3 razones por las que cada departamento necesita su propia estrategia

Harvard Business Review Wake-Up Call Spanish

Compartir
Compartir articulo
infobae

En teoría, la estrategia es diseñada por el liderazgo ejecutivo, y la implementación es llevada a cabo por la gerencia. Pero, en la práctica, las cosas no son tan claras. Es bien sabido que el propósito de la estrategia es delinear lo que una empresa está tratando de lograr, y su éxito depende de la eficacia con la que eso se traduce en acciones. Pero, debido a que los departamentos individuales son los administradores de la implementación, siempre existe el peligro de que la estrategia se traduzca mal y, por lo tanto, la culpa recaiga cuando no se cumple.

Lamentablemente, los líderes con frecuencia creen que toda la "estrategia" está integrada; los departamentos no necesitan ampliarla, sino simplemente implementarla. Sin embargo, la mayoría de las estrategias de alto nivel tienen cientos de formas de traducirlas en acción. Por ejemplo, "Nos diferenciaremos mediante un servicio superior al cliente" es una estrategia con la que nadie podría estar en desacuerdo, pero ¿qué es un servicio superior? ¿Qué debería hacerse de manera diferente que no se esté haciendo hoy? ¿Qué acciones deberían continuarse, ampliarse y eliminarse?

Sin esta claridad necesaria, los departamentos recurrirán a las mismas tácticas cansadas, pero familiares, sin considerar formas únicas, diferenciadoras e innovadoras de lograr el nuevo objetivo. En cambio, los departamentos necesitan establecer su propia visión de éxito. Permitir que los departamentos describan lo que significa la estrategia para su área (y definir las formas en que pueden darle vida) proporciona tres beneficios clave.

PROPORCIONA UN MARCO MÁS PERTINENTE SOBRE EL QUE ACTUARUna estrategia corporativa tiene como objetivo centrar a una organización en lo que se debe y no se debe hacer para tener éxito; una estrategia de apoyo departamental debería hacer lo mismo. Sin una, los esfuerzos del departamento pueden convertirse fácilmente en un saco de iniciativas, la mayoría de las cuales son a menudo versiones reelaboradas de actividades que ya están en marcha. Cada estrategia de apoyo debe variar intencionalmente según el departamento.

ABRE OPORTUNIDADES PARA EL CAMBIO Y LA INNOVACIÓNPor lo general, las innovaciones revolucionarias se consideran clave para el éxito de una estrategia, mientras que las innovaciones rutinarias son de menor importancia. Pero esa perspectiva es miope. Las estrategias de apoyo brindan la oportunidad de descubrir cambios necesarios que pueden considerarse insignificantes o aburridos, pero que brindan una ventaja competitiva increíblemente valiosa, ahorros de costos o una mayor eficiencia.

PERMITE QUE LOS DEPARTAMENTOS COMPLEMENTEN LOS ESFUERZOS DE LOS DEMÁS.Al hacer que cada departamento compare sus estrategias, surgirán oportunidades para colaborar y resolver problemas que abarcan múltiples áreas simultáneamente.

+++

Muchos líderes dirían que debería haber una sola estrategia para una empresa. Sin embargo, la estrategia es una actividad de equipo, en la que múltiples grupos contribuyen a su éxito. Permitir que cada departamento defina su propio enfoque para lograrlo les facilita mucho conectarse con la estrategia general y dar forma a su propia contribución.

Esto significa presionar a los departamentos para que vayan más allá de generalidades demasiado comunes, como "Debemos realizar capacitaciones", "Necesitamos reducir errores" o "Necesitamos mejores productos". Esas no son estrategias de apoyo. Una estrategia de apoyo establece el "qué" y el "cómo" en un contexto relevante para quienes tendrán que implementarla: un departamento individual. Sin ella, la implementación de la estrategia corporativa degenerará en lo que suele ser la regurgitación de viejos enfoques que no dieron resultados antes y que probablemente no lo harán de nuevo.