Cine, música, televisión, teatro...los hitos en la carrera de Concha Velasco

Compartir
Compartir articulo

Alicia García de Francisco

Madrid, 2 dic (EFE).- Concha Velasco fue una artista muy completa, que destacó en cine, televisión y teatro, pero también como cantante y bailarina, en los varios musicales que protagonizó.

Y entre su multitud de trabajos, hay muchos imprescindibles, que marcaron hitos en su larga y brillante carrera.

"LA CHICA YE-YE" (1965)

Hablar de Concha Velasco sin tararear "La chica ye-ye" es misión imposible. Una canción sencilla, que responde a la perfección al estilo de la época y que había sido compuesta por Augusto Algueró y Antonio Guijarro para Luis Aguilé, "El chico ye-ye".

La cantó en la película "Historias de la televisión" (1965), donde interpretaba a Katy, una joven que quiere triunfar en el mundo de la música y participa en un concurso de la tele. Allí se enfrenta a Felipe, al que daba vida Tony Leblanc, una de las parejas cinematográficas más habituales de la actriz. Y juntos hacen una memorable interpretación de "La chica ye-ye".

"TORMENTO" (1974)

"Puta, puta, puta, puta, puta, puta...." Pocas veces una misma palabra había expresado tanto. Era la secuencia final de "Tormento", la película de Pedro Olea que adaptaba la novela homónima de Pérez Galdós.

Era Velasco, como Rosalía la de Bringas, la que lanzaba los insultos contra Amparo (Ana Belén) mientras el tren se aleja de la estación. Un papel que demostró que la actriz era más Concha que Conchita y que sus registros iban mucho más allá de la pura comedia costumbrista en la que se había hecho enormemente popular.

"TERESA DE JESÚS" (1984)

Si con "Tormento" se llevó el Premio del Círculo de Escritores Cinematográficos y el Fotogramas de Plata, por su interpretación de Santa Teresa de Jesús en la serie de TVE dirigida por Josefina Molina, repitió este último y sumó el TP de Oro y la Antena de Oro. Fue un éxito monumental en una época en la que solo había dos canales de televisión.

Porque pese a su popularidad, Concha Velasco no fue una actriz demasiado premiada. La primera parte de su carrera la dedicó a la comedia, un género siempre infravalorado en cuestión de reconocimientos, y solo cuando se adentró en papeles dramáticos, como el de la escritora mística, se empezó a valorar su trabajo en su justa medida.

"MAMÁ QUIERO SER ARTISTA" (1986)

Con la dirección musical de Augusto Algueró, se metió en un ambiciosos musical con el que quiso contar cómo había querido ser artista desde que era una niña de corta edad en su Valladolid natal.

"Mamá, quiero ser artista, oh mamá, ser protagonista,...Mamá, quiero ser famosa", es parte de la letra de una canción que resumía el deseo de Concha Velasco, que obtuvo con esta obra uno de los mayores éxitos de su carrera.

"YO ME BAJO EN LA PRÓXIMA, ¿Y USTED?" (1981)

Escrita por Adolfo Marsillach, "Yo me bajo en la próxima, ¿y usted?" se estrenó en enero de 1981 protagonizada por Concha Velasco y José Sacristán, a quien sustituyó el propio Marsillach al año siguiente.

La obra, que cuenta la relación de una pareja intercalando recuerdos y números musicales, fue un rotundo éxito y se representó durante años con diferentes intérpretes en los papeles principales. Y hasta se realizó una adaptación al cine, dirigida y protagonizada por Sacristán, acompañado de Velasco.

"MÁS ALLÁ DEL JARDÍN" (1996)

Velasco estaba inmensa como Palmira Gadea, una sevillana de buena familia que regresa a su casa tras trabajar como voluntaria en África, en esta película de Pedro Olea que adaptaba la novela homónima de Antonio Gala.

Recibió su segunda nominación al Goya, como protagonista, pero el premio se lo arrebató Emma Suárez por "El perro del hortelano". Tan convencida estaba la vallisoletana de que se lo iban a dar, que cuando anunciaron la ganadora, ni escuchó el nombre y se levantó dispuesta a recogerlo.

Tuvo que ser Emma Suárez, sentada detrás, la que le dijo: "ha dicho Emma Suárez, Concha, lo siento". "Yo lloraba, Marsó lloraba, mis hijos lloraban y Gala: te lo dije, te lo dije y te lo dije, por salir tanto en la tele", contaba años después.

"LAS CHICAS DE LA CRUZ ROJA" (1958)

Uno de los títulos míticos de la primera etapa de la actriz, cuando era conocida como Conchita y tenía tan solo 19 años. Era una película coral en la que compartía protagonismo con Mabel Karr, Katia Loritz y Luz Márquez.

El novio de Conchita en la película era Tony Leblanc, en la que fue la primera de sus múltiples colaboraciones y el filme se convirtió en uno de esos clásicos del cine español que todos los españoles de más de 40 años hemos visto varias veces.

"ESQUILACHE" (1989)

Aunque la popularidad de Concha Velasco era indiscutible, no fue una actriz muy premiada. Y su primera nominación al Goya, como mejor secundaria, hasta su trabajo en esta adaptación que Josefina Molina hizo de la obra teatral de Antonio Buero Vallejo.

Velasco interpretó a Pastora Patermo , la ambiciosa esposa del marqués de Esquilache (Fernando Fernán Gómez) en la historia sobre el famoso motín de Esquilache, la sublevación de la población por algunas de las medidas adoptadas por este ministro de Carlos III.

"HELLO, DOLLY!" (2001)

La actriz puso en pie este musical junto a su marido, Paco Marsó, que ejerció como productor, y José Carlos Plaza como director. Una obra de gran éxito que se había estrenado en 1965 en Broadway y que en 1969 había llegado al cine con Barbra Streisand.

Concha Velasco puso mucho empeño y, sobre todo, mucho dinero para montar este musical, que no obtuvo el resultado esperado en taquilla. Tales fueron las pérdidas que la actriz aseguraba en 2019: "Nos arruinamos con 'Hello Dolly': creo que hace cinco meses que he terminado de pagar los últimos 500 euros que ponía al mes por los focos de la obra".

"HÉCUBA" (2013)

Probablemente el papel del que más satisfecha se sentía la actriz. "Estoy tan orgullosa de 'Hécuba'... Es un papel que en España no había hecho ninguna actriz. No siquiera Nuria Espert o la Xirgú. Pero ha sido mi gran éxito y mi gran dolor, porque fue haciéndola cuando salió mi enfermedad".

Se refería a un linfoma que le fue diagnosticado poco después de interpretar a Hécuba, la reina de Troya y viuda de Príamo, uno de los grandes personajes de una de las grandes tragedias griegas, de Eurípides, un trabajo que le valió a la actriz el Premio Valle Inclán.

"LAS MANZANAS DEL VIERNES" (1999)

Seis fueron las obras de Antonio Gala que interpretó la actriz, a quien se consideraba su musa, aunque el autor no quería reconocerlo.

Gala explicó en la presentación de la obra que escribió esta comedia "con el ánimo de que Concha no me pidiera otra nunca más, por eso cree un personaje imposible de hacer, pero me di cuenta de que para ella no hay nada imposible. Con este papel se consagra como la gran trágica española. De este poliedro de facetas que muestra, nos faltaba conocer la de asesina".

"LAS CHICAS DEL CABLE" (2017-2020)

Fue su último trabajo en televisión. Durante cinco temporadas encarnó a Doña Carmen, la dueña del edificio de Telefónica y la mala de la serie.

"El papel de Doña Carmen ha significado mucho para mí, tanto, que lo considero el más importante de toda mi carrera. He tenido tan buena relación con todo el equipo y me lo he pasado tan bien que para mí este personaje significa mucho", afirmó la actriz en una entrevista con Efe.

Tras la serie llegó "La habitación de María", una obra escrita por su hijo Manuel Martínez, un monólogo en el que la protagonista habla de su despedida -en su caso como escritora- y repasa toda una vida de éxitos hacia el exterior, pero encerrada en su vida, como si se tratara de una actriz que siempre ha interpretado.

La última representación fue el 21 de septiembre de 2021. "Cuando uno se va a marchar, sabe que se va a marchar", afirmó la actriz. EFE

agf/jsm