Desarticulada una banda que ha estafado 645 millones con plantas de cannabis

Guardar

Nuevo

Madrid, 13 abr (EFE).- La Policía Nacional ha detenido a una decena de personas pertenecientes a Juicy Fields, una organización criminal que habría estafado 645 millones de euros en al menos 35 países, entre ellos España, Alemania y Francia, mediante la falsa inversión en plantas de cannabis de uso medicinal.

En un comunicado, la Policía Nacional indica que la operación se ha ejecutado en colaboración con Europol y Eurojust, y en ella han participado agentes de varios países, entre ellos Estados Unidos, Reino Unido y la República Dominicana.

La Audiencia Nacional investigaba desde septiembre de 2022 a Juicy Fields, después de que el juez Manuel García Castellón admitiera a trámite una querella contra esta sociedad, que ofrecía rentabilidades de hasta el 65 % a inversores en cultivos de marihuana con usos medicinales.

En total hay nueve personas detenidas en España, y se han bloqueado cuentas bancarias por valor de 58.600 euros, 116.300 euros en criptomonedas y 106.000 euros en efectivo, así como diez bienes inmuebles por valor de 2,6 millones de euros.

Tras el análisis de las cuentas vinculadas a la organización, se ha constatado que Juicy fields recibió 417 millones de euros de inversores de varios países, aunque no es posible saber el importe exacto dado que muchas víctimas no han denunciado, señala la Policía en un comunicado.

Los estafadores operaban a través de una plataforma de inversión fraudulenta y habrían cometido un delito en masa de estafa con víctimas de al menos 35 países, realizando una fuerte inversión en campañas publicitarias y presencia en eventos y ferias cannábicas, con el objetivo de ofrecer confianza para la captación de clientes.

La Policía Nacional ha abordado el operativo en el marco de un equipo conjunto de investigación con la Policía de Berlín y la Gendarmería de Francia, indica el comunicado.

En la operación se han intervenido joyas, obras de arte y vehículos de alta gama, así como material informático y diversa documentación, a lo que hay que añadir el bloqueo, al inicio de la investigación, de 4,5 millones de euros en una cuenta que la organización tenía en Chipre y cuatro cuentas con 23 bitcoins valoradas en 1,4 millones de euros.

El modelo de negocio que ofrecía esta organización, cuyos cabecillas son ciudadanos rusos, consistía en utilizar el capital transferido de los inversores a los socios cultivadores para financiar el cultivo de plantas de cannabis; una vez cosechada la plantación, cuya duración varía dependiendo del tipo de planta de marihuana cultivada, el socio o “partner” vendería el producto y la plataforma recibiría una parte del beneficio que, posteriormente devolvería al inversor.

Con este sistema prometían a las víctimas beneficios de entre el 70 % y el 168 % al año, según la especie de cannabis en la que se invirtiera.

Al tratarse de una estafa piramidal o de tipo “Ponzi”, la red necesitaba promocionar la inversión en el producto, de ahí la gran cantidad de recursos que destinaban a publicidad y promoción en las que se mostraban coches de lujo, fiestas en hoteles y videoclips musicales.

Además, para facilitar la captación de clientes y ofrecerles confianza, la plataforma contaba con una red de oficinas físicas en diferentes ciudades de Europa (Valencia, Berlin, Zúrich, Ámsterdam y Lisboa), desde la que atendían a los inversores y organizaban visitas a plantaciones reales de cannabis legal, supuestamente socios de esta plataforma.

Sin embargo, estas plantaciones –ubicadas en Colombia, Dinamarca y Portugal- llegaron a firmar acuerdos con la plataforma y a exhibir su publicidad pero nunca hubo inversión real en las cosechas.

Los agentes de la UDEF de la Policía Nacional han comprobado que los fondos captados a las víctimas no se reinvertían en cannabis medicinal, sino que parte se destinaba a pagos parciales a las víctimas, otra parte al marketing y una gran parte al enriquecimiento de los investigados.

La mayor parte del dinero de los inversores se ocultaba en un complejo entramado de cuentas bancarias y exchanges de criptomonedas, titulados por sociedades pantalla y testaferros de Europa del Este.

Desde España, se han emitido un total de cinco Órdenes Europeas de Detención y Entrega (OEDE), dos Órdenes Europeas de Investigación (OEI) así como dos Comisiones Rogatorias Internacionales.

Asimismo se han realizado un total de 36 entradas y registro en domicilio (8 a instancia de España y 27 a instancia de Alemania), en Letonia; República Dominicana; España; Estonia; Reino Unido; Portugal; Alemania, y Polonia. EFE

eyp/aam