Legisladores de EEUU exigieron la destitución de las presidentas de Harvard, MIT y la Universidad de Pensilvania por no condenar los llamados a un genocidio judío

Más de 70 representantes republicanos y demócratas pidieron la salida de Liz Magill, Claudine Gay y Sally Kornbluth tras su polémico testimonio en una audiencia del Congreso norteamericano sobre el antisemitismo en las instituciones educativas

Compartir
Compartir articulo
Autoridades de universidades de EEUU respondieron sobre el antisemitismo en los campus

Más de 70 legisladores estadounidenses exigieron a los consejos de administración de tres de las principales universidades del país que destituyan a sus presidentes, por su descontento con su testimonio en la audiencia sobre el antisemitismo en los campus, según una carta a la que tuvo acceso Reuters.

En el texto, la representante republicana Elise Stefanik y el representante demócrata Jared Moskowitz exigen a los consejos de administración de la Universidad de Harvard, la Universidad de Pensilvania y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) que destituyan a sus presidentes o se arriesgarían a cometer “un acto de complicidad en su postura antisemita”.

Las presidentas de Pennsylvania, Harvard y el MIT, Liz Magill, Claudine Gay y Sally Kornbluth, respectivamente, quienes testificaron el martes pasado ante una comisión de la Cámara de Representantes de EE.UU., han sido objeto de las críticas de las comunidades judías de sus escuelas por su gestión de los enfrentamientos entre contingentes proisraelíes y propalestinos desde el ataque de Hamas a Israel el 7 de octubre.

Las peticiones de renuncia de Magill y Gay, en particular, han aumentado en los días posteriores a su testimonio, durante el cual se negaron a dar una respuesta definitiva por “sí” o “no” a la pregunta de Stefanik de si pedir el genocidio de los judíos violaría los códigos de conducta de sus escuelas en relación con la intimidación y el acoso.

La presidenta de la Universidad de Harvard, Claudine Gay, observa un vídeo que se reproduce durante una audiencia de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes titulada "Responsabilizar a los líderes universitarios y hacer frente al antisemitismo" en el Capitolio en Washington, EE.UU., el 5 de diciembre de 2023. REUTERS/Ken Cedeño
La presidenta de la Universidad de Harvard, Claudine Gay, observa un vídeo que se reproduce durante una audiencia de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes titulada "Responsabilizar a los líderes universitarios y hacer frente al antisemitismo" en el Capitolio en Washington, EE.UU., el 5 de diciembre de 2023. REUTERS/Ken Cedeño

“Los testimonios de las presidentas de sus instituciones mostraron una total ausencia de claridad moral y pusieron de manifiesto el problemático doble rasero y la deshumanización de las comunidades judías que sus presidentes universitarios permitieron”, decía la carta.

“En este momento de crisis, exigimos que sus juntas directivas destituyan inmediatamente a cada una de estas presidentas de sus cargos y que presenten un plan de acción para garantizar que los estudiantes, profesores y docentes judíos e israelíes estén seguros en sus campus”, dice la carta.

La carta está firmada por 71 republicanos y tres demócratas.

Los representantes de las escuelas no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios sobre la carta.

En la audiencia del martes de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes de los EE.UU., la representante Stefanik de Nueva York interrogó a Magill, Gay y Kornbluth durante un intercambio sobre discursos antisemitas.

La presidenta de la Universidad de Harvard, Claudine Gay, la presidenta de la Universidad de Pensilvania, Liz Magill, la profesora de historia y estudios judíos de la American University, Pamela Nadell, y la presidenta del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Sally Kornbluth, asisten a una audiencia de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes titulada "Responsabilizar a los líderes universitarios y hacer frente al antisemitismo" en el Capitolio en Washington, EE.UU., el 5 de diciembre de 2023. REUTERS/Ken Cedeño
La presidenta de la Universidad de Harvard, Claudine Gay, la presidenta de la Universidad de Pensilvania, Liz Magill, la profesora de historia y estudios judíos de la American University, Pamela Nadell, y la presidenta del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Sally Kornbluth, asisten a una audiencia de la Comisión de Educación y Trabajo de la Cámara de Representantes titulada "Responsabilizar a los líderes universitarios y hacer frente al antisemitismo" en el Capitolio en Washington, EE.UU., el 5 de diciembre de 2023. REUTERS/Ken Cedeño

“Si el discurso se convierte en conducta, puede ser acoso”, respondió Magill. “Si es dirigido y grave y generalizado, es acoso”.

Kornbluth y Gay dieron respuestas similares, cada una diciendo que dependía del contexto.

Los videos de la audiencia se hicieron virales, provocando una mayor indignación entre las comunidades judías de las escuelas y un aumento de las peticiones de cambios en la dirección.

En una declaración en video publicada después de la audiencia, Magill dijo que debería haberse centrado más en la “maldad” de la apología del genocidio, en lugar de enmarcar el asunto como una cuestión de libertad de expresión en consonancia con la Constitución de EE.UU. y las tradiciones de debate en el campus.

“Quiero ser clara. Un llamamiento al genocidio del pueblo judío es amenazador, profundamente amenazador”, dijo Magill.

La presidenta de la Universidad de Pensilvania, Liz Magill, durante una audiencia con el Comité de Educación de la Cámara de Representantes, en el Capitolio, el 5 de diciembre de 2023 en Washington. (Foto AP/Mark Schiefelbein)
La presidenta de la Universidad de Pensilvania, Liz Magill, durante una audiencia con el Comité de Educación de la Cámara de Representantes, en el Capitolio, el 5 de diciembre de 2023 en Washington. (Foto AP/Mark Schiefelbein)

Gay se disculpó por sus declaraciones en la audiencia en una entrevista concedida el jueves al periódico estudiantil de Harvard.

“Me vi envuelta en lo que se había convertido, en ese momento, en un extenso y combativo intercambio sobre políticas y procedimientos”, declaró al periódico.

“Lo que debería haber tenido la presencia de ánimo de hacer en ese momento fue volver a la verdad que me guía, que es que los llamamientos a la violencia contra nuestra comunidad judía -amenazas a nuestros estudiantes judíos- no tienen cabida en Harvard, y nunca quedarán sin respuesta”.

El Comité Ejecutivo de la Corporación del MIT dijo en un comunicado el jueves que Kornbluth seguía contando con todo su apoyo.

“Ella ha hecho un excelente trabajo al frente de nuestra comunidad, incluyendo la lucha contra el antisemitismo, la islamofobia y otras formas de odio, que rechazamos totalmente en el MIT”, decía el comunicado.

Desde el atentado terroristas del 7 de octubre y el contraataque masivo de Israel en Gaza, los incidentes de antisemitismo e islamofobia, incluida la violencia, han aumentado en Estados Unidos y en otros lugares.

(Con información de Reuters)