Alerta en Estados Unidos por el aumento de la venta de cigarrillos electrónicos chinos que no fueron aprobados por la FDA

Estos productos dirigidos al público joven como Elf Bar, son altamente demandados por su bajo costo y sabores atractivos, a pesar de ser vendidos ilegalmente en Estados Unidos

Compartir
Compartir articulo
Adolescentes alrededor del mundo se enfrentan a la creciente ola de adicciones vinculadas a los cigarrillos electrónicos sin regulación. (Getty Images)
Adolescentes alrededor del mundo se enfrentan a la creciente ola de adicciones vinculadas a los cigarrillos electrónicos sin regulación. (Getty Images)

Una nueva generación de cigarrillos electrónicos que ha vuelto adictos a millones de adolescentes a nivel global está golpeando con fuerza el mercado estadounidense, con una comercialización que no cuenta con la autorización requerida por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés).

Estos productos, incluidos los populares de la marca Elf Bar y Lost Mary, están dirigidos al público joven con sabores como algodón de azúcar y limonada rosa en formatos desechables y asequibles, y están siendo vendidas ilegalmente, burlando las regulaciones estadounidenses destinadas a proteger la salud pública, especialmente la de los adolescentes.

Heaven Gifts, propiedad del magnate chino de 50 años, Zhang Shengwei, es quien está detrás de esta creciente ola de vapeo. Ha logrado posicionarse en el mercado internacional, incluidos Reino Unido y Europa, eludiendo en algunos casos las regulaciones gubernamentales.

Heaven Gifts desafía las prohibiciones y domina el mercado de exportación de vapes con su estratégica comercialización (REUTERS/Mike Blake)
Heaven Gifts desafía las prohibiciones y domina el mercado de exportación de vapes con su estratégica comercialización (REUTERS/Mike Blake)

Fundada en 2007, Heaven Gifts inicialmente operaba como exportadora y distribuidora de otros productos chinos para vapear, como las marcas Suorin y Smok. Conocido en los foros de vapeo en línea como “Wayne” en los primeros días del sector, a fines de los 2000, Zhang comenzó la empresa en un apartamento de Shanghai junto con cinco empleados, utilizando el cuarto de baño como su oficina.

La empresa intentó sin éxito inicialmente fabricar sus propios productos, pero rápidamente se destacó en la consolidación de relaciones con distribuidores, especialmente en el Reino Unido. En 2019, Zhang invirtió significativamente en la cadena de producción, incluyendo una participación del 14,6% en el fabricante Shenzhen Youme Technology, y en la fabricación de baterías, chips calefactores y líquido de nicotina.

Manteniendo su perfil bajo y un estilo de vestir sencillo, Zhang, aún conocido como Wayne, lidera un equipo que ha crecido de 200 a más de 700 miembros en el último año, enfocándose en un ambiente laboral internacional y amigable.

La venta ilegal de vapes dirigidos a jóvenes socava los esfuerzos por proteger la salud pública en Estados Unidos (REUTERS/Mike Blake)
La venta ilegal de vapes dirigidos a jóvenes socava los esfuerzos por proteger la salud pública en Estados Unidos (REUTERS/Mike Blake)

Prohibidos en China, vendidos en Estados Unidos

A pesar de que en China, donde se fabrica más del 90% de los dispositivos de vapeo del mundo, se prohibieron las ventas domésticas de vapes de sabores, Zhang enfocó su comercio en las exportaciones, una estrategia que le ha permitido competir con gigantes como Juul Labs y British American Tobacco.

Según datos de Euromonitor International, en China, después de la prohibición, las ventas de cigarrillos electrónicos disminuyeron de 2.900 millones de dólares en 2021 a 1.700 millones de dólares el año pasado, y se espera que continúen en descenso. En contraste, el valor de las exportaciones chinas de cigarrillos electrónicos y productos relacionados aumentó un 29,9% hasta alcanzar los 5.480 millones de dólares en la primera mitad de 2023 en comparación con el mismo período del año anterior.

En el gigante asiático, las medidas de cumplimiento han sido efectivas gracias al poder del gobierno comunista sobre empresas y la imposición de rigurosas sanciones, mientras que en Estados Unidos, la FDA aún lucha por regular los vapeadores con sabores ante el creciente uso entre los jóvenes. La FDA por su parte, requiere estudios extensos para autorizar productos de vapeo que demuestren ser beneficiosos para la salud pública, al ayudar a los adultos a dejar de fumar sin atrapar a nuevos usuarios en la adicción a la nicotina.

El aumento en la popularidad de marcas como Elf Bar entre jóvenes estadounidenses preocupa a defensores de la salud pública (AP Foto/Rebecca Blackwell)
El aumento en la popularidad de marcas como Elf Bar entre jóvenes estadounidenses preocupa a defensores de la salud pública (AP Foto/Rebecca Blackwell)

La venta de estos productos sin autorización de la FDA representa una problemática significativa, caracterizada por la rápida popularidad, en especial de la marca Elf Bar entre los adolescentes en Estados Unidos. Matthew Myers, antiguo presidente del grupo de defensa Campaña para Niños Libres de Tabaco, criticó el fracaso del gobierno para hacer cumplir la ley, lo que permite a empresas como Heaven Gifts obtener lucrativas ganancias y desfavorecer a quienes intentan actuar correctamente.

Según datos recopilados por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Elf Bar se convirtió en la marca de cigarrillos electrónicos desechables número uno en el país en diciembre de 2022, y sigue siendo la opción preferida por el 56,7% de los estudiantes de secundaria y preparatoria que vapean.

Un juego de alto contenido de nicotina y bajo costo

El Elf Bar, contiene volúmenes de líquido de nicotina considerablemente más altos en comparación con versiones anteriores de e-cigarrillos, como los de Juul. Estos nuevos productos son apreciados por su facilidad de uso y precio accesible, y están disponibles en una variedad de sabores que fueron restringidos para dispositivos basados en cápsulas en Estados Unidos desde 2020.

Un estudio revela que más del 20% de los jóvenes entre 11 y 17 años han probado productos como Elf Bar en 2023 en el Reino Unido (REUTERS/Mike Blake)
Un estudio revela que más del 20% de los jóvenes entre 11 y 17 años han probado productos como Elf Bar en 2023 en el Reino Unido (REUTERS/Mike Blake)

Antes de dichas normativas en Estados Unidos, Juul lideraba el mercado con sus dispositivos de “pods” con líquidos de nicotina en variedad de sabores populares entre adolescentes. A diferencia de los pods de Juul, que ofrecen alrededor de 200 caladas, algunos productos de Heaven Gifts prometen hasta 5.000 inhalaciones. Mientras un kit de inicio de Juul puede costar al menos 40 dólares, incluyendo cargador, dispositivo y un paquete de cuatro pods, los dispositivos de Zhang propietario de Heaven Gifts se venden comúnmente por aproximadamente 20 dólares.

Jacques Li, portavoz de Heaven Gifts, defendió en entrevista con CNBC que sus productos ayudan a fumadores adultos a dejar el tabaco y aseguró que la compañía está trabajando para hacer sus empaquetados menos atractivos para los jóvenes y eliminar algunos sabores. “Los cigarrillos electrónicos con sabores no deberían ser demonizados. No son malos” dijo.

El desafío en Europa

El incremento del vapeo en jóvenes en el Reino Unido ha suscitado alarma tras revelarse que más del 20% de los niños de entre 11 y 17 años probó los vapeadores desechables, como el popular Elf Bar, en 2023, según una encuesta publicada en junio por Acción sobre tabaco y salud (ASH), una organización británica de salud pública. Estas cifras marcan un ascenso desde aproximadamente el 14% en 2020.

Los dispositivos ofrecen sabores y precios que capturan el 56,7% del mercado estudiantil secundario y preparatoria (REUTERS/Sandra Sanders)
Los dispositivos ofrecen sabores y precios que capturan el 56,7% del mercado estudiantil secundario y preparatoria (REUTERS/Sandra Sanders)

La directiva de ASH, Hazel Cheeseman, critica a los fabricantes como Heaven Gifts porque asegura que “no se han tomado ni remotamente en serio que sus productos sean tan atractivos y tan ampliamente utilizados por menores de 18 años” dijo a CNBC. Lo que genera alerta, según la experta, es que las restricciones de nicotina en el Reino Unido y la Unión Europea hacen que productos como Elf Bar no satisfagan a muchos fumadores que buscan dejar el cigarrillo, pero sí tienen el potencial para atraer a no fumadores y posiblemente causar adicción.

La situación lleva un matiz diferente en Hungría, donde productos como Elf Bar son ilegales debido a leyes locales más estrictas que la normativa de tabaco de la Unión Europea. El líder de los esfuerzos antitabaco en Hungría, Tibor Demjen, acusa a los proveedores de vapes desechables de intentar “infiltrar a la joven población con nicotina”.

Como reacción, Heaven Gifts ha expresado prestar gran atención al asunto y apunta al contrabando ilegal de productos destinados a otros mercados como causa del problema en Hungría. A pesar de los esfuerzos, el gobierno húngaro ha ralentizado pero no detenido las ventas ilegales.