Socios del Gobierno llevan hoy al Congreso sus críticas a la inversión de 1.130 millones para material militar

Guardar

Nuevo

infobae

Podemos y Bildu, socios parlamentarios habituales del Gobierno, tienen previsto confrontar con la ministra de Defensa, Margarita Robles, en la sesión plenaria de este miércoles a cuenta de la inversión de casi 1.130 millones de euros destinados a gasto militar aprobada por el Ejecutivo. El Consejo de Ministros dio luz verde al montante para adquirir material militar después de que el presidente, Pedro Sánchez, pidiera incrementar el gasto en Defensa y a pesar del rechazo que esta elevación suscita en el ala minoritaria del Gobierno de coalición y en gran parte de los socios parlamentarios habituales, como Bildu, Podemos, ERC o BNG. De hecho, Sumar se opuso a esta inversión y trasladó que formuló objeciones para que el montante no se aprobara en la reunión. Y precisamente la formación 'abertzale' y el ex socio de Gobierno del PSOE llevarán este tema a la sesión en la Cámara Baja. El diputado de Bildu Jon Iñarritu preguntará a Robles en la sesión de control si la elevación del gasto en Defensa está en consonancia con las necesidades de la ciudadanía. "¿Considera que aumentar el gasto militar en 1.130 millones de euros responde a las necesidades ciudadanas?", reza la pregunta registrada. DINERO PARA LA GUERRA O PARA SERVICIOS PÚBLICOS De su lado, Podemos interpelará a la titular de la cartera de Defensa para abordar "la política general del Gobierno sobre la evolución del gasto militar". En rueda de prensa este martes en el Congreso, el coportavoz de Podemos, Javier Sánchez Serna, ha señalado que la intención de los 'morados' es debatir sobre "los gastos extraordinarios que se destinan a la compra de material de guerra". Según ha explicado, es "falso" que España "tenga un gasto comparativamente bajo en materia de defensa" y que a este ámbito se destina más que al Ministerio de Sanidad, por lo que piensan preguntar a Robles "cuáles son las cifras reales". "Sabiendo la realidad de las cifras, podremos tener un debate sobre cuáles son las prioridades de un Gobierno supuestamente progresista: si más dinero para material de guerra o más dinero para servicios públicos y para el bienestar de las mayorías sociales", ha indicado. A juicio de Podemos, el Ejecutivo "sigue a pies juntillas los planes bélicos de Estados Unidos y de la OTAN y que, por supuesto, se está preparando para un rearme a escala continental y para una escalada bélica que van a padecer fundamentalmente los pueblos de Europa", algo a lo que, según ha hecho hincapié el diputado, ello se oponen. Las inversiones en Defensa y los temas relacionados eran uno los puntos que más tensionaban la relación entre los de Ione Belarra y el ala socialista del Gobierno en la legislatura pasada y Sumar sigue esta estela. No obstante, las críticas no se circunscriben únicamente a los socios y el PP también sacará a colación este tema. El diputado 'popular' Esteban González Pons preguntará a Robles en la sesión de control "qué capacidades militares" se van a financiar con el dinero aprobado, puesto que el Ejecutivo no ha entrado en detalles sobre cómo se desglosará la partida y menciona únicamente diverso material para el refuerzo de capacidades de diversos sistemas de armamento, material, munición y equipamiento militar". EL BNG CREE QUE DEFENSA YA SUPERA EL 2% DEL PIB En términos similares a Podemos se ha expresado este viernes el diputado del BNG, Néstor Rego, que cree que el gasto militar en 2023 superó el 2,2% del PIB y no se situó en el 1,2%, que es el dato oficial que da el Ejecutivo. En rueda de prensa en el Congreso, el diputado del BNG ha explicado que "análisis rigurosos" muestran que existe un gasto militar "disimulado u oculto" en otros ministerios. Al desglosar sus datos, Rego concluye que España gastó entre 27.600 millones y 28.000 en Defensa en el año 2023, una cifra "absolutamente exorbitante". Asimismo ha querido recordar que el gasto militar implica dejar de invertir en políticas "mucho más necesarias y urgentes". Por todo ello, cree el aumento del gasto es una línea de actuación "equivocada" e "inscrita dentro de las políticas belicistas que impulsa la OTAN comandada por Estados Unidos, que responden al interés precisamente del imperialismo norteamericano y que hacen que cada vez la implicación en esa escala belicista del Estado español sea mayor". Por último, ha pedido al Gobierno "cambiar de rumbo" y apostar por políticas de paz en vez de por políticas belicistas. LA JUSTIFICACIÓN DEL GOBIERNO El Ejecutivo esgrime que el material militar, destinado a "reforzar" las capacidades de las Fuerzas Armadas, es necesario en el actual contexto de "alta volatilidad, incertidumbre e inestabilidad". "Es necesario realizar un esfuerzo urgente de las capacidades militares al objeto de incrementar la reserva estratégica disponible", justifica. La propia Robles defendió la inversión, alegando que "invertir en Defensa es invertir en paz". Sostuvo que este dinero va a parar a políticas de disuasión, actuaciones que "muchas veces son civiles o duales" y para la creación de puestos de trabajo. En esta línea, quiso remarcar "el compromiso del Gobierno por la paz".