Una estudiante de 12 años creó un detector de incendios más efectivo que los convencionales

Diseñado para ser más accesible y sin necesidad de instalación, el dispositivo de Shanya Gill cuenta con un sistema que envía alertas de fuego por mensaje de texto utilizando tecnología térmica

Compartir
Compartir articulo
Shanya Gill, creó un dispositivo pionero en la detección de incendios. (Jessica Yurinko/Society for Science)
Shanya Gill, creó un dispositivo pionero en la detección de incendios. (Jessica Yurinko/Society for Science)

Un voraz incendio que consumió en su totalidad un restaurante cercano a su casa durante el verano de 2022 fue lo que motivó a Shanya Gill, una estudiante de 12 años, a crear un novedoso dispositivo de detección temprana de incendios que podría superar el rendimiento de los detectores de humo convencionales. El dispositivo utiliza imaginería térmica y un mini ordenador Raspberry Pi para identificar incendios y enviar alertas mediante mensaje de texto a los usuarios.

“Mi madre era muy precavida con los incendios domésticos, y a menudo tenía que volver a entrar en casa y comprobar si los quemadores de la cocina estaban encendidos justo cuando nos íbamos. Así que quise construir este dispositivo no sólo para aliviar el estrés de mi madre, sino también porque el mundo necesitaba un detector de incendios mejor” contó Shanya en entrevista con Fox News.

La estudiante de séptimo grado de la Miller Middle School en San José, California fue galardonada con el primer puesto en el Desafío para jóvenes innovadores de Thermo Fisher Scientific, tras competir entre 65,000 participantes y se hizo merecedora de una suma de USD 25,000, dinero con el planea introducir el dispositivo al mercado y donar parte de sus ganancias a organizaciones benéficas que asisten a víctimas de incendios.

El innovador sistema de Gill identifica fuentes de calor sin presencia humana y envía alertas inmediatas. (Jessica Yurinko/Society for Science)
El innovador sistema de Gill identifica fuentes de calor sin presencia humana y envía alertas inmediatas. (Jessica Yurinko/Society for Science)

El Desafío para jóvenes innovadores de Thermo Fisher Scientific es un concurso destinado a alentar y promover la innovación y la creatividad en jóvenes estudiantes interesados en la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (STEM). Es organizado por Thermo Fisher Scientific, una empresa global dedicada a suministrar equipamiento científico, servicios y software a laboratorios y a la industria farmacéutica y biotecnológica.

Así funciona

El dispositivo, que utiliza una cámara térmica económica y un pequeño ordenador, tiene la capacidad de identificar fuentes de calor y objetos calientes en tiempo real, como fuegos desatendidos. Al detectar un calor sin presencia humana durante un periodo continuo de 10 minutos, el sistema envía una notificación por mensaje de texto a los usuarios advirtiéndoles del posible peligro en su propiedad.

El sistema de Shanya no solo detecta incendios, sino que también advierte a las personas fuera del hogar de que han dejado elementos como quemadores de gas, chimeneas o velas encendidas sin vigilancia. “La idea de este proyecto era predecir los incendios con antelación y prevenirlos”, explicó Shanya al Washington Post, y contó que mientras trabajaba en investigaciones relacionadas con su dispositivo, le sorprendieron las estadísticas sobre incendios residenciales en Estados Unidos.

El detector de incendios de Shanya promete ser más efectivo y económico que los modelos tradicionales. (Jessica Yurinko/Society for Science)
El detector de incendios de Shanya promete ser más efectivo y económico que los modelos tradicionales. (Jessica Yurinko/Society for Science)

Según estimaciones de la Administración Nacional de Incendios, sólo durante 2021 se reportaron 353,500 incendios en edificios residenciales, que dejaron como saldo 2,840 muertes y casi USD 9,000 millones en daños. “Descubrí el gran problema que son los incendios. Decidí hacer algo al respecto” dijo al Post.

Shanya logró un margen de funcionamiento del 98% en la precisión de detección de fuegos no deseados, al tiempo que busca hacer su dispositivo más accesible, con un precio menor a USD 60 y sin necesidad de instalación. Mientras los detectores de humo tradicionales varían entre los 15 y los 150 dólares, con un costo promedio de instalación de 110 dólares para los modelos cableados, el nuevo dispositivo promete mayor eficacia y prontitud en la alerta de posibles incendios.

La creación de este innovador detector de incendios no fue nada fácil para Shanya, “tuve grandes contratiempos en mi proyecto, y casi todos estaban relacionados con el código”, dijo. “Tenía dos diseños, y el primero fracasó por completo. Fue un obstáculo muy grande que tuve que atravesar”. A pesar de un fallido diseño inicial, la perseverancia de Shanya y las pequeñas victorias la motivaron a mejorar sus habilidades de codificación y a persistir en su proyecto.

A pesar de enfrentarse a desafíos técnicos iniciales, la perseverancia de la estudiante permitió el desarrollo exitoso de su proyecto contra incendios. (Jessica Yurinko/Society for Science)
A pesar de enfrentarse a desafíos técnicos iniciales, la perseverancia de la estudiante permitió el desarrollo exitoso de su proyecto contra incendios. (Jessica Yurinko/Society for Science)

Creatividad y liderazgo

El dispositivo de Shanya llamó la atención en el certamen por su capacidad para identificar fuegos antes que los detectores de humo convencionales, según indicó Maya Ajmera, presidenta y directora ejecutiva de Society for Science y socia en la organización del desafío. “Tiene un dispositivo realmente interesante... detecta incendios antes que los detectores de humo”, comentó Ajmera a Business Insider.

La competencia en la que Shanya Gill sobresalió contó inicialmente con varios miles de aspirantes, según cifras reportadas por el Insider, 65,000 alumnos de secundaria a nivel nacional se inscribieron inicialmente en el concurso y compitieron a nivel regional. De ellos, alrededor de 6,000 fueron nominados para el concurso nacional, y solo 30 llegaron a ser finalistas, ubicando así a Gill y a sus compañeros entre el 0.04% superior de todos los competidores.

Los expertos que juzgaron a los estudiantes destacaron, además del proyecto en sí, el espíritu colaborativo y las habilidades de liderazgo de Gill. Durante la competencia se enfrentaron a retos sorpresa que evaluaron su capacidad para el trabajo en equipo y el pensamiento crítico. “Exhibió liderazgo, colaboración, gracia y habilidades de pensamiento crítico”, compartió Ajmera.

“No sólo tenía un proyecto brillante, sino que además llevaba consigo esas dotes de liderazgo y colaboración y sus retos y destacaba. Estamos impacientes por ver cómo será su trayectoria en los próximos 10, 20, 30, 40 años” dijo Ajmera.