Las temperaturas se desploman en toda España con mínimas “bajas para la época del año”

La Aemet ha emitido un aviso naranja por fuerte oleaje en Cataluña con olas de tres o cuatro metros en el área de Ampurdán-Girona. La región también enfrentará avisos amarillos por lluvias, vientos y tormentas

Compartir
Compartir articulo
Una mujer sujeta un paraguas en Santiago de Compostela, A Coruña. (Álvaro Ballesteros / Europa Press)
Una mujer sujeta un paraguas en Santiago de Compostela, A Coruña. (Álvaro Ballesteros / Europa Press)

Este lunes se espera un notable descenso de las temperaturas en la mayor parte del interior de la mitad norte de la Península, afectando de manera significativa a Aragón, el este de Castilla y León, norte de Madrid, Castilla-La Mancha y noroeste de Cataluña, donde se esperan lluvias intensas, según indica la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). El organismo ha emitido un aviso naranja por fuerte oleaje en Cataluña con olas de tres o cuatro metros en el área de Ampurdán-Girona. La región también enfrentará avisos amarillos por lluvias, vientos y tormentas. Galicia tiene aviso amarillo por olas.

Las nubes predominarán en el nordeste peninsular y en Baleares, con lluvias que se extenderán hacia el levante y el tercio sureste, pudiendo presentarse tormentas en la tarde, especialmente intensas en el este de Cataluña. También se prevén cielos nubosos o parcialmente nubosos en la vertiente cantábrica, alto Ebro, norte de la Ibérica y Pirineos, con posibles lluvias débiles. El resto de la Península tendrá cielos mayormente despejados, mientras que en Canarias se esperan intervalos nubosos en el norte de las islas, con posibilidad de precipitaciones débiles en las de mayor altitud y cielos poco nubosos en el sur.

Te puede interesar: Cataluña instalará una desalinizadora flotante en el Puerto de Barcelona y descarta transportar agua en barcos

La bajada de los termómetros persistirá por varios días debido a la influencia conjunta de un anticiclón al noroeste de Europa y una borrasca sobre el Mediterráneo occidental y central, lo que favorecerá la entrada de una masa de aire ártico. El descenso térmico provocará heladas que, durante mañana lunes, se darán en zonas altas de la mitad norte, y que el martes se extenderán a amplias zonas de Castilla y León, al norte y este de Castilla-La Mancha, el sur de Aragón, así como a Pirineos, donde localmente podrán ser fuertes.

Desde la Aemet esperan que sea el martes el día álgido de este episodio de bajas temperaturas, con mínimas “que es probable que sean significativamente bajas para la época del año”. A finales de la jornada, se prevé que el anticiclón atlántico se desplace hacia el suroeste, por lo que es probable que cese la irrupción de aire del norte muy frío y finalice este episodio, con un ascenso generalizado de las temperaturas a partir del miércoles.

Nuevo ascenso de las temperaturas

El miércoles las temperaturas máximas tenderán a aumentar en todo el país y lo harán de forma más acusadamente en la mitad oriental peninsular y en Baleares. Las mínimas ascienden también, excepto en el extremo sur peninsular. Con ello, las heladas quedarán restringidas a montañas de la mitad norte peninsular, sin descartar que se produzcan en zonas aledañas de forma más aislada. Se espera que en el extremo norte peninsular continúen los cielos nubosos o cubiertos y precipitaciones débiles afectando a la vertiente cantábrica, alto Ebro, norte de la Ibérica y Pirineos, siendo algo más abundantes en el Cantábrico oriental, y en forma de nieve en el Pirineo. Por otro lado, se prevé que perdure cierta inestabilidad en el este de Cataluña y Baleares, con intervalos nubosos y baja probabilidad de chubascos ocasionales en la madrugada.

Varias personas se protegen de la lluvia con paraguas en Madrid. (Carlos Luján / Europa Press)
Varias personas se protegen de la lluvia con paraguas en Madrid. (Carlos Luján / Europa Press)

El jueves, se prevé que el norte peninsular permanezca bajo la influencia de una corriente húmeda del norte, aunque más atenuada, lo que provocará en cielos nubosos o totalmente cubiertos y precipitaciones ligeras sobre la vertiente cantábrica, alto Ebro, norte de la Ibérica y los Pirineos. Estas precipitaciones serán más notorias en el Cantábrico oriental y tendrán la forma de nieve en el Pirineo Asimismo, se anticipa cierta inestabilidad que podría dar lugar a chubascos débiles y dispersos en la Ibérica. El resto de la Península disfrutará de cielos mayormente claros. En cuanto a las temperaturas, se prevé un nuevo incremento en las máximas en la mitad oriental y un descenso en el noroeste. Las temperaturas mínimas registrarán un aumento, siendo más acentuado en el interior, el noreste de Cataluña y las Islas Baleares, mientras que en Canarias se esperan descensos leves. También hay previsión de heladas ligeras en los Pirineos y otras áreas montañosas del norte, sin descartarlas de manera puntual en zonas adyacentes.

Te puede interesar: Canarias tiene un límite: de la crisis habitacional a la sequía selectiva

De cara al fin de semana, aunque la Aemet baraja varios escenarios, se espera la entrada de un frente atlántico, que dejará cielos nubosos en toda la Península y en Baleares, así como precipitaciones en el tercio norte y la mitad noroccidental peninsular, que no se descarta que se extiendan a otras zonas de la Península. Se esperan mayores acumulaciones en el noroeste y en forma de nieve en las montañas de la mitad norte. En Canarias, intervalos nubosos en las caras norte de las islas. El ente público prevé las temperaturas vuelvan a bajar, dejando un final de semana marcado por un tiempo frío e inestable.