Pontón afirma que "los grandes cambios no son fáciles" y hay un "caudal de esperanza": "Hoy no acaba nada"

Compartir
Compartir articulo
infobae

La candidata del BNG a la Presidenta de la Xunta, Ana Pontón, ha afirmado que "los grandes cambios no son fáciles" y ha enfatizado que hay "un caudal de esperanza", por eso ha apelado a las personas que están "decepcionadas", sentimiento que ha dicho compartir, para lanzarles un mensaje: "Hoy no acaba nada". En su comparecencia ante los medios de comunicación algo antes de las once de la noche, Pontón ha insistido en que "un país no se transforma de un día para otro", segura de que "esta campaña lo cambió todo" y que "la alternativa para construir un gobierno al servicio de la ciudadanía" es el BNG, de manera que se ha comprometido a seguir trabajando en este sentido. "Vamos a conseguirlo en el futuro", ha proclamado la líder nacionalista, quien ha tenido palabras de agradecimiento para sus padre y para su madre Aurita en su comparecencia. Pontón ha analizado que la ciudadanía decidió que "no hubiese cambio político" y ha evitado entrar a valorar los resultados de otras organizaciones políticas, pero sí ha observado que ha situado al Bloque como la "alternativa" al PPdeG y se ha comprometido a seguir "dando la cara" por la ciudadanía. Pontón ha asegurado que el BNG seguirá trabajando para "ensanchar" sus bases y ha incidido en que estas elecciones "lo cambiaron todo" y "no hay vuelta atrás". "Tenemos que ver como somos capaces de seguir ensanchando las bases del BNG y lo que demostramos es que el BNG no tiene techo y esa línea de seguir ensanchando va a ser clave", ha manifestado después de romper todas las estadísticas del nacionalismo gallego en su historia y de sellar la reconciliación del espacio soberanista. "Aquí está la alternativa que puede darle una alternativa a este país y yo me siento con más fuerza, con más energía y con más ganas que nunca", ha enfatizado Pontón, al ser preguntada por si tras lograr en torno a ella un liderazgo sin fisuras seguirá dando la batalla hasta 2028, cuando será el momento de las siguientes elecciones. "Hoy volvemos a superar nuestro techo electoral con un resultado que nos coloca como la esperanza de todas las personas que piensan que Galicia merece mucho más", ha subrayado Pontón, quien ha capitalizado el apoyo electoral en 25 diputados, los mismos que en su día llevaron al PSdeG de Emilio Pérez Touriño a la Presidencia de la Xunta, con el apoyo de los 13 logrados por el BNG. PRIMERA FUERZA EN VIGO Uno de los resultados que ha destacado la líder nacionalista ha sido el de Vigo, en donde el BNG, que llegó a quedarse fuera de la corporación municipal en 2015, se ha situado por delante del PSdeG de Abel Caballero y del PPdeG, con 56.820 votos, el 37,02% del total (un 13,69% más) y con casi 3.000 votos más que los populares. En el conjunto de Galicia, el BNG ha logrado 466.943 votos, el 31,57 por ciento del total, una subida de casi ocho puntos frente a 2020 y seis diputados más que en los comicios anteriores. El mejor resultado del Bloque en escaños habían sido los 19 del BNG de hace cuatro años, aunque esta noche histórica en el nacionalismo ha pulverizado también los apoyos logrados en 1997 por el histórico Xosé Manuel Beiras, que había logrado 395.435 votos. Y en un territorio en el que, según el CIS, solo se declara con tendencia nacionalista alrededor de un 20%, Pontón ha también logrado elevar del 24% de los votos al 31,57% los apoyos del BNG, un "ensanchamiento de la base" que se ha propuesto seguir conquistando, ya que otra lectura que extrae de esta noche es que su formación es la "alternativa" al PPdeG. Entre 2016 y 2020, Pontón pudo reconstituir una organización sangrada por dentro por las escisiones de 2012, cuyas cicatrices quedaron cerradas definitivamente en enero de este 2024, con la firma de un acuerdo con Anova, cuyo portavoz es ahora Martiño Noriega y de la que también es cofundador el propio Beiras, quien siguió la noche electoral con el que es considerado su "hijo político". La líder nacionalista rescató al BNG de ese "precipicio" --como algunas voces nacionalistas lo califican-- renovando las caras y situando al frente de las candidaturas a otras mujeres (en su momento muy jóvenes) como lo son Olalla Rodil y Noa Presas, número uno por Lugo y por Ourense, respectivamente. Y también, como ella mismo dijo en ocasiones, sabiendo leer y escuchar a los ciudadanos y aprendiendo de errores, un propósito que sigue vigente para alcanzar el objetivo no logrado en esta noche electoral. AGRADECIMIENTOS Pontón arrancó la comparecencia dando un agradecimiento a todas las personas que participaron en la campaña electoral, unas gracias que también quiso trasladar a los presentes en la Nave de Vidán, que celebraron cada nuevo escaño conseguido por el BNG en el escrutinio con cánticos, aunque la noche acabó con un sabor agridulce por no haberse logrado el objetivo de estas elecciones, el cambio político en las riendas de la Xunta. Con todo, Pontón se subió a una altura para dedicarle unas palabras directamente tras su comparecencia ante los medios de comunicación con el objetivo de insuflar esperanza y trasladar ese mismo mensaje de seguir adelante, con la convicción de que los "grandes cambios no son fáciles". "Sé que en este momento muchas de las personas que ahora me escuchan pueden sentirse decepcionadas, lo sé y quiero decirles que las comprendo, porque sé la ilusión y esperanza que miles de gallegos depositaron en nosotros para lograr el cambio", ha manifestado, para asegurar, a renglón seguido, que esta campaña y este resultado electoral "demuestran que este país ya cambió, que no hay marcha atrás porque hay una ciudadanía ilusionada, rebelde, que no se conforma con la Galicia en pequeño que deja el PP".