Eduardo y Sophie: la pareja más disciplinada de la realeza británica, que sorteó un escándalo antes de su boda

El príncipe Eduardo, el hijo menor de la Reina Isabel II y Sophie Rhys-Jones, Condesa de Wessex, tienen uno de los matrimonios más estables de corona, pero no siempre fue fácil. Las “escuchas de Sophie” fueron la primera revolución dentro la realeza británica. La historia de amor del hijo preferido de la reina

Compartir
Compartir articulo
El Príncipe Eduardo y Sophie Rhys-Jones de Gran Bretaña saludan a la multitud desde un carruaje abierto después de casarse en la Capilla de San Jorge dentro de los terrenos del Castillo de Windsor el sábado 19 de junio de 1999. Serán conocidos como el Conde y la Condesa de Wessex. (Foto por Prensa del Reino Unido)(Photo by UK Press)
El Príncipe Eduardo y Sophie Rhys-Jones de Gran Bretaña saludan a la multitud desde un carruaje abierto después de casarse en la Capilla de San Jorge dentro de los terrenos del Castillo de Windsor el sábado 19 de junio de 1999. Serán conocidos como el Conde y la Condesa de Wessex. (Foto por Prensa del Reino Unido)(Photo by UK Press)

El hijo menor de la reina Isabel II y el príncipe Felipe no suele generar titulares como sus hermanos. Aún así, el nacimiento del príncipe Eduardo fue todo un acontecimiento en la familia Real: nació el 10 de marzo de 1964, y según Ingrid Seward -autora del libro My Husband and I: The Inside Story of 70 Years of Royal Marriage-, el esposo de la Reina, el Duque de Edimburgo, fue el primer padre Real en la historia moderna en presenciar el parto de un hijo. “La Reina, para entonces de 37 años, le pidió que estuviera allí; ella había leído revistas que destacaban la importancia de involucrar a los padres en el parto y la idea le fascinó”, escribió Seward.

Te puede interesar: Isabel II, más reina que madre: dedicó su vida a la corona y mantuvo una compleja relación con sus hijos

El príncipe Eduardo, conde de Wessex, asistiendo al Royal Windsor Horse Show, Reino Unido, 12 de mayo de 1968. (Foto de P. Felix/Daily Express/Getty Images)
El príncipe Eduardo, conde de Wessex, asistiendo al Royal Windsor Horse Show, Reino Unido, 12 de mayo de 1968. (Foto de P. Felix/Daily Express/Getty Images)

Y, aunque los padres suelen afirmar no tener un hijo preferido, esto sucede hasta en la familia Real: el príncipe Eduardo era el favorito de su padre. Esta afirmación es respaldada por el hecho de que el retrato de Eduardo era el único en el estudio del príncipe Felipe. Quizás por eso también Felipe quería que Eduardo y su esposa supervisaran sus deberes Reales después de que él se retiró de la vida pública. Y es evidente que la gente también ama a la pareja. Una fuente Real reveló a Express, “Eduardo se convirtió en una figura tranquila y eficiente que no busca atención ni titulares. Él y Sophie son queridos por ser obedientes y disciplinados”. Aunque el príncipe Eduardo apoya a muchas organizaciones benéficas, está particularmente comprometido con el programa de premios del Duque de Edimburgo, que alienta a los jóvenes a desarrollar habilidades laborales.

El Duque de Edimburgo, el Duque de York, la Reina Isabel II, el Príncipe Carlos y el Príncipe Eduardo, el Conde de Wessex (Photo by Anwar Hussein/WireImage)
El Duque de Edimburgo, el Duque de York, la Reina Isabel II, el Príncipe Carlos y el Príncipe Eduardo, el Conde de Wessex (Photo by Anwar Hussein/WireImage)

De militar a los musicales

Tras completar sus estudios, como era de esperar, el príncipe Eduardo se unió a los Royal Marines. Sin embargo, después de tres años dejó el ejército. El hijo menor de la Reina tenía la mira puesta en una carrera mucho más glamorosa: el mundo del espectáculo. A diferencia de sus hermanos, al príncipe Eduardo no le gustaba la vida militar y esos asuntos. Así que renunció a los marines, supuestamente tras discutir con su padre, para iniciar una carrera teatral. Terminó trabajando con Andrew Lloyd Webber, como asistente de producción en el Really Useful Group, propiedad del compositor británico, durante su incursión artística. Según las fuentes, Eduardo conoció a Webber después de unas celebraciones del cumpleaños de la Reina. Pero como asistente de producción de la compañía no disfrutaba de demasiada fama sobre los escenarios. En 1988, la directora de la compañía, Bridget Hayward, le dijo a Los Angeles Times, “Es la posición más baja”.

Luego, Eduardo se unió a la compañía de teatro Theatre Division. Este trabajo le duró poco y, según afirman, la empresa cerró al año siguiente por bancarrota. Entonces decidió formar una productora de televisión tras dejar el teatro, y creó Ardent Productions bajo el nombre de Edward Windsor. La productora trabajó en varios proyectos, incluido Edward on Edward, un documental en el que el Príncipe explora la vida y abdicación de su tío Eduardo VIII. Sin embargo, la compañía no tenía buena reputación, y un rival de la industria le dijo a The Guardian, “Son un chiste malo en la industria, de verdad”. La empresa cerró nueve años después de su creación.

Retrato del príncipe Eduardo, conde de Wessex, sentado en un escritorio leyendo periódicos, marzo de 1982. (Foto de Tim Graham Photo Library a través de Getty Images)
Retrato del príncipe Eduardo, conde de Wessex, sentado en un escritorio leyendo periódicos, marzo de 1982. (Foto de Tim Graham Photo Library a través de Getty Images)

Ningún cuento de hadas

El encuentro inicial entre el príncipe Eduardo y Sophie Rhys-Jones no dio lugar al romanticismo. Se conocieron por primera vez en 1987, en Capital Radio, a través de una amiga de ella con la que Eduardo salía en aquél momento, así que no hubo nada novelesco entre ellos por algún tiempo.

Pasaron seis años antes de que Eduardo y Sophie volvieran a reunirse, y mucho había cambiado para la familia Real en esa época. Los primeros años de los ‘90 causaron estragos en los matrimonios reales: desde el príncipe Carlos y Diana Spencer hasta la Princesa Ana y Mark Phillips, pasando por el príncipe Andrés y Sarah Ferguson, los matrimonios se derrumbaban. Así, Sophie y Eduardo, ahora solteros, comenzaron una relación en 1993 luego de verse en un acto benéfico. Aunque no fue un amor a primera vista, la relación funcionó.

l príncipe Eduardo y Sophie Rhys-jones en el Royal Windsor Horse Show (Foto de Tim Graham Photo Library a través de Getty Images)
l príncipe Eduardo y Sophie Rhys-jones en el Royal Windsor Horse Show (Foto de Tim Graham Photo Library a través de Getty Images)

Rachas de romance

Eduardo y Sophie pasaron por momentos difíciles. A mediados de la década de los ‘90, la pareja estuvo a punto de romper su relación al año de comenzar a salir. Ingrid Seward, en su otro libro sobre la realeza Prince Edward, escribió que varias discusiones afectaron a la pareja y que, en 1994, su relación empezó a desmoronarse. “Como todas las parejas, hubo momentos en los que el afán de adaptarse llevó a discusiones y desacuerdos y, a mediados de 1994, estuvieron cerca de separarse”, escribió Seward.

La solución fue en parte, gracias a la tenacidad de Sophie. Seward señaló que Eduardo no sólo había visto a todos sus hermanos sufrir separaciones y divorcios, sino que él mismo se estaba recuperando de una reputación de soltero. Fue gracias a la dedicación de Sophie y a su deseo de no dejar que la relación “se hundiera”, que ella y el Príncipe salieron adelante.

Sophie Rhys-Jones y el Príncipe Eduardo de Gran Bretaña sonríen para los fotógrafos en los terrenos del Palacio de St. James durante el anuncio de su compromiso. (Foto de Ken Goff/Getty Images)
Sophie Rhys-Jones y el Príncipe Eduardo de Gran Bretaña sonríen para los fotógrafos en los terrenos del Palacio de St. James durante el anuncio de su compromiso. (Foto de Ken Goff/Getty Images)

Amor contra viento y la Reina

Cuando le tocó cautivar a la reina Isabel II, Sophie parece no haber estado a la altura. En su libro Prince Edward, Seward reveló que la Reina no se tomó muy bien a la futura Condesa de Wessex. Al parecer, pensaba que la candidata del príncipe Eduardo no era digna de atención. “La Reina, revestida de su majestuosa dignidad, puede ser escalofriantemente imperiosa en su desaprobación, y su primera valoración de Sophie fue desconcertante en extremo”. Seward también añadió que el comentario inicial de la monarca respecto a Sophie fue, “No se notaría su presencia en una multitud”.

Sin embargo, lo que la Reina no comprendió en un principio fue que el “enfoque sensato y discreto” de Sophie sería lo mejor para la familia Real. En ese momento, Diana Spencer estaba en los titulares por razones poco favorables. “Me gustaría ser una Reina del corazón de la gente, en el corazón de la gente, pero no me veo siendo Reina de este país”, se la escuchaba declarar a Lady Di en las entrevistas.

El Príncipe Eduardo, Conde de Wessex y Sophie Rhys-Jones, Condesa de Wessex, dejan el Hospital con su nuevo bebé en el Hospital Frimley Park el 20 de diciembre de 2007 en Frimley, Inglaterra. Los nombres elegidos por el conde y la condesa de Wessex para su hijo son James Alexander Philip Theo. (Foto de Ben Stansall/Getty Images)
El Príncipe Eduardo, Conde de Wessex y Sophie Rhys-Jones, Condesa de Wessex, dejan el Hospital con su nuevo bebé en el Hospital Frimley Park el 20 de diciembre de 2007 en Frimley, Inglaterra. Los nombres elegidos por el conde y la condesa de Wessex para su hijo son James Alexander Philip Theo. (Foto de Ben Stansall/Getty Images)

Entonces, con el tiempo, la Reina empezó a tomarle cariño a Sophie. Seward incluso señaló que si Isabel II hubiera querido realmente que Eduardo mantuviera una relación romántica con otra persona, habría hecho imposible que él y Sophie estuvieran juntos. Y una fuente real le dijo al Daily Mail, “La Reina confía en ella, y la trata como no trata a la Duquesa de Cambridge o la Duquesa de Cornualles [...] Es como una hija más de Su Majestad, son así de unidas”.

El estatus de la Condesa de Wessex dentro de la familia pudo haber cambiado cuando Camilla Parker Bowles y Kate Middleton se incorporaron en 2005 y 2011, respectivamente. Pero eso no afectó en absoluto la relación de Sophie con la Reina. Una fuente del palacio reveló que la Reina hablaba con su nuera como lo hacía con su hermana, la princesa Margarita, antes de su fallecimiento. La Reina también era como una figura materna en la vida de Sophie, ya que su madre falleció en 2005.

Cuestión de carácter

A pesar de todo, el príncipe Eduardo y Sophie siguieron adelante con su relación. Según Vanity Fair, los amigos de la pareja concluyeron que las personalidades opuestas de Sophie y Eduardo ayudaron a que su relación creciera. Además, su dinámica fue detallada por los autores Garth Gibbs y Sean Smith en su libro Sophie ‘s Kiss. A algunos les sorprendió que Sophie y Eduardo congeniaran, pero los amigos comunes consideraron que la pareja era sana. Un amigo compartió con los autores, “Sophie es muy divertida, risueña, atractiva y el tipo de chica con la que la mayoría de los hombres disfrutaría charlar [y] Eduardo es serio, tranquilo. [...] Pero cuando Eduardo está con ella, también se vuelve muy divertido. Es extraordinario el efecto que ella tiene sobre él”.

El príncipe Eduardo y Sophie Rhys-jones asisten a la boda de Lord Ivor Mountbatten Wedding (Foto de Tim Graham Photo Library a través de Getty Images)
El príncipe Eduardo y Sophie Rhys-jones asisten a la boda de Lord Ivor Mountbatten Wedding (Foto de Tim Graham Photo Library a través de Getty Images)

Cuando se tiene una relación sentimental duradera, las preguntas sobre la boda fluyen, y esta no fue la excepción. La prensa comenzó a presionar, preguntándole a Eduardo cuándo iba a pedirle matrimonio a su novia y el escrutinio le afectó. Un poco enojado, según Express, había dicho, “Si te callas, te metes en tus asuntos y me dejas hacerlo cuando yo quiera, es más probable que ocurra. [...] Cuanta más gente lo cuestione, menos probable es que no lo haga”. Luego, Eduardo admitió públicamente, “Todos pasamos por eso. Todos tuvimos ese mismo foco de atención alguna vez”.

La propuesta

Salieron por seis años, y en 1999 el príncipe Eduardo le pidió a Sophie que se casara con él. El aviso del compromiso decía, “La Reina y el Duque de Edimburgo están encantados de anunciar el compromiso de su hijo menor, el príncipe Eduardo, con la señorita Sophie Rhys-Jones”.

Eduardo y Sophie estaban “encantados” de anunciar la noticia, al igual que la reina Isabel II y el príncipe Felipe. Un comunicado oficial del Palacio de Buckingham reveló que Eduardo y Sophie pidieron permiso para comprometerse a ambos padres, durante las vacaciones de Navidad del año anterior, y se esforzaron por mantener su compromiso en secreto hasta que todos los padres pudieran dar su consentimiento. Al proponérsele, Eduardo se arrodilló con un anillo de compromiso de Asprey Garrard, con tres diamantes a la moda, digno de una princesa.

Las bodas Reales son los acontecimientos sociales del año, pero el príncipe Eduardo y Sophie decidieron optar por una versión simple de los acontecimientos. La pareja se casó el 19 de junio de 1999, en la Capilla de San Jorge, en los terrenos del Castillo de Windsor, bajo una celebración más bien alegre que la formalidad habitual a la que se acostumbra en dichas oportunidades, que generó unos 200 millones de espectadores de televisión en todo el mundo.

¿Qué más la diferenció de otras bodas de la realeza? No hubo participación militar ni estatal, lo que sin duda supuso un cambio en la tradición. En cuanto al ajuar de Sophie, optó por un vestido de seda de la diseñadora Samantha Keswick, adornado con 325.000 perlas y cristales, y lo combinó con la tiara Anthemion. Las fotos del día muestran a la feliz pareja, acompañada por los entonces adolescentes William y Harry, además de la reina Isabel II.

El príncipe Eduardo, conde de Wessex y Sophie, condesa de Wessex (Foto de Anwar Hussein/WireImage)
El príncipe Eduardo, conde de Wessex y Sophie, condesa de Wessex (Foto de Anwar Hussein/WireImage)

Este día fue muy feliz para la familia, en medio de las secuelas por la muerte de la princesa Diana y los matrimonios fallidos de los hermanos de Eduardo. La reina Isabel II le regaló a la novia una hermosa tiara, con joyas de su colección privada, y diseñada por el ex joyero de la corona, David Thomas. Sophie Rhys-Jones le obsequió a su novio un reloj hecho de oro de 18 quilates.

El Conde de Wessex

Tradicionalmente, la mayoría de los varones del monarca de Gran Bretaña reciben el título de duque al casarse. Según Royal Central, al príncipe Eduardo se le dio el título de Conde, lo que causó cierta confusión. Los títulos reales británicos pueden ser confusos, pero tienen su jerarquía. A los hijos varones del Rey siempre se les da el título de “Su Alteza Real el Príncipe” seguido de su nombre. Luego reciben un título adicional tras casarse. De estos títulos, duque es el más alto honor, seguido de príncipe, conde, vizconde y barón. Pero, la Reina no demeritó a su hijo al nombrarlo conde. Originalmente, había querido dar al príncipe Eduardo el título de Duque de Cambridge cuando se casó con Sophie Rhys-Jones en 1999, pero Eduardo pidió recibir un título inferior, el de Conde de Essex, que según informan se inspiró en el personaje de Colin Firth, Lord Wessex, la película favorita del Príncipe: Shakespeare apasionado.

Tras la muerte del príncipe Felipe, el príncipe Carlos heredó el título de Duque de Edimburgo de su padre; luego de su coronación, el ahora rey Carlos III de Inglaterra concedió el título de Duque de Edimburgo a su hermano, el príncipe Eduardo.

Te puede interesar: Isabel II, más reina que madre: dedicó su vida a la corona y mantuvo una compleja relación con sus hijos

La reina Isabel tuvo con Felipe de Edimburgo cuatro hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo (Getty Images)
La reina Isabel tuvo con Felipe de Edimburgo cuatro hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo (Getty Images)

Adaptarse a la vida Real

Familiarizarse con las costumbres de la realeza o la monarquía británica no es para todo el mundo; el claro ejemplo son Harry y Meghan, que lo expresaron en innumerables entrevistas, y más concretamente en el documental que lleva sus nombres. Pero, para el príncipe Eduardo y Sophie, su vida de novios se extendió por cerca de media década. Sophie recordó a The Sunday Times que esto marcó la diferencia: “Tuve cinco años para adaptarme”. En la entrevista, Sophie se posicionó para rumiar la línea de tiempo de Harry y Meghan en comparación con la suya. Admitió que el tiempo que pasó saliendo con Eduardo y estando comprometida con él hizo que su adaptación a la vida Real fuera mucho más fácil que la experiencia de Meghan y Harry. “En nuestros seis meses de compromiso incluso me alojé en el Palacio de Buckingham. [...] No es que sepas necesariamente cómo va a resultar”, dijo The Sunday Times.

Las escuchas de Sophie

El príncipe Eduardo y Sophie están ganando popularidad, pero tropezaron bastante apenas se casaron. Sus obstáculos fueron bastantes, dado que Sophie era copropietaria de una empresa de relaciones públicas en ese momento, y así, sus primeros meses de matrimonio no fueron fáciles. La pareja de recién casados fue criticada por primera vez cuando se hizo público que habían incluido un juego de té de 99.270 dólares en su registro de boda.

Luego fueron las infames escuchas de Sophie: conversaciones grabadas en secreto, en las que participaban ella y su entonces socio comercial, Murray Harkin. Desde el presunto consumo de drogas de Murray hasta la sexualidad de Eduardo, pasando por sospechosos negocios en desarrollo para “sacar provecho de su posición” como miembros de la realeza, las cintas no mostraban a Sophie ni a su socio de forma favorable. Además, Sophie también había arremetido contra los miembros de la familia real, desde el príncipe Carlos hasta Camilla Parker Bowles, en las conversaciones grabadas.

El príncipe Eduardo y Sophie de Gran Bretaña, la condesa de Wessex, pasan junto a las ofrendas florales que quedan fuera del castillo de Windsor, tras la muerte de la reina Isabel de Gran Bretaña, en Windsor, Gran Bretaña, el 16 de septiembre de 2022. REUTERS/Peter Nicholls. REUTERS/Peter Nicholls
El príncipe Eduardo y Sophie de Gran Bretaña, la condesa de Wessex, pasan junto a las ofrendas florales que quedan fuera del castillo de Windsor, tras la muerte de la reina Isabel de Gran Bretaña, en Windsor, Gran Bretaña, el 16 de septiembre de 2022. REUTERS/Peter Nicholls. REUTERS/Peter Nicholls

Un parto difícil

El príncipe Eduardo y Sophie tuvieron roces en los primeros meses de su matrimonio, pero eso se desvaneció cuando la vida de Sophie estuvo en peligro. Como señala el Daily Mail, la experiencia de Sophie en el parto de la primera hija de la pareja, Lady Louise Windsor, fue tan horrible que afectó a su vida desde entonces.

Era noviembre del 2003, un mes antes de la fecha prevista para el parto, Eduardo se subió a un avión con destino a Mauricio para una visita oficial. Poco después de la partida de Eduardo, Sophie empezó a sentir dolores en la zona abdominal; sufrió un desprendimiento de la placenta, lo que la llevó a someterse a una cesárea de urgencia. La experiencia del parto, según un amigo de la Condesa, la dejó marcada. Así lo han compartido con Daily Mail: “Fue totalmente traumático y en cierto modo Sophie nunca lo superó”.

Aunque el príncipe Eduardo y Sophie son estrellas en ascenso dentro de la familia Real, han hecho prioridad el mantener a sus dos hijos fuera de los focos. Lady Louise Windsor y James Viscount Severn, pueden ser fotografiados de vez en cuando, pero Eduardo y Sophie parecen respetar la privacidad de sus hijos. En una entrevista con Sky News, Sophie contó que cuando Louise era más joven, no tenía “ningún concepto” de la ocupación de su abuela. La Condesa explicó que su hija no se daba cuenta de que la Reina de Inglaterra y su abuela eran la misma persona, y que sólo cuando fue a la escuela empezó a entenderlo. “Otros niños le decían, ‘Tu abuela es la Reina’. [...] Y ella llegaba a casa y decía, ‘Mamá, dicen que la abuela es la Reina’. Y yo le decía, ‘Sí’, y ella respondía, ‘No entiendo lo que quieren decir’”.

Con dos hijos, las cambiantes responsabilidades reales y la atención del público, la pareja parece estar tan feliz el uno con el otro como cuando se casaron. De hecho, hace poco celebraron el vigésimo tercer aniversario de su compromiso. Según Hello!, no paraban de hablar el uno del otro cuando lo anunciaron. Comentando que no sabía por qué tardó tanto en pedirle matrimonio, Eduardo dijo de Sophie, “Somos los mejores amigos y eso es esencial, pero también ayuda que nos amamos mucho”. A lo que la Condesa respondió, “Creo que compartimos muchos intereses, nos reímos y tenemos una gran amistad”.

Seguir leyendo: