Miami: importante hallazgo arqueológico en Brickell pone en riesgo proyecto inmobiliario

El desarrollador argentino Jorge M. Pérez, fundador de Related Group, ve en peligro la construcción de tres torres residenciales en el litoral de la ciudad con el descubrimiento de los restos de lo que fue un asentamiento de la tribu Tequesta, los pobladores originarios de la zona

Compartir
Compartir articulo
El sitio del descubrimiento fue construido hace unos 2.500 años y se cree que formó parte de un asentamiento Tequesta.
El sitio del descubrimiento fue construido hace unos 2.500 años y se cree que formó parte de un asentamiento Tequesta.

Un descubrimiento arqueológico en las excavaciones para una construcción en el barrio de Brickell, en Miami, puede poner fin a los planes de desarrollo de Related Group. Expertos independientes y la Oficina de Conservación Histórica de la ciudad han elaborado conjuntamente un análisis que concluye que el sitio es lo suficientemente importante como para merecer protección según las leyes locales.

Se cree que formó parte de un asentamiento de la tribu Tequesta y fue construido hace unos 2.500 años. Incluye miles de artefactos y restos humanos, con alguna evidencia de ocupación nativa que se remonta a hace 7.000 años. Los expertos sostienen que los descubrimientos de Brickell pueden constituir los más importantes de una serie de hallazgos arqueológicos realizados en la desembocadura del río Miami en los últimos 25 años.

Si las autoridades de conservación histórica de la ciudad aceptan las conclusiones de la presentación, se podría votar para lanzar una revisión de designación formal que congelaría los permisos y la construcción en la mayor parte de la propiedad hasta que se pueda tomar una determinación final sobre los méritos. El proceso que puede tomar semanas, e incluso meses.

El movimiento podría poner en peligro los planes a largo plazo de Related Group para construir tres rascacielos residenciales en el sitio, situado al oeste del puente de Brickell Avenue. La compañía pagó USD 104 millones por la propiedad en 2013 y recibió un préstamo de construcción de USD 164 millones para la primera fase del proyecto, una torre de apartamentos.

Jorge M. Pérez, fundador de Related Group, dijo que la compañía está desarrollando un plan de conservación. (EFE/Giorgio Viera)
Jorge M. Pérez, fundador de Related Group, dijo que la compañía está desarrollando un plan de conservación. (EFE/Giorgio Viera)

Si la junta de preservación finalmente aprueba la designación, podría requerir que Related Group conserve la totalidad o una parte del sitio, proporcione espacio de exhibición y acceso público a los artefactos en cualquier proyecto que construya, o tome otras medidas para proteger o resaltar su importancia arqueológica e histórica. Se espera que la compañía se oponga a la designación, y el fundador de la empresa, Jorge Pérez, calificó cualquier acción como “prematura” y “redundante”.

Pérez señaló en un comunicado que la compañía ya trabaja en un plan de conservación, asegurando su compromiso de llevar a cabo “un proyecto que enriquezca el área brindando acceso público al litoral y honre debidamente la historia del sitio”. Sin embargo, los opositores al desarrollo dicen que una promesa de la compañía no es suficiente y quieren que el sitio sea legalmente conservado en su totalidad.

Equipos de arqueólogos han estado excavando en silencio y con esmero durante al menos 16 meses en una de las dos parcelas donde Related Group planea construir, desenterrando unos 350 hoyos para postes tallados en el lecho de piedra caliza que probablemente marcan los cimientos de estructuras prehistóricas. Hasta ahora, la excavación se ha llevado a cabo en el sitio de la antigua sede de la Aduana de los Estados Unidos. Un segundo edificio que alberga el restaurante Capital Grille, en el 444 Brickell, todavía está en pie, pero eventualmente sería demolido y excavado.

Los hallazgos en el sitio relacionado también demuestran que el pueblo de los Tequesta en el río, el asentamiento principal de la tribu, era más grande de lo que se creía. Los relatos españoles ubicaban el asentamiento solo en la orilla norte del río, pero los hallazgos indican que en su apogeo se extendía en ambas orillas del río.

El reciente hallazgo ofrece evidencia de una ocupación nativa en Miami desde hace 7.000 años.
El reciente hallazgo ofrece evidencia de una ocupación nativa en Miami desde hace 7.000 años.

Entre los descubrimientos en el sitio se encuentran orificios para postes excavados en el lecho rocoso para sostener edificios y pasarelas, así como huesos y caparazones de animales, semillas y madera, fragmentos de cerámica y herramientas de piedra que se utilizan para fabricar canoas y estructuras de madera. Los nuevos hallazgos de animales son probablemente evidencia de antiguas fiestas y ceremonias en el sitio.

Los materiales han sido transportados para su almacenamiento en más de 2.000 cajas de seguridad, y se espera que cientos más se llenen para cuando se complete la excavación.

La Asociación de Propietarios de Viviendas de Brickell, que apoya la designación, cree que la ciudad debería hacer cumplir su código y tener un plan para preservar el sitio. Robert Rosa, representante del Movimiento Indígena Estadounidense y la Confederación Unida del Pueblo Taíno, que ha estado reuniendo apoyo para la preservación entre los grupos nativos americanos, dijo que muchos ancianos tribales piensan que los lugares de entierro indígenas no deben ser perturbados. “Queremos que cese la profanación”, expresó Rosa a The Miami Herald.

El destino del sitio ahora está en manos de la Junta de Conservación de la ciudad, que debe decidir si aprueba la designación y protege el sitio de un mayor desarrollo o permite que Related Group continúe con sus planes para la propiedad. Si la junta decide que se trata de patrimonio arqueológico, tendría la autoridad para exigir a la desarrolladora que reserve espacios abiertos o incorpore exhibiciones y acceso público en su proyecto.

En 1998 el arqueólogo Robert S. Carr, entonces el director de la Miami-Dade Historic Preservation Division, descubrió lo que hoy conocemos como el Miami Circle, otro importante hallazgo de la presencia tequesta en la cercanía del actual.
En 1998 el arqueólogo Robert S. Carr, entonces el director de la Miami-Dade Historic Preservation Division, descubrió lo que hoy conocemos como el Miami Circle, otro importante hallazgo de la presencia tequesta en la cercanía del actual.

SEGUIR LEYENDO: