Tres décadas esperando una vacante que permita tener una caseta en la Feria de Abril

Compartir
Compartir articulo

Fermín Cabanillas

Sevilla, 22 feb (EFE).- Las cinco entidades que se han hecho con una caseta en la Feria de Abril de Sevilla una vez que el PSOE ha perdido la suya, llevaban una media de 27 años esperando que se produjese una vacante, lo que da una idea de la fidelidad que hay en la capital andaluza a la hora de intentar tener un hueco propio para disfrutar de su feria.

Es cierto que el hecho de que sea un partido político el afectado le ha dado más resonancia a que se haya quedado vacante un hueco por no llegar a tiempo al pago de la tasa de renovación, pero solo ha elevado a público algo que han sufrido otras personas y entidades, que, igual que los socialistas, han acudido a los tribunales para intentar revertir la situación.

En este caso hay una ordenanza muy clara y si no se paga a tiempo la tasa se pierde el derecho a levantar la caseta, por mucho que a estas alturas se tengan contratados todos los servicios, que en la mayoría de los casos se cierran antes de las fiestas navideñas.

Con todo, en una feria que data de 1846, hay familias que llevan más de 150 años pasando la caseta de generación en generación, pagando su tasa anualmente y asegurándose de no perderla cada año, y, si no es así, viendo como pierden el terreno y pasan a su sitio los suplentes correspondientes.

La del PSOE estaba compuesta por cinco módulos, y lo que marca el reglamento es que se sortee la caseta entre la lista de espera más antigua, un sorteo que ha premiado a “Los Oligoides”, “Entre farolillos”, “El Bocao”, “Supercinco” y “Los Mojaos”, para disfrutar de la feria en esa ubicación.

Es cierto que no hay una lista de espera concreta, sino distintas categorías, y, por ejemplo, está el grupo de “familiares”, “entidades” o “licencias perdidas”, de modo que “Los Oligoides”, “Entre farolillos” y “El Bocao”, llevaban 29 años esperando, “Supercinco” llevaba 30 y “Los Mojaos” hacía 23 que se había apuntado.

Otro matiz es que no hay que pagar cada año la renovación mientras se espera pacientemente que haya una vacante, sino que se paga una tasa inicial al darse de alta en la lista de espera, y para hacerse con una caseta solo se tiene que dar la casualidad de que se haya pagado la tasa en el mismo año que hay un sitio libre, contando la antigüedad desde el año que pagó la primera tasa.

En el caso de la caseta del PSOE había 12 grupos de personas que cumplían los mismos estándares de años en espera, de modo que siete se han quedado fuera del resultado final y ahora tienen que esperar una mejor oportunidad.

Otra cosa es lo que supone para un grupo de personas organizar una caseta de la Feria de Abril en las ocho semanas que quedan para empezar la gran cita festiva de los sevillanos, porque los preparativos se realizan con meses de antelación, además de las reuniones de los componentes para coordinar todo antes de que arranque la fiesta con el encendido del alumbrado, previsto este año para las cero horas del domingo 14 de abril.

Por ahora, el PSOE anuncia recurso y visita a los tribunales para recuperar su caseta, pero el Ayuntamiento dice que aunque la recuperase, algo bastante improbable, no podría levantar su caseta por falta de sitio físico en el recinto ferial, de modo que se abre otro debate sobre si la fiesta debe trasladarse a otro sitio en el que tengan cabida las cientos de entidades y familias que esperan que haya una vacante de nuevo. EFE

1010626

fcs/fs/oli

(foto)