Europa se queda rezagada frente a Irán en el desarrollo de drones suicidas: “El desequilibrio tecnológico va en nuestra contra”

Los países europeos, más proclives a invertir en armamento convencional, han quedado atrás en el desarrollo de drones kamikazes. En Europa, Ucrania es el experto en la fabricación de este tipo de armas

Guardar

Nuevo

Europa se queda rezagada frente a Irán en el desarrollo de drones suicidas: “El desequilibrio tecnológico va en nuestra contra”.

Ninguno de los países que integran la OTAN cuenta con los popularmente llamados drones kamikazes, esos con los que el Irán atacó en la madrugada de este domingo a Israel, aunque con resultados no del todo positivos para el régimen. Los estados que componen la Alianza Atlántica han preferido centrar sus esfuerzos y presupuestos en otro tipo de aeronaves no tripuladas, más semejantes a aviones tradicionales, capaces de portar misiles y bombas. Sin embargo, ahora que los sistemas suicidas han demostrado ser sumamente eficaces y, sobre todo, mucho más baratos, Europa se ha visto demasiado retrasada en su desarrollo.

En este sentido, el asesor en temas sobre drones del Estado Mayor Conjunto y CEO de la empresa Red Team Shield (RTS), Juan Chulilla, ha explicado que la prácticamente nula experiencia europea en este timo de munición se debe a que Europa ha basado su capacidad de ataque “en sistemas más ortodoxos”, como pueden ser los misiles, especialmente los de crucero. “Sistemas que sin duda son más eficaces y tienen más capacidades, pero son decisivamente más caros y absorben más recursos”, detalla en diálogo con Infobae España.

Te puede interesar: ¿Están preparadas las Fuerzas Armadas para un ataque como el de Irán a Israel? Así es la ‘Cúpula de Hierro’ de España

Para el experto, una de las mayores ventajas de los drones kamizazes es, justamente, su precio, característica que le ha permitido a Teherán, sin acceso a los mercados tradicionales de armamento, fabricar una inmensa cantidad de estos aparatos. “La mayor parte de las tecnologías son de origen civil y eso ha sido un salto conceptual difícil de asumir para la industria y las Fuerzas Armadas occidentales, ya que se pensaba que con componentes civiles no se podían alcanzar los resultados que se obtienen con componentes militares. Grave error”, destaca Chulilla. “El problema que tenemos (en Europa) es que si no se dispone de esta masa de sistemas baratos y suficientemente buenos, es decir, baratos y eficaces, el desequilibrio tecnológico va en nuestra contra”, señala.

Ucrania, a la vanguardia de los drones suicidas

Una de las grades consecuencia de la guerra de Ucrania, al menos desde un punto de vista tecnológico, ha sido la expertise adquirida por el país invadido en el desarrollo de este tipo de munición merodeadora, destreza que la ha supuesto a Moscú más que un dolor de cabeza, en especial a su industria petrolífera. “Ahora mismo los desarrolladores más punteros con enorme diferencia son los ucranianos -apunta el CEO de RTS- que están revolucionando por completo el segmento, generando sistemas asombrosamente baratos pero eficaces y cada vez con más capacidad derivada del uso de la inteligencia artificial”.

El experto detalla que algunos de los aparatos made in Ukraine pueden impactar en objetivos a 1.000 kilómetros de distancia por un precio de 24.000 dólares la unidad, que puede ser fabricados en talleres de un tamaño muy reducido y sin la necesidad de contar con mano de obra especializada. “La amenaza no tiene precedentes porque no se puede sacar una refinería, que es un blanco muy grande y que normalmente no está defendido a mil kilómetros del campo de batalla”, comenta.

Cómo es la fábrica rusa de drones iraníes Shahed

Conscientes de que esta tecnología iba a jugar un papel decisivo en el devenir de la guerra, las Fuerzas Armadas de Rusia se vieron obligadas a contar con sus propias aeronaves suicidas, que ahora emplean contra las ciudades ucranianas e infraestructuras sensibles, como las centrales eléctricas. “Los rusos tuvieron que aprender a toda marcha de los iraníes y ahora ya están desarrollando sus propios sistemas, pero de una manera más lenta que los ucranianos”, sostiene Chulilla.

Te puede interesar: 26.500 empleos, 0,7 % del PIB y 1.500 millones de recaudación: qué pierde España si deja de invertir en defensa como exige Sumar

El mayor dron de España

El Ejército del Aire posee una flota de cuatro Predator B, las mayores aeronaves no tripuladas de las que dispone España. Desde 2021, la fuerza aérea española ha empleado estas unidades, que despliega desde la base área de Talavera la Real (Badajoz), únicamente en misiones de inteligencia, vigilancia y reconocimiento. Sin embargo, hace un año atrás, el Ministerio de Defensa habilitó un presupuesto de 13 millones de euros para equiparlos por primera vez con misiles.

La ministra de Defensa de España, Margarita Robles, junto a un dron Predator B del Ejército del Aire durante su visita este viernes al Ala 23. (Ministerio de Defensa)
La ministra de Defensa de España, Margarita Robles, junto a un dron Predator B del Ejército del Aire durante su visita este viernes al Ala 23. (Ministerio de Defensa)

El Predator B, fabricado por la empresa estadounidense General Atomics Aeronautical Systems, es un avión de reconocimiento estratégico, con una autonomía de más de 27 horas, y puede operar a más de 15.000 metros de altura. Su carga útil compuesta por un radar y cámaras infrarrojas supera los 1.700 kilogramos. Tiene más de 20 metros de envergadura, capacidad de captar imágenes y vídeos y va a ser utilizado en misiones de inteligencia.