Apple y FIFA están cerca de un acuerdo histórico para la transmisión del nuevo Mundial de Clubes

Este avance situaría a la compañía estadounidense en una posición dominante dentro del streaming de las competencias deportivas

Guardar

Nuevo

El fútbol ha ganado popularidad en EEUU gracias a figuras como Lionel Messi y la futura Copa Mundial de la FIFA 2026, que se realizará en Canadá, Estados Unidos y México
El fútbol ha ganado popularidad en EEUU gracias a figuras como Lionel Messi y la futura Copa Mundial de la FIFA 2026, que se realizará en Canadá, Estados Unidos y México

Las autoridades de Apple están a punto de concretar un acuerdo histórico con la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociación) para obtener los derechos televisivos globales de un nuevo torneo de fútbol. Según fuentes del diario estadounidense The New York Times, este contrato, que podría anunciarse este mismo mes, marca un giro hacia la exclusividad en la difusión de eventos deportivos internacionales por parte de grandes corporaciones tecnológicas, colocando a la compañía en una posición privilegiada dentro del ámbito del streaming.

El medio estadounidense también reveló que la FIFA había dicho que el nuevo torneo se iba a llamar Mundial de Clubes FIFA pero ahora se les comunicó a los mejores equipos que “se está revisando el nombre”. Se trataría de una competencia para los mejores clubes al estilo de la Copa del Mundo que duraría un mes y se llevaría a cabo por primera vez en Estados Unidos en junio de 2025.

Este nuevo compromiso de Apple con la FIFA se une a sus esfuerzos previos por fortalecer su presencia en el sector de deportes en vivo, como lo demuestra su acuerdo de 10 años y 2.500 millones de dólares para los derechos globales de transmisión de la Major League Soccer.

Este enfoque en el deporte también llega en un momento en que la empresa busca diversificar sus ofertas de contenido más allá de sus productos de hardware como el iPhone, enfrentándose a una competencia creciente en el mercado de streaming donde plataformas como Amazon Prime Video, YouTube de Google y Netflix también buscan asegurarse derechos para transmitir eventos deportivos importantes.

La reportada negociación con la FIFA refleja una apuesta significativa por parte de Apple por el fútbol, un deporte cuya popularidad en Estados Unidos ha aumentado considerablemente, especialmente con la llegada de figuras como Lionel Messi a la MLS.

Gianni Infantino, presidente de la FIFA (REUTERS)
Gianni Infantino, presidente de la FIFA (REUTERS)

Además, el acuerdo resalta la intención de Apple de seguir invirtiendo en contenido que pueda atraer a una audiencia global, a pesar de los desafíos legales y financieros actuales que enfrenta la empresa, incluyendo un caso antimonopolio presentado por el Departamento de Justicia de EEUU y una caída de casi el 10% en el valor de sus acciones desde el inicio del año debido, en parte, a las ventas decrecientes del iPhone y los retornos iniciales inferiores a los esperados de su Apple Vision Pro.

Este movimiento hacia la adquisición de derechos deportivos también indica una evolución en la estrategia de Apple TV+, buscando consolidarse no solo como una plataforma de series y películas exclusivas, sino como un destino importante para los aficionados a las competencias deportivas en vivo. La implementación de este enfoque podría remodelar el panorama de la transmisión de fútbol, ofreciendo a Apple la oportunidad de incrementar significativamente su base de suscriptores y, por ende, su participación de mercado en el competitivo sector del entretenimiento digital.

Si el trato se realiza, marcaría un hito al ser la primera vez que la FIFA firma un contrato global único. Además, sería el último paso de Apple en su incursión en el mundo del fútbol. Un acuerdo a nivel mundial con una compañía de renombre como Apple podría proporcionarle al torneo, que se celebra cada cuatro años, el toque de calidad que Gianni Infantino ha estado buscando asegurar.

De acuerdo a información de The New York Times, la FIFA ha reservado del 15 de junio al 13 de julio de 2025 para que se juegue el torneo, y enfrentará costos significativos al celebrar el evento en Estados Unidos como preparación para la Copa del Mundo 2026.