Madrid es la comunidad más capaz de conseguir talento, pero los trayectos, la vivienda y el medioambiente le complican retenerlo

Existe una clara división entre el norte y el sur, con un centro al que emigran trabajadores del resto de regiones y que se beneficia del efecto capitalidad. A España le cuesta atraer y afianzar el talento pese a ser la cuarta economía de la UE

Compartir
Compartir articulo
Capa de contaminación sobre la ciudad de Madrid. (Jesús Hellín - Europa Press).
Capa de contaminación sobre la ciudad de Madrid. (Jesús Hellín - Europa Press).

El cambio hacia una economía más ligada al conocimiento lleva décadas influyendo en la distribución de la población y en el crecimiento económico de los territorios, siendo una de las variables claves para ambas la capacidad de atraer y retener talento. Conseguir el capital humano necesario requiere de diversos aspectos, como las características del tejido empresarial y los salarios, pero la pandemia de 2020 puso de manifiesto deficiencias y necesidades sociales más invisibilizadas que influyen en el proceso.

En este contexto, Madrid lidera una vez más en la competición por el talento en España, de acuerdo con el mapa publicado este lunes por la Fundación Cotec. Tiene una puntuación de 67,7 sobre 100 e incluso supera ligeramente a la media de Alemania (67,3), uno de los principales países europeos a los que emigra mano de obra cualificada española y la principal economía de la UE a pesar de su crisis actual. No obstante, conviene no ser demasiado “optimistas” con este dato, según advierte el coautor del informe Javier Quesada, ya que hay territorios alemanes que superan a Madrid.

De hecho, el objetivo final del estudio “no es elaborar un ranking donde situar a los mejores y los peores”, sino que su principal interés es identificar las fortalezas y debilidades. Siguiendo esta filosofía se observa que Madrid tiene muy buenos datos en la mayor parte de los seis pilares medidos, especialmente en los indicadores de formación continua en TIC y en el puesto de trabajo; oportunidades de crecimiento personal y en todas las variables relacionadas con el impacto en el talento, como la propiedad industrial, la inversión intangible y las exportaciones de alto valor añadido. Sin embargo, pierde puntos en la retención del talento atraído y creado (pilar cuatro), alcanzando solo un 41,2 por cuestiones relacionadas con el entorno y la inversión pública. Se sitúa así por debajo de la media nacional en este indicador (44,7) y por debajo de la media alemana (60,1).

Te puede interesar: Madrid, capital desigual: su distrito más rico casi triplica los ingresos del más pobre pese a la elevada renta per cápita

Madrid es la última comunidad autónoma en el indicador de gasto público en salud, en inversión en protección ambiental y en el tiempo invertido en ir al trabajo. También está por debajo de la media española y alemana en protección social y el informe señala como puntos de mejora todos estos, junto con “el tensionado precio de la vivienda” y el “repunte de la criminalidad”.

Según señala otra coautora del informe, Matilde Mas, estos malos datos relacionados con la calidad de vida son bastante comunes en todas las regiones con grandes urbes: “Las comunidades autónomas más avanzadas en el índice general tienen problemas para retener talento”, señala. En Cataluña se añade, además del reducido gasto público en salud, una mala nota en el indicador de sostenibilidad de las finanzas públicas, lo que genera desconfianza en la capacidad de las administraciones de enfrentarse a shocks como los de la pandemia.

En el lado contrario se sitúan territorios que no encabezan el mapa del talento, pero sí tienen los mejores datos en retención del mismo. Destacan Navarra, Extremadura y Castilla y León, con una puntuación de 75,1; 69,5 y 69,3, respectivamente, todas por encima de la media alemana. Mas ha puesto el ejemplo de Castilla y León por su punto fuerte en educación y por tener “más sostenibilidad y un estilo de vida atractivo”.

Te puede interesar: Solo ocho regiones recuperaron el PIB anterior a la pandemia en 2022, con Madrid y Valencia a la cabeza

A pesar de esto, el mapa de España de atracción de talento presenta una clara división norte-sur con un centro (Madrid) al que emigran trabajadores del resto de regiones y se beneficia además del efecto capitalidad. Es un mapa que coincide con los distintos niveles de renta per cápita (a más renta per cápita, más talento y viceversa) y con la densidad de empleo tecnológico.

Atraso de España respecto a la UE

El informe de Cotec se inspira en el Índice Global de Competitividad en Atracción y Retención del Talento desarrollado por el Instituto Europeo de Administración de Empresas (INSEAD). Según su última edición, publicada en 2023, España ocupa el puesto 29 de 134 a nivel internacional, aunque es el decimosexto dentro de la UE 27, un puesto bajo para ser la cuarta economía comunitaria.

Madrid tira de bonos verdes para endeudarse y poder pagar becas universitarias, medicinas o la subvención de abonos transporte.

Cotec destaca como puntos fuertes de España para conseguir talento una baja brecha salarial y más liderazgo femenino (por encima del de Alemania); un papel relevante de la inversión y del stock de capital TIC y las habilidades digitales de los docentes. Exceptuando las grandes urbes, en España se emplea menos tiempo en ir al trabajo que en Alemania y los precios de la vivienda están menos tensionados.

Te puede interesar: España destaca en la nueva globalización: es la decimosexta economía que más servicios digitales exporta

Al contrario, las principales desventajas son la baja productividad, el bajo gasto en I+D; pocas cualificaciones de nivel medio, lo que redunda en menores capacidades técnicas; y pocas mujeres en profesiones STEM. La mayor parte de estos indicadores se encuentran en el pilar 6, el relativo al conocimiento, que es el más exigente de todos al cristalizar los esfuerzos de los anteriores. Solo Madrid, País Vasco y Navarra superan a la media alemana en este apartado. “En España se observan cambios de mejora, pero demasiado titubeantes todavía. Vamos en la buena dirección, pero para cerrar la brecha hay que coger velocidad”, ha señalado Mas durante la presentación del informe en Valladolid.