Nippon Steel y U.S. Steel defienden su acuerdo en respuesta a la oposición de Biden

Guardar

Nuevo

Tokio, 18 abr (EFECOM).- La siderúrgica nipona Nippon Steel y la estadounidense United States Steel defendieron este jueves su acuerdo para la compra de la segunda por parte de la primera en respuesta a unas declaraciones del presidente estadounidense, Joe Biden, en las que volvió a mostrar su oposición a la operación.

"La colaboración entre U.S. Steel y Nippon Steel es la combinación correcta para asegurar que U.S. Steel continúe siendo una compañía icónica americana por muchas generaciones", señalaron ambas firmas en un comunicado conjunto publicado este jueves.

En la víspera, Biden aseguró que U.S. Steel, que llegó a ser ejemplo del poderío industrial nacional, "debe seguir siendo totalmente una empresa estadounidense", en referencia a la oposición de su administración a la venta de la compañía a su competidora nipona.

En su opinión, la empresa debe seguir siendo propiedad de capital estadounidense, operada por estadounidenses y con empleados sindicados.

Biden hizo estas declaraciones durante un mitin en los cuarteles generales del sindicato de los trabajadores de la siderurgia en Pittsburgh (Pensilvania), conocida como la "ciudad del acero", en el que también anunció que triplicará los aranceles que ya pesan sobre el acero y el aluminio procedentes de China.

En su comunicado, Nippon Steel y U.S. Steel afirmaron que una vez que se complete la transacción, la sede de la firma estadounidense permanecerá en Pittsburgh, y que su nombre seguirá siendo el mismo, así como que sus productos "seguirán siendo fundidos y hechos en América".

El pasado diciembre Nippon Steel llegó a un acuerdo para la adquisición por 14.900 millones de dólares de la empresa fundada hace 122 años.

La Casa Blanca señaló entonces que la transacción requería un examen cuidadoso, a tenor del papel que U.S. Steel desempeña en la fabricación de productos esenciales para el país y su defensa.

Nippon Steel, que aspira a completar la adquisición antes del próximo septiembre, reiteró que la transacción "ofrecerá claros beneficios" tanto a los clientes como a los trabajadores sindicados y no sindicados de la firma estadounidense, además de "al sector estadounidense del acero en su conjunto" y a este país.

El acuerdo también permitirá "producir acero más avanzado y medioambientalmente sostenible" para los clientes domésticos, lo que "reforzará la resistencia de la industria americana frente a las amenazas de China" y "apoyará la alianza crucial de Estados Unidos con Japón".

En la misma línea, el ministro portavoz del Ejecutivo, Yoshimasa Hayashi, dijo hoy en rueda de prensa que la cooperación estrecha entre Tokio y Washington "es imprescindible para llevar a cabo el crecimiento económico, incluyendo las inversiones mutuas".

La junta de accionistas de U.S. Steel aprobó la semana pasada el acuerdo para su adquisición por parte de la firma nipona, aunque para que la operación se materialice, es necesario que sea aprobada por el Comité de Inversión Extranjera de Estados Unidos. EFECOM

ahg-yk/jlm