Torres acusa a Vox de espetarle "insultos" en vez de argumentos por derogar Aragón la Ley de Memoria Democrática

Compartir
Compartir articulo
infobae

El ministro de Política Territorial y Memoria Histórica, Ángel Víctor Torres, ha lamentado este viernes la derogación por parte del Gobierno de Aragón de la Ley de Memoria Democrática y ha acusado al vicepresidente aragonés, Alejandro Nolasco, de espetarle "insultos" en vez de argumentos. Torres ha lamentado que la derogación de esta norma se produce con "toda" la oposición en contra. "Ayer recibía por parte del vicepresidente de Aragón en vez de argumentos, insultos (...) Y cuando los argumentos son insultos, quienes lo pronuncian quedan retratados y yo no me voy a igualar, no me voy a bajar a ese nivel", dijo en declaraciones a los periodistas en un acto en Gáldar (Gran Canaria). En este sentido, el ministro ha incidido en que "tanto la Ley de Memoria Histórica del año 2007, como la Ley de Memoria Democrática del año 2022, lo único que pretende es preservar, defender y dignificar el Estado de Derecho y la libertad" de la que disfrutan los españoles. Para Torres la derogación de leyes que buscan potenciar la democracia, "es una involución", por lo que se mostró apenado por esta situación. "Nosotros lo que queremos es que nuestros hijos y los descendientes de nuestros hijos vivan en libertad, opinen lo que quieran, voten a quien quieran y quienes luego llegan, o lleguemos a las administraciones, defendamos la democracia. No llegar a las administraciones para, por ejemplo, mantener los vestigios del franquismo", apuntilló. Torres se cuestionó qué sentido tiene esto, si el franquismo "es justamente todo lo contrario de la democracia, si la dictadura es lo contrario de la libertad, si aquello fueron cuatro décadas de ausencia absoluta de poder opinar, decir, pensar, votar", por lo que consideró que "es una incongruencia y una contradicción" quienes actualmente "defienden eso habiendo sido votados". Finalmente aseguró que el Gobierno de España aplicará la Ley de Memoria Democrática y afirmó que se sentará "con quien quiera para intentar convencerlo", si bien apuntó que "nunca va a ser convencido un demócrata y una persona, una mujer o un hombre, que defiende la libertad por aquel que quiera mantener vestigios del franquismo".