La Casa Blanca advirtió sobre la efectividad del plan de batalla que Israel ejecuta en Gaza contra el grupo terrorista Hamas

Importantes funcionarios de la administración Biden consideran que la actual estrategia no implicaría una derrota total sobre la organización fundamentalista y temen que aumente la crisis humanitaria en la Franja

Compartir
Compartir articulo
Soldados israelíes operan cerca de la frontera de Gaza que aún es controlada por el grupo terrorista Hamas
Soldados israelíes operan cerca de la frontera de Gaza que aún es controlada por el grupo terrorista Hamas

(Desde Washington, Estados Unidos) - Los feroces combates que libran las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) contra Hamas en el norte y el sur de Gaza causaron en la Casa Blanca ciertas dudas sobre la estrategia que ejecuta el Gabinete de Guerra liderado por Benjamín Netanyahu para derrotar al grupo terrorista financiado por Irán.

Cuando las tropas israelíes invadieron la Franja por el norte -fin de octubre de 2023-, Hamas se replegó hacia la ciudad de Gaza para terminar en Rafah, que limita con la frontera de Egipto. Y meses después, cuando la ofensiva militar de Israel se concentró en el sur, los terroristas liderados por Yahya Sinwar recuperaron una parte del territorio perdido en Beit Lahia, la ciudad de Gaza y Jabaliya.

Este escenario bélico tiene la forma de la pesadilla política que pretendía evitar Joe Biden ante el plan de batalla que despliega el premier Netanyahu en Gaza. Es decir: un nuevo enfrentamiento en toda la Franja, mientras miles de civiles inocentes tratan de huir hacia zonas con menor intensidad en el fuego cruzado.

Escenario de combate entre las Fuerzas de Defensa de Israel y los terroristas de Hamas en Gaza
Escenario de combate entre las Fuerzas de Defensa de Israel y los terroristas de Hamas en Gaza

Los combates se sucedieron ayer en la ciudad capital y en los barrios de Zeitoun, Beit Lahia y Jabaliya, ubicados al norte y noreste de Gaza, en tanto se reportaban lanzamientos de cohetes, morteros y ataques aéreos en las cercanías de Rafah, al sur de la Franja.

La recuperación que hizo Hamas de una parte del territorio que había cedido a la ofensiva de Israel, coloca en un dilema táctico al Gabinete de Guerra que encabeza Netanyahu junto al ministro de Defensa, Yoav Galant, y al reconocido general Benny Gantz.

Si las tropas israelíes avanzan con toda su potencia bélica contra Rafah, Estados Unidos y la comunidad internacional -desde Lisboa a Berlín- cuestionarán ese movimiento militar que puede multiplicar la crisis humanitaria en Gaza. Y al revés, si el Gabinete de Guerra actúa acorde a los parámetros exigidos desde Washington, es muy probable que no pueda eliminar al grupo terrorista financiado por Irán.

Desde esta perspectiva, el plan de batalla de Israel no produjo los resultados esperados en Washington y además causó una compleja situación entre los refugiados, que aún esperan que el gobierno de Netanyahu aporte un plan de protección rápido y efectivo.

Joe Biden y Jake Sullivan caminan por la Casa Blanca rumbo al Salón Oval
Joe Biden y Jake Sullivan caminan por la Casa Blanca rumbo al Salón Oval

“Estamos hablando con Israel sobre cómo conectar sus operaciones militares con un final estratégico claro, sobre una estrategia holística e integrada para garantizar la derrota duradera de Hamas y un mejor futuro alternativo para Gaza y para el pueblo palestino”, advirtió con diplomacia Jake Sullivan, consejero de Seguridad Nacional de Biden.

El consejero Sullivan, que pasa sus noches y sus días hablando con el presidente de los Estados Unidos, planteó dos temas básicos en esa declaración oficial:

1. Exhibió sus dudas sobre la efectividad de la estrategia militar diseñada por Israel.

2. Presentó su temor acerca de un vacío de poder frente a la eventual derrota de Hamas y la ausencia de un líder palestino que pueda conducir la postguerra en Gaza.

La diplomacia de Sullivan para mostrar sus dudas contrastó con la declaraciones del subsecretario de Estado, Kurt Campbell, durante su participación en la cumbre de la OTAN que se realizó en Miami.

“Creo que, en algunos aspectos, estamos luchando sobre cuál es la teoría de la victoria. A veces, cuando escuchamos atentamente a los líderes israelíes, hablaban principalmente de la idea de algún tipo de victoria arrolladora en el campo de batalla, una victoria total”, dijo Campbell en Miami.

Y remató: “No creo que creamos que eso sea probable o posible”.

Es la primera vez que un alto funcionario de Biden revela en público las opiniones que se comentan con reserva puertas adentro de la administración demócrata. Campbell está justo debajo de Antony Blinken, secretario de Estado y protagonista permanente de las negociaciones que se hacen entre Washington y Jerusalem.

La Casa Blanca está comprometido con la defensa de Israel, pero duda sobre la efectividad del plan de batalla que desplegó Netanyahu en Gaza para exterminar a Hamas.