Sumar quiere que la dirigente comunista Dolores Ibarruri 'Pasionaria' tenga un cuadro en el Congreso

Guardar

Nuevo

infobae

Sumar quiere que la histórica dirigente comunista Dolores Ibarruri 'Pasionaria' sea la protagonista de uno de los nuevos retratos circulares que se van a instalar en el Congreso para homenajear a diputadas ilustres. La Mesa del Congreso pidió hace dos semanas a los grupos parlamentarios que propusieran nombres de parlamentarias relevantes de la historia de España para que su efigie luzca en los tondos que hay repartidos por el Palacio de la Carrera de San Jerónimo. Fue la presidenta del Congreso, Francina Armengol, la que, viendo la escasez de obras dedicadas a mujeres que hay en la institución, planteó ampliarla dedicándoles nuevos retratos circulares, conocidos como tondos. CORREGIR LA HEGEMONÍA DE RETRATOS DE HOMBRES La presencia de la mujer en las paredes del Palacio del Congreso, excluyendo a reinas, se limita a los retratos de las presidentas de la Cámara (Luisa Fernanda Rudi, que presidió entre 2000 y 2004, fue la primera y Armengol es la cuarta) o las imágenes de la diputada de la II República Clara Campoamor, impulsora del voto femenino. La colección de tondos del Congreso, dedicados a políticos relevantes en su mayoría del siglo XIX, ya se amplió en 2011 cuando, bajo la presidencia del socialista José Bono, se instalaron los del presidente de la II República Manuel Azaña y del primer jefe del Ejecutivo tras la dictadura, Adolfo Suárez. Sumar quiere que una de las homenajeadas sea 'Pasionaria', dirigente comunista durante la Guerra Civil, que fue secretaria general del partido en el exilio, entre 1942 y 1960. La política vasca fue elegida diputada por Asturias en febrero de 1936 y mantuvo su escaño casi hasta el final de la Guerra Civil. Después, ya en la Transición, volvió al Congreso por la misma circunscripción, gracias a las generales de 1977, las primeras tras la muerte de Franco. El otro nombre propuesto por Sumar es el de Margarita Nelken, también diputada de la Segunda República y la única que consiguió su reelección en las tres legislaturas de la II República como miembro del PSOE. NELKEN, KENT Y CAMPOAMOR Nelken compartía una postura muy cercana a la también socialista Victoria Kent respecto al sufragio femenino: a su juicio, poner el voto en manos de las mujeres en aquel momento en España era "realizar uno de los mayores anhelos del elemento reaccionario". De su lado, el PSOE ha sugerido el nombre de la abogada y 'madre' del voto femenino Clara Campoamor, que tuvo escaño por el Partido Radical, así como el de su famosa oponente en el debate sobre la necesidad de reconocer el sufragio universal, Victoria Kent. Kent era partidaria de que las mujeres pudieran votar, pero defendió la necesidad de aplazar el reconocimiento de ese derecho con el argumento de que había que proteger a la República. Su temor era que el voto de las mujeres se viera influido por el deseo de su maridos y de los curas. El PSOE también quiere un tondo para sus diputadas elegidas en la legislatura constituyente Carmen García Bloise, Carlota Bustelo y Marta Ángela Mata Garriga. PRIMERA DIRECTORA DEL INSTITUTO DE LA MUJER García Bloise fue diputada por Madrid entre 1977 y 1994, Carlota Bustelo ocupó su escaño hasta 1979 y después se convirtió en la primera directora del Instituto de la Mujer, cargo que ocupó entre 1983 y 1988. De su lado la pedagoga y diputada del PSC Marta Mata estuvo en el Congreso hasta 1980 y después fue senadora, diputada en el Parlament y concejala en Barcelona. El PP ha propuesto a Soledad Becerril, que fue primera ministra de esta etapa democrática. En concreto se puso al frente del Ministerio de Cultura en el Gobierno de su compañero de Unión de Centro Democrático (UCD) Adolfo Suárez. Después, ya en el PP, fue la primera alcaldesa de Sevilla, la primera Defensora del Pueblo y tuvo escaño entre los años 2000 y 2004, cuando fue vicepresidenta tercera de la Cámara. La que fuera ministra de Agricultura con José María Aznar, Loyola de Palacio, es otra de las mujeres a las que el PP quiere homenajear con un tondo. Fue senadora y diputada y también vicepresidenta y comisaria europea. Además, el PP sugiere el nombre de Nona Inés Vilariño, diputada de UCD por La Coruña en las legislaturas constituyente y la primera y de la también gallega María Victoria Fernández España, primera mujer con un puesto en la Mesa del Congreso, de la que fue vicepresidenta tercera en la constituyente y tuvo escaño hasta 1986.