A 25 años del divorcio de Diana y Carlos: los secretos del final del matrimonio en el que siempre fueron tres

El 28 de febrero de 1996 Lady Di acordó divorciarse del príncipe. Llevaban cuatro años separados y revelando sus intimidades en la prensa. Pero su matrimonio, como la misma Diana había confesado en una entrevista en 1995, había tenido una tercera en discordia –Camilla Parker-Bowles– desde antes de comenzar, “así que estaba un poquito concurrido”

Compartir
Compartir articulo
Carlos y Diana en los últimos tiempos de su matrimonio, cuando ya había terceros en la relación. Credit:Everett/Shutterstock
Carlos y Diana en los últimos tiempos de su matrimonio, cuando ya había terceros en la relación. Credit:Everett/Shutterstock

El cable de Associated Press que fue reproducido por la prensa de todo el mundo el 28 de febrero de 1996 decía que la Princesa Diana había acordado divorciarse del Príncipe Carlos “poniendo fin a un matrimonio tormentoso que comenzó con una rutilante ceremonia en 1981 y colapsó once años más tarde después de que ambos buscaron consuelo en romances que se hicieron públicos”.

Los príncipes de Gales llevaban cuatro años separados y bastaban tres líneas para resumir la miserable realidad de una historia que el mundo entero había comprado como el cuento de hadas de la tímida maestra jardinera y el codiciado heredero al trono británico cuando se casaron en la Catedral de Saint Paul’s. La decisión de divorciarse significaba que Diana nunca sería Reina de Inglaterra. Nadie podía saber entonces que su trágica muerte, apenas un año y medio después, la coronaría para siempre como la Reina de los Corazones.

Lady Di: "Éramos tres en el matrimonio, estaba un poco concurrido"

La propia Isabel II les había recomendado en diciembre de 1995 que se divorciaran para terminar con las especulaciones de los tabloides y las encandalosas revelaciones públicas sobre la intimidad de la pareja que habían llevado incluso a que la opinión pública se cuestionara el sentido de la monarquía. Carlos, que entonces tenía 47 años, aceptó inmediatamente la solicitud de su madre. Diana, de 34, pidió un tiempo para consultarlo con sus abogados.

Dos meses más tarde, la vocera de Lady Di anunció que el acuerdo estaba en marcha: la princesa de Gales retendría su título; seguiría involucrada en todas las decisiones relacionadas con sus hijos William y Harry –que tenían 13 y 11 años, respectivamente–; y permanecería en el Palacio de Kensington, pero con oficinas en el Palacio de St. James, la residencia oficial de Carlos.

El príncipe Carlos y Diana Spencer en 1981, durante unas vacaciones en Escocia. Credit: Shutterstock
El príncipe Carlos y Diana Spencer en 1981, durante unas vacaciones en Escocia. Credit: Shutterstock

Ahora sabemos que quizá ese matrimonio nunca debió haber ocurrido: Carlos estaba enamorado de alguien con quien no podía casarse –Camilla Parker-Bowles–, y le propuso casamiento a una adolescente virginal a la que le llevaba 16 años y apenas conocía. A diferencia de Camilla, Diana jamás había tenido un novio y además era hija de un conde. Como era previsible, eso no bastó para que fueran felices juntos. Para 1986, las peleas de Diana y Carlos llegaron a la prensa. También comenzaron a filtrarse las versiones sobre la relación entre el príncipe y Camilla. La ficción de la serie The Crown no está tan alejada de lo que en verdad ocurrió: ellos nunca habían dejado de verse.

En 1992, Andrew Morton publicó la biografía autorizada Diana: Her True Story, que marcó un antes y un después porque nunca antes un miembro de la familia real había hablado con tanta crudeza de su vida privada, y también porque confirmaba en primera persona las desgracias de su matrimonio. En las grabaciones de Morton, que forman parte del documental Diana: In her own words (2017), se puede escuchar como la propia Lady Di cuenta cómo empezaron sus sospechas de que su marido y Camilla todavía tenían algo: descubrió una pulsera grabada que Carlos le había comprado a su amante poco antes de la boda. Diana quiso cancelarla, pero sus hermanas la convencieron de que siguiera adelante. Más tarde, en la luna de miel, vio a Carlos usando los gemelos que le había regalado Camilla.

Lady Di y el príncipe Carlos a la salida de su boda en la catedral de San Pablo, Londres, el 29 de julio de 1981  (REUTERS/Stringer)
Lady Di y el príncipe Carlos a la salida de su boda en la catedral de San Pablo, Londres, el 29 de julio de 1981 (REUTERS/Stringer)

En 1989, como también muestra la ficción en The Crown, Diana enfrentó a Camilla en un cumpleaños. En las grabaciones, relata: “Le dije, ‘Yo sé lo que pasa entre vos y Carlos, y solo quiero que lo sepas’. Me dijo: ‘Tenés todo lo que siempre quisiste. Todos los hombres del mundo están enamorados de vos y tenés dos hijos divinos, ¿qué más querés?’ Y yo le dije: ‘Lo que quiero es a mi marido’”.

Eventualmente, Diana le encontró algo de sentido al consejo condescendiente de Parker-Bowles: su marido no le prestaba atención, pero para el resto de los hombres era irresistible. “Era profundamente insegura y estaba en una permanente búsqueda de amor. Eso dominó su vida”, dice una de sus biógrafas, Kate Snell. En 1986, con su matrimonio hecho pedazos, tuvo su primer romance con el instructor de equitación James Hewitt, que duró cinco años. También tuvo affaires con el galerista Oliver Hoare y con el vendedor de autos James Gilby, con el que más tarde se filtraron encendidas conversaciones telefónicas. Lo mismo ocurrió con una charla íntima entre Carlos y Camilla, en la que el príncipe le decía que deseaba “vivir en su bombacha”. Cuando se filtró a la prensa en 1993, poco después de que Diana y Carlos anunciaran su separación, los tabloides lo bautizaron como el “Camillagate.”

Diana y Carlos, con sus hijos, Harry y William
Diana y Carlos, con sus hijos, Harry y William

En junio de 1994, Lady Di usó en la gala anual de Vanity Fair un vestido que se volvería casi tan icónico como el que diseñaron los hermanos Emanuel –con casi ocho metros de cola y 10.000 perlas– para su casamiento. Aunque con una diferencia fundamental: esta vez, ella estaba a cargo. El strapless al cuerpo de seda negro creado por Christina Stambolian la mostraba fuerte –y quizá más fabulosa que nunca– el mismo día en que Carlos había confesado por televisión lo que para ese momento ya era un secreto a voces: que le había sido infiel con Parker-Bowles. La transmisión era un intento por acercar al príncipe a la gente y que su versión ganara algo de simpatía frente a la arrolladora popularidad de Diana, que despertaba adoración como “la princesa del pueblo”. Pero resultó todavía peor para su imagen porque durante la entrevista el presentador le preguntó si durante su matrimonio le había sido sido “fiel y leal” a su mujer. “Sí –respondió Carlos–. Hasta que todo se rompió irremediablemente, los dos tratamos”.

Carlos, Diana y la Reina Isabel II, quien les aconsejó que se divorciaran - Shutterstock
Carlos, Diana y la Reina Isabel II, quien les aconsejó que se divorciaran - Shutterstock

Un año después, 23 millones de británicos vieron a Diana declarar una de sus más célebres frases en una entrevista con la BBC: “Bueno, en este matrimonio éramos tres, así que estaba un poquito concurrido”. En esa charla también habló por primera vez en público sobre sus trastornos alimentarios y sobre su dolor por la relación de Carlos y Camilla. Dijo que no creía que el padre de sus hijos tuviera lo necesario para adaptarse a la demandante tarea de ser rey, pero que no quería divorciarse. En el fondo, dice su biógrafa Sarah Bradford, “seguía considerando a Carlos como su esposo”.

Su suegra, sin embargo, tenía otra idea: los trapitos al sol del desavenido matrimonio de su hijo ya le habían hecho demasiado daño a la credibilidad de los Windsor. Lo consultó con el arzobispo de Canterbury y les escribió una carta a cada uno de los príncipes de Gales instándolos a que se divorciaran cuanto antes.

Una de las últimas imágenes de Lady Di. Esa noche, al salir del Ritz, moriría junto a Dodi Al Fayed, su novio. Inquests/Shutterstock
Una de las últimas imágenes de Lady Di. Esa noche, al salir del Ritz, moriría junto a Dodi Al Fayed, su novio. Inquests/Shutterstock

Tras el anuncio de Diana, el acuerdo se concretó el 28 de agosto de 1996, a quince años de la llamada boda del siglo. La princesa moriría en París exactamente un año más tarde, el 31 de agosto de 1997, cuando el auto en el que huía de los paparazzi junto a su pareja, Dodi Al-Fayed, se estrelló en el Puente del Alma. Más de dos millones de personas acompañaron en las calles el paso del carruaje con sus restos durante el funeral de Estado, el 6 de septiembre.

Carlos se mostró por primera vez en un evento público con Camilla Parker-Bowles en 1999, en el Ritz de Londres: los esperaban 200 fotógrafos. Durante esos dos años los expertos de la corona habían hecho un trabajo fino para reconstruir la imagen de villana de Camilla. Se casaron en abril de 2005 en una ceremonia civil en Windsor.

Carlos finalmente se casó con Camilla Parker-Bowles Tim Rooke/Shutterstock
Carlos finalmente se casó con Camilla Parker-Bowles Tim Rooke/Shutterstock

Hace poco tiempo, en una entrevista con el Daily Mail, una amiga de Diana, Simone Simmons, confió que, después del divorcio, el príncipe y Lady Di habían llegado a entenderse bien por primera vez. Hablaban de sus hijos y de sus obras filantrópicas, ya no tenían nada que reclamarse, “y ella lo amaba con todo su corazón”. Carlos estaba destruido cuando murió Diana y el mundo lo atribuyó a su dolor por la pérdida de la madre de sus hijos, pero Simmons aportó otra versión: “Solo se dio cuenta de cuánto la amaba cuando ya no estuvo. Ella fue la primera persona que lo quiso de verdad”.

Seguí leyendo: