'Esto no es Suecia' desnuda con humor y verdad, y sin vergüenza, los miedos de la crianza

Compartir
Compartir articulo

Madrid, 29 nov (EFE).- Aina Clotet, casi treinta años de profesión a sus apenas cuarenta de vida, acaba de estrenar la serie 'Esto no es Suecia', un relato actual, divertido y lleno de verdad en el que se ha empeñado personalmente, y donde se habla de los miedos con los que los padres de hoy se enfrentan la crianza de los hijos.

Cómo conciliar, o poner límites, qué pasa con el sexo después de nacer los hijos, cómo responde la familia, o trabajar el autoconocimiento, son sólo algunos de los temas que se tratan en esta serie de ocho episodios de 40 minutos de duración cada uno, que se puede ver en RTVE Play.

"La semilla de la serie está en unas terapias reales de padres a las que nos invitaron en el barrio donde vivimos", explica Clotet en una entrevista con EFE en un impresionante salón de la embajada de Suecia en Madrid, con Marcel Borràs, su pareja en la vida y en la ficción, a su lado.

Como los protagonistas de su serie, Mariana y Samuel, Aina y Marcel tienen dos niños pequeños.

Tertulias tan sinceras e interesantes que enseguida, cuenta Clotet, vieron "que ahí había algo para explorar en esta generación que está buscando que sus hijos sean los mejores en todo, que sean felices por encima de todo y, a la vez, ser los mejores padres".

"Realmente vimos que había mucha necesidad de compartir las situaciones en las que nos sentimos fracasados, porque la serie también habla del fracaso", señala la actriz, que no solo ha escrito y protagoniza la serie, sino que la produce y la codirige junto a Mar Coll.

"Es verdad que sí ha costado de levantar, pero a la par hemos conseguido un equilibrio súper bonito que ha terminado con los socios y cómplices que necesitábamos", RTVE en coproducción con 3Cat, SVT (Suecia), NDR (Alemania) y YLE (Finlandia); de hecho, está rodada en cuatro idiomas.

'Esto no es Suecia' cuenta desde la comedia dramática el día a día de una pareja que ha decidido cambiar Barcelona por una urbanización en las afueras, "en el fondo, un personaje más, porque no es un barrio cualquiera, es pijo pero incómodo, con cuestas -se ve cuando suben el cochecito del niño- donde no hay cobertura y te encuentras con jabalíes", apunta Clotet.

Tienen una niña de cinco o seis años, Lía (espectacular la pequeña Violeta Sanvisens) y un bebé, Max, a los que cuida el padre en casa en un cambio de roles que Clotet quería indagar.

"La idea -dice- era abordar su personaje como siempre se ha tratado a los personajes femeninos, llevarle a los cuidados que invisibilizan y ver lo que cuesta sostener esta invisibilidad".

Sam, por un lado, "es un motivado de la vida, que quiere ser el conseguidor de los sueños de su mujer, contentarla y hacerlo todo lo mejor posible, y además, comparte ese modelo de vida. Pero no está preparado", explica Borràs a EFE.

Luego se añade "otra tensión, la del tío vanidoso (...). Ahí anda Samuel con Instagram y haciendo miraditas con las madres del colegio, intentando ser el padre más 'cool', el que va a terapia y es abstemio. Ha sido muy divertido", comparte el actor catalán.

"Todavía estamos en el camino", se resigna la directora, mientras Borràs se queja de "lo rápido" que las mujeres quieren que los hombres cambien.

"La serie -puntualiza el actor- también refleja esa exigencia por parte de las mujeres que a mí, personalmente, me parece salvaje. Porque venimos de una época histórica en la que las cosas funcionaban de otra manera, y Mariana está como enfadada todo el rato y en tensión, exigiendo, y también eso repercute en Sam".

Tienen una vecina sueca, rubia, alta, preciosa, con dos hijos increíbles. "Suecia representa conceptualmente ese ideal de perfección, de exigencia, que busca esta pareja; la admiración que sentimos la encontramos en esta vecina que simboliza el epítome de crianza sensible, sostenible", explica Clotet.

Aparte de contar con actores como Nora Navas o Tomás del Estal, se han rodeado también de actores naturales, como las parejas que asisten a las terapias, reuniones que "tienen un papel muy importante en la serie porque hacen siempre como el contraste entre teoría y práctica, expectativas versus realidad". EFE

aga/jlp