El rey, Sánchez y Aragonès abren un MWC con cifras de prepandemia y la IA de protagonista

Compartir
Compartir articulo

L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), 26 feb (EFE).- El rey, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el de la Generalitat, Pere Aragonès, han dado este lunes el pistoletazo de salida a un MWC que cumple 18 años en Barcelona y que se presenta con cifras de la etapa prepandemia y con la inteligencia artificial como principal protagonista.

Tras la cena de bienvenida de anoche, Felipe VI, Sánchez y Aragonés han vuelto a encabezar juntos la comitiva de la inauguración de la mayor feria de tecnología móvil del mundo en la Fira de Barcelona en la Gran Via de l'Hospitalet, a la que este año se ha sumado el presidente de Paraguay, Santiago Peña.

En su mayoría de edad, el popularmente conocido como Mobile ha recuperado a una buena parte de los congresistas asiáticos, perdidos durante los años de la crisis de la covid-19, hasta alcanzar los 2.400 expositores.

Aunque la GSMA, la patronal de los operadores de telefonía móvil que organiza el congreso, apuntó en la presentación del evento que se esperaban unos 95.000 asistentes, en los últimos días, su consejero delegado, John Hoffman, ha deslizado que se podría rebasarse de nuevo el listón de los cien mil visitantes de más de 200 países -el récord está en los 109.000 asistentes de 2019-.

En el plano protocolario, se ha repetido la escena de otros años y Aragonés ha rehuido participar en el recibimiento al rey al ferial, al igual que su vicepresidenta, Laura Vilagrà, y la presidenta del Parlament, Anna Erra, de Junts.

Ha sido en el interior del pabellón cuando el jefe del Govern ha saludado con cordialidad al monarca con las cámaras de testigo y se ha sumado a la foto oficial con Sánchez antes de participar en una reunión para conocer novedades del congreso.

Tras la conferencia, el rey, Sánchez y Aragonés se han separado y cada uno ha desarrollado una agenda propia, como ya hicieron el pasado año.

Con los ministros Jordi Hereu y José Luis Escrivà, el rey ha arrancado su gira por el expositor de la ciudad de Barcelona acompañado por su alcalde, el socialista Jaume Collboni, y ha seguido por el de España y del de GSMA.

En el de la patronal, se ha subido a un prototipo de coche eléctrico de última generación que está diseñando un consorcio europeo, formado entre otras empresas por Renault y Orange.

"Asusta", ha comentado el rey de manera desenfada al comprobar las prestaciones tecnológicas con las que cuenta y las que se pretende instalar, por lo que aún no está a la venta en el mercado.

No obstante, don Felipe no ha ocultado su deseo de "comprar" algún día el vehículo, según ha comentado a los periodistas el representante del consorcio que le ha dado las explicaciones mientras ocupaba el asiento de piloto.

En este mismo espacio y junto al exministro de Ciencia e Innovación y primer astronauta español que viajó al espacio, Pedro Duque, el rey ha sido testigo de la tecnología 5G implementada por la Agencia Europea del Espacio.

El jefe del Estado ha proseguido su ruta por los expositores de Orange, Telefónica y Vodafone para conocer algunas de las novedades que estos operadores presentan en la feria, en especial, centradas en la inteligencia artificial.

En Telefónica, ha conocido la maqueta de una cadena de producción de llaveros corporativos dirigida por dos robots con la que se busca automatizar el proceso de fabricación y hacerlo más sostenible y de calidad.

También ha observado una demostración de dos personas jugando al balón prisionero provistas de gafas tecnológicas y de un chaleco cuya objetivo es lograr sentir de manera virtual.

Como en las últimas ediciones, don Felipe ha mantenido un almuerzo con directivos de GSMA y de empresas tecnológicas en el Palacete Albéniz, la residencia de la familia real en Barcelona.

En paralelo, Pedro Sánchez ha mantenido encuentros con directivos de Meta, Ericsson y Nokia antes de viajar a París para asistir a la conferencia de ayuda a Ucrania. EFE

jd-cpg/jlg

(foto) (vídeo)