300 mallorquines 'toman' una cala para protestar contra la masificación turística

Guardar

Nuevo

(Actualiza la NA7069 con más información)

Santanyí (Mallorca), 16 jun (EFE).- Unos 300 mallorquines han ocupado este domingo la pequeña cala del Caló des Moro, en el municipio de Santanyí, en el sureste de la isla, para protestar contra la masificación turística que vive la isla y reivindicar el disfrute del territorio por parte de los residentes.

La protesta, organizada por la plataforma 'Mallorca Platja Tour', ha sido convocada bien temprano, a las 8:00 horas, para adelantarse a la presencia de los miles de turistas que acuden cada semana a este lugar natural privilegiado por su belleza y la claridad del agua.

Los asistentes han desplegado dos carteles grandes con los lemas 'OcupemosNuestrasPlayas' y "Ya es hora de parar", mientras que algunos llevaban pequeñas pancartas donde se leía 'SOS Residents', al tiempo que han coreado frases como "Quien estima Mallorca no la destruye".

Algunos de los participantes en esta manifestación han aclarado que en ningún caso es una protesta contra los turistas que visitan la isla, sino contra un modelo turístico "masificado".

Como este acto no contaba con autorización oficial, agentes de la Guardia Civil, acompañados de la Policía Local, han identificado a varios de los participantes.

Esta semana, la alcaldesa de Santanyí, Maria Pons, ha declarado que "ya es hora" que el Caló des Moro "descanse ya" de la visita de miles de personas y que "descansen también" los vecinos de Es Llombars y Cala s'Almunia.

Pons ha dejado claro que el ayuntamiento "nunca" se opondrá a las personas que quieran visitar el Caló des Moro, pero ha rechazado las aglomeraciones continuas que se vienen registrando en los últimos años y ha defendido una asistencia al lugar de manera "escalonada y normal".

La primera edil se ha mostrado contraria a la continua publicidad internacional que se hace de esta zona de Mallorca en las redes sociales porque los turistas tienen que recorrer a pie y a pleno sol cuatro kilómetros y, después, hacer una cola de "tres o cuatro horas" para bajar a la cala. "Esto está rozando lo absurdo", ha considerado Pons.

Para tratar el problema de la congestión turística en el archipiélago, la presidenta del Govern, Marga Prohens, comparecerá el jueves en un pleno extraordinario que celebrará el Parlament.

En concreto, Prohens explicará la reciente creación de la 'Mesa para el pacto social y político para la sostenibilidad económica, social y ambiental de las Islas Baleares". EFE

ja/ros

(foto) (vídeo)

Guardar

Nuevo