28 años (Peter Carrette Archive/Getty Images)
Heath Ledger murió repentinamente el 22 de enero de 2008, a los 28 años (Peter Carrette Archive/Getty Images)

Los obituarios de Hollywood son muy tristes, pero el más devastador fue el de Heath Ledger que hoy cumpliría 45 años. Falleció repentinamente el 22 de enero de 2008, con sus jóvenes 28 años y el mundo a sus pies. Tenía una hija con la actriz Michelle Williams y estaba en la cima de su carrera, tras brillantes las interpretaciones interpretaciones en películas como Secreto en la montaña (2005) y Batman: El caballero de la noche (2008).

Después de su muerte, muchos aspectos de su vida salieron a la luz, mientras sus amigos y familiares intentaban ayudar a los fans a entender su vida personal. Esto es lo que se conoció sobre el talentoso actor australiano, que dejó este mundo demasiado pronto.

Una compañía confusa

El cuerpo de Ledger fue hallado inconsciente, a las 3 de la tarde por una masajista, que ingresó a su departamento del cuarto piso de la calle Broome St. 421, en el Soho de Manhattan, para una visita rutinaria. Al no poder despertarlo, hizo tres llamadas a la actriz Mary-Kate Olsen, en lugar de a la policía. Según CNN, Olsen llamó entonces a un guardia de seguridad para que fuera al lugar, antes de que las autoridades intervinieran.

El actor Heath Ledger fue encontrado muerto por una masajista, a las tres de la tarde (EFE)
El actor Heath Ledger fue encontrado muerto por una masajista, a las tres de la tarde (EFE)

La confusa línea de tiempo hizo que la gente se preguntara si la gemela Olsen tenía algo que ver con su sobredosis. Según People, estuvieron saliendo discretamente por meses, pero los representantes de Olsen insistieron en que ella no le brindó los medicamentos que tomó. Ella se negó a hablar con las autoridades federales de investigación, sin la promesa de un acuerdo de inmunidad para ella, por lo que la confusión sobre Olsen siguió por años.

Dudaba de sí mismo

Siempre convivió con problemas por dudar mucho de sí mismo. Un papel de toda una vida, que vino con su conjunto de obstáculos difíciles. Tanto en carisma como en talento, el poder de la estrella Heath Ledger era muy grande. En el documental I am Heath Ledger (2017), el agente del actor, describió cómo se sentía agobiado por la inseguridad en el set de El Patriota (2000). Heath pensó que fracasó en la prueba de pantalla hasta el punto de que dejó de leer a mitad de camino para decir, “Lo siento, estoy perdiendo su tiempo”.

El actor también tuvo problemas con su confianza en el set. Su inseguridad era tan intensa que estuvo a punto de retirarse de todas las películas que protagonizó. En declaraciones a Yahoo! Entertainment, el director de El Patriota, Roland Emmerich, describió a Heath como una persona muy nerviosa en el rodaje, sobre todo porque actuaba junto a su héroe Mel Gibson.

Por su parte, el director de 10 Cosas que odio de ti (1999), Gil Junger, dijo a The New York Times que a Ledger le preocupaba meter la pata en su audición. La lectura fue tan corta porque a Junger le convenció el sentido de energía y sexualidad de Ledger desde el principio.

Ledger en una de sus grandes películas "Secreto en la montaña" junto al coprotagonista Jake Gyllenhaal
Ledger en una de sus grandes películas "Secreto en la montaña" junto al coprotagonista Jake Gyllenhaal

Su pasión por el ajedrez

Heath Ledger guardaba otro par de talentos en su bolsillo. El guionista Allan Scott dijo a Independent que él y el actor estaban desarrollando una adaptación de la novela de Walter Tevis sobre el ajedrez, Gambito De Dama, antes de su muerte. La película sería el debut del actor como director de largometrajes, y Scott aseguró al periódico, “Creo que habría sido un director extraordinario”.

Pero al parecer había otro talento que Ledger estaba cultivando: el ajedrez de alto nivel, estando a punto de convertirse en gran maestro. Aunque una vez dijo a MTV que jugaba al menos una partida de ajedrez cada día, el alcance de su habilidad para el juego intelectual no fue conocido hasta luego de su muerte. Como dijo su ex novia Naomi Watts, “Era un enorme y obsesivo fanático del ajedrez, y muy, muy bueno en él”.

Tras su muerte, se reveló que Ledger tampoco era ajeno al legendario mundo del ajedrez del Washington Square Park, donde un par de jugadores hablaron con cariño de él. Earl Biggs, uno de los jugadores de la plaza que vio jugar a Ledger, recordó a People que el actor parecía simpático y que solía perder. Biggs dijo, “Simplemente se divertía. Le encantaba”.

Querido por los mejores

Al momento de su muerte, Ledger aún no concluía el rodaje de la película El imaginario mundo del doctor Parnassus (2009), por lo que los actores Johnny Depp, Colin Farrell y Jude Law intervinieron para interpretar el resto de su papel... y donaron sus cheques a su hija.

El director Terry Gilliam dijo a Daily Mail que ellos formaban parte de un grupo más amplio de actores que se ofrecieron para completar la película, incluido Tom Cruise, pero que fueron sus relaciones personales con Ledger las que informaron la decisión del director. Gilliam dijo, “Estuvimos de acuerdo en que funcionaría mejor si lo hacían a su manera, en lugar de copiar la de Heath. Johnny debía sacar el lado encantador de la naturaleza del personaje, Colin debía desarrollar el lado oscuro, y Jude debía encajar entre los dos”. Finalmente, la película se terminó y se estrenó casi dos años después de la muerte de Ledger.

Heath Ledger en El imaginario mundo del doctor Parnassus Credit: Photo by Parnassus Production/Kobal/Shutterstock (5885588g)
Heath Ledger en El imaginario mundo del doctor Parnassus Credit: Photo by Parnassus Production/Kobal/Shutterstock (5885588g)

Relación complicada

Heath Ledger y Michelle Williams se separaron en medio de las especulaciones de una fuente que dijo que su relación fue “difícil por un tiempo”. Aunque describió la ruptura como amistosa, tras la muerte de la estrella surgieron detalles que podrían sugerir lo contrario. Williams y Ledger ocultaron sus disputas personales, pero según quienes vieron lo que sucedía dentro, su ruptura fue más brutal de lo que el público sabía. Tal y como contó Gilliam a Vanity Fair, los dos se distanciaron durante la temporada de premios que siguió a sus nominaciones compartidas por Secreto en la montaña. Gilliam dijo, “Ese fue el momento en que cambió, cuando se dio cuenta, ‘Uh-oh. Percibimos el mundo de forma diferente’. No le importaban cosas como esos premios. Intentaba ser decente y elegante, darle todo lo que quería: la casa, todo lo que fuera. Pero una vez que empezó a ir hacia el sur, fue muy rápido”.

People informó que el distanciamiento se debió a que Ledger se vio envuelto en una escena de fiesta. Era un estilo de vida del que Williams quería proteger a su hija. El editor principal de People afirmó a Access Hollywood que Ledger consumía drogas, algo que no era compatible con la paternidad en opinión de Williams. El director Terry Gilliam dijo que la ruptura fue dura para Ledger, pero que lo peor fue la disputa por la custodia de su hija Matilda, que entonces tenía dos años. La separación, al parecer, le pasó factura. Como dijo el preparador artístico de Ledger a People, “Extrañaba a su niña, extrañaba a su familia, extrañaba a su pequeña. Deseaba verla, abrazarla y jugar con ella. Estaba muy infeliz, desesperadamente triste”. En sus memorias, Busy Philipps escribió que siempre pensó que podrían resolver las cosas, pero eso nunca lo sabremos.

La hermana de Ledger, Kate, luchó contra los rumores de que fue el rol del Jocker el que llevó a su hermano a consumir medicamentos recetados
La hermana de Ledger, Kate, luchó contra los rumores de que fue el rol del Jocker el que llevó a su hermano a consumir medicamentos recetados

No dormía

Gerry Grennell recordó a People que el actor estaba triste tras su separación de Williams. El entrenador de voz pasó un tiempo viviendo con Ledger en su departamento, y dijo al medio que el actor parecía agotado. Heath deambulaba por su apartamento. El relato de Grennell parece estar respaldado por una entrevista que Ledger concedió a The New York Times dos meses antes de su muerte, en la que confesó dormir unas dos horas por noche porque no conseguía tranquilizar su mente. Según Williams, el cerebro inquieto de Ledger no era nada nuevo. Dijo, “Desde que lo conozco, tuvo ataques de insomnio. Tenía demasiada energía. Su mente giraba, giraba, giraba… siempre giraba”.

En el rodaje de Doctor Parnassus, el director Terry Gilliam también recordó que Ledger llegaba al trabajo agotado porque no dormía. Pero gracias a su actuación, era capaz de resucitar y estar “radiante”. Gilliam explicó, “Era como si lo pusiera todo en el trabajo porque esa era la alegría; eso es lo que le gustaba hacer”.

¿Consumía drogas?

Tras su muerte, la prensa empezó a difundir historias en las que se afirmaba que el actor pudo tener un historial de abuso de drogas y alcohol. En un artículo publicado por Daily Mail, una mujer llamada Rebecca White afirmaba que el actor era un “fiestero” cuyo consumo de cocaína y heroína destruyó su relación con Michelle Williams. El mismo día en que se publicó el artículo, empezaron a circular unas imágenes en las que se veía a Ledger consumir lo que parecía ser cocaína en una fiesta, según Boston.com. En el video, la estrella hablaba sobre cómo solía fumar hierba a menudo, y cómo iba a “recibir mucha mierda” de Williams por drogarse.

Pero de todo esto surgió otra imagen de Ledger: un hombre que intenta cambiar de vida, y que lo consigue. Nicola Pecorini dijo a Vanity Fair que Ledger dejó de consumir drogas en el momento en que se plantearon las discusiones sobre la custodia de su hija. Dijo al medio, “Estaba tan limpio que ya no bebía ni un vaso de vino”. David Krumholtz dijo a The New York Times que se reencontró con la estrella antes de su muerte y que vio a un hombre cambiado, explicando, “Sé que estaba en recuperación antes de su muerte. Estaba tratando de recuperarse”.

La peor pelea que tuvo con Michelle Williams fue por la custodia de su hija Matilda (Photo by Rebecca Sapp/WireImage)
La peor pelea que tuvo con Michelle Williams fue por la custodia de su hija Matilda (Photo by Rebecca Sapp/WireImage)

Sobredosis accidental

La prensa giró en torno a la forma de muerte de Heath Ledger: Una sobredosis accidental de medicamentos, y un misterio sobre dónde y cómo los consiguió. Según ABC News, los medicamentos que mataron al actor fueron recetados legalmente, aunque nunca debieron tomarse juntos.

Kim Ledger, describió la tragedia de la muerte de su hijo como culpa del propio Heath. También dijo a News.com.au que la hermana de Heath, le advirtió que no mezclara medicamentos diciendo, “Él dijo: ‘Katie, Katie, estaré bien’. Bueno, esa es la respuesta de un chico arrogante. Supongo que eso hizo que todo su sistema se durmiera”. El padre del actor señaló en un comunicado que esperaba que la muerte de su hijo sirviera de advertencia sobre los peligros ocultos de la combinación de medicamentos.

Volviéndose el Guasón

La interpretación de Heath Ledger como el Guasón en Batman: El Caballero De La Noche, de Christopher Nolan, sigue siendo su papel más querido, y la actuación recibió un Oscar de manera póstuma, en el 2009. Publicado seis meses después de su muerte, la mayoría de las inspiraciones del actor y los detalles sobre su interpretación se lograron sin que Ledger pudiera compartirlos directamente con el mundo.

En I Am Heath Ledger, Gerry Grennell, explicó que uno de los tics del personaje, en el que el Guasón acentúa sus gestos y afirmaciones era una cuestión práctica. Como las prótesis necesarias para sus mejillas llenas de cicatrices que se desprendían cuando hablaba, el actor se lamía los labios para volver a sellar el efecto especial. Era una decisión que tenía sentido dado el enfoque de Ledger hacia el personaje.

El actor se implicó demasiado en la orientación de la estética del personaje. El resultado fue una toma maravillosa del criminal más cruel de ciudad Gótica, un hombre cuya máscara de anarquismo fue untada en su propia cara por la mano de Ledger.

¿Un Joker deprimido?

El trabajo de Ledger como Joker fue universalmente bien recibido. Pero la hermana de Ledger, Kate, luchó contra los rumores de que fue este papel lo que llevó a su hermano a consumir medicamentos recetados, diciendo en el Festival de Cine de Tribeca del 2017, “Todos los informes decían que él estaba deprimido y que el papel le estaba pasando la factura, y, honestamente, fue todo lo contrario. No podrían estar más equivocados. Tenía un increíble sentido del humor, y supongo que sólo su familia y amigos lo sabían, pero se divertía. No estaba deprimido por Joker”. Kate desmintió las acusaciones de que su hermano tenía un carácter oscuro y explicó, “Era una persona muy feliz y tenía grandes planes para su futuro. Sé que tenía planes para otro Batman”.

En el furor de la prensa que siguió a su muerte, sugirió que el actor se sumergió demasiado en su interpretación del Guasón y que eso lo mató. Su familia y sus compañeros de reparto argumentaron que eso era mentira. Christian Bale dijo a Today que le parecían groseros esos informes y sugirió que, aunque el actor se sumergió en su papel, eso no le perjudicó de ninguna manera. Bale dijo, “La estaba pasando muy bien haciendo esta película. Yo digo que no podía ser más feliz”.

Los rumores sobre su depresión continuaron, luego de que se informara que Ledger se aisló en su habitación de hotel de Londres, por un mes, para prepararse para el papel. Incluso tenía un diario de Joker repleto de anécdotas irritantes sobre el personaje, como, “Por dentro. Se ríe entre dientes hasta que ya no queda nada que reír. Hasta que, casi con ternura, le sale el alma por la boca”. La nota más escalofriante del diario era la última, que decía simplemente, “Bye Bye”.