Fabricar diamantes en quince minutos: el logro científico que podría revolucionar el mundo de la industria

Unos investigadores coreanos han logrado diseñar un nuevo proceso para fabricar diamantes artificiales reduciendo el tiempo empleado y el coste económico, aunque ahora deberán centrarse en reducir la huella ecológica

Guardar

Nuevo

Un empleado observando un diamante en bruto (REUTERS/Johanna Geron)
Un empleado observando un diamante en bruto (REUTERS/Johanna Geron)

A mediados del siglo XIX, el aluminio se vendía a más de 1.000 dólares el kilogramo. La razón de que esto fuera así es que, por aquel entonces, solo se podía obtener este metal de manera natural, siendo muy difícil extraerlo en estado puro. Sin embargo, antes de llegar a 1990, se descubrió como fabricar grandes cantidades de manera artificial, algo que abarató muchísimo los costes y permitió, entre otras cosas, que hoy sea un elemento muy habitual en las cocinas de todo el mundo.

La historia de los grandes descubrimientos funciona así: un hallazgo, por pequeño que sea, puede conllevar grandes cambios a su alrededor. Tal vez sea este el motivo por el que el logro de investigadores del Instituto de Ciencia Básica (IBS) y el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de Ulsan (UNIST), ambos situados en Corea del Sur, ha levantado tantas expectativas. Diamantes, uno de los materiales más caros a día de hoy, fabricados en el laboratorio

Más rapidez, menos dinero

Los diamantes sintéticos ya existían desde hace mucho tiempo, pero ni el método ni el resultado se acercan a lo que este hito ha supuesto. No en vano, para fabricar uno eran necesario recrear una serie de condiciones extremas: 5.000 Megapascales de presión (MPa) y una temperatura de 1.500 grados Celsius. Ahora se ha logrado desarrollar un método que permita fabricarlos a temperatura ambiente y que la presión tampoco se salga de la normalidad.

Para ello, se han hecho uso de varias microondas y de gas metano para sortear los obstáculos en un proceso conocido como Deposición de Vapor Químico, que es el que también se usaba antes, solo que con algunas modificaciones para que pueda funcionar a presión atmosférica normal y no requerir así un gran gasto energético. Así, si antes hacía falta una cámara especial para el proceso y solo se podían fabricar diamantes muy pequeños, ahora los requisitos previos ya no son necesarios.

Menos preparación, menos materiales, menos dinero y, sobre todo, menos tiempo. Los científicos surcoreanos llegaron a fabricar un diamante en tan solo 15 minutos -los naturales tardan miles de millones de años-, sin olvidarnos de que el nuevo método también sale ganando en sostenibilidad frente al anteriormente empleado. El único obstáculo que queda, entonces, es que aún es necesaria una gran cantidad de carbono para la elaboración, un elemento cuyo consumo se está intentando reducir e incluso anular, ya que perjudica al medio ambiente a corto, medio y largo plazo.

Las implicaciones industriales que podría tener

De resolverse estos últimos inconvenientes, este hallazgo podría convertirse en uno de los mayores descubrimientos científicos de los últimos años en el plano industrial. Y es que en una parte importante del sector secundario, el diamante es un material muy utilizado debido a su increíble dureza y demás características.

Así, algunas maquinarias necesitan este material para realizar algunos cortes a materiales especialmente duros, algo que también se podría aplicar a otros planos más cercanos a la sociedad, como el uso de bisturís con hojas de diamante empleados, sin ir más lejos, en cirugías oftalmológicas. “Me parece probable que la creatividad y el ingenio técnico de la comunidad investigadora mundial, basándose en nuestro descubrimiento, conduzcan rápidamente a otros enfoques relacionados y configuraciones experimentales”, señaló Rod Ruoff, investigador y profesor del UNIST, en la nota de prensa.

Trujillo, el pueblo donde se fabricarán los diamantes de DiCaprio (Turismo De Extremadura)
Guardar

Nuevo