Desarticulado un grupo dedicado al robo de jugueterías de 4 provincias, con 6 detenidos

Compartir
Compartir articulo

Zaragoza, 16 mar (EFE).- Efectivos de la Policía Nacional han desarticulado un grupo criminal dedicado al robo mediante el método del 'encalomo' en jugueterías de las provincias de Zaragoza, Madrid, Málaga y Granada y que ha propiciado la detención de seis personas, aunque la investigación sigue abierta y no se descartan más arrestos.

A los detenidos, afincados en la Comunidad de Madrid, se les atribuyen 14 robos -11 de ellos en jugueterías- entre 2020 y 2024 en los que obtuvieron un botín de unos 150.000 euros, según ha explicado este martes el jefe superior de Policía de Aragón, Florentino Marín, en una rueda de prensa para informar sobre el desarrollo de la denominada operación Lightyear.

La investigación comenzó en noviembre de 2020 a raíz de dos robos en sendos establecimientos del centro comercial Puerto Venecia de Zaragoza, en los que se apoderaron de 15.000 euros en cada uno.

Con el método del 'encalomo', el delincuente se oculta en el lugar del robo antes del cierre del establecimiento. Una vez finalizada la jornada laboral, y aprovechando la ausencia del personal, abandona su escondite y fuerza la caja fuerte para hacerse con el dinero depositado en su interior.

Se trata de un sistema "tremendamente eficaz y sencillo", como ha apuntado el jefe del grupo de Delincuencia Itinerante, Gonzalo de Miguel, quien ha incidido en la dificultad a la que se han enfrentado los investigadores para dar con el sospechoso principal, el jefe del grupo y quien se encargaba de marcar el objetivo, dado que utilizaba una máscara de látex "de gran calidad y realismo".

Por ello, resultó "determinante" que se pudiera encontrar una videograbación de un centro comercial de Granada, en la que se observa al sujeto efectuando las mismas labores de marcaje y búsqueda de 'encalomo' y donde fue un guardia de seguridad el que pudo desenmascarar al individuo, autor intelectual de este método.

Un delincuente del que ya se sospechaba, porque, como ha apuntado De Miguel, cuenta con más de 64 antecedentes policiales, que está "obsesionado con su seguridad y siempre pendiente de que pueda ser detenido" y quien estudia todas las diligencias policiales para poder evolucionar en sus actividades delictivas.

La comisión de los robos consistía en tres fases, en cada una de las cuales los investigados tenían claramente delimitadas sus funciones con el objetivo principal de conseguir una ubicación adecuada para que el experto en abrir cajas fuertes pudiera esconderse hasta que cerrara el comercio, que abandonaba por la puerta de emergencia tras hacerse con el botín.

Era un grupo activo que había perfeccionado su actividad y funcionaba todo el año, aunque con mayor incidencia en la época de Navidad por la mayor afluencia de público a los comercios y una mayor recaudación.

La fase operativa, con los autores identificados, se desencadenó el pasado 21 de marzo en Madrid, con un registro en el domicilio del jefe, donde se intervinieron diversos útiles y elementos para la apertura de cajas fuertes y puertas de acceso, como inhibidores, balizas, más de 5.000 euros en efectivo y numerosos teléfonos móviles.

Al jefe del grupo se le imputa también blanqueo de capitales mediante la adquisición de vehículos de alta gama, hasta ocho, de los que cuatro los puso a nombre de su hija menor de edad. Al resto de integrantes se les acusa de robo con fuerza y pertenencia a grupo criminal.

Todos ellos fueron puestos en libertad con cargos tras pasar a disposición judicial.

Los investigadores tienen identificados a otros seis presuntos participantes en este tipo de robos, de los que uno fue expulsado de España y cuatro ya han salido del territorio nacional. EFE

mrl/ipl/ros

(foto)