Qué fue de Tatum O’Neal, la actriz más joven en ganar un Oscar que le costó la relación con su padre

Más de cincuenta años después de levantar la estatuilla, la actriz sufrió hace unos meses la pérdida de Ryan O’Neal, a quien el premio distanció de la joven

Guardar

Nuevo

Tatum O'Neal, la actriz más joven en ganar un Oscar
Tatum O'Neal, la actriz más joven en ganar un Oscar

La reciente edición de los Oscar nos dejó grandes titulares: Oppenheimer vención aunque sin arrasar, Nolan consiguió su ansiado premio como director, el cine europeo se asentó con las estatuillas para Anatomía de una caída o La zona de interés... y Emma Stone logró su segundo Oscar. Con apenas 35 años, la actriz ha entrado en el selecto club de intérpretes con más de una estatuilla, a pesar de su juventud. No obstante, hay un récord que parece imposible de superar, especialmente viendo cómo Hollywood ha ignorado a los menores de edad de las películas en los últimos años.

El récord lo ostenta Tatum O’Neal, quien ganó el Oscar a Mejor actriz con apenas 10 años. Fue en 1973, después de protagonizar la película Luna de papel, dirigida por Peter Bogdanovich (La última película) y en la que aparecía también su padre, Ryan O’Neal. Irónicamente, en la película interpretaban a un padre y una hija que recorrían la Estados Unidos de la Gran Depresión y la Ley Seca vendiendo biblias y estafando a quien pudieran a su paso. La increíble interpretación de la joven en esta comedia con tintes dramáticos no pasaría desapercibida en la Academia, que la recompensó al año siguiente con el Oscar. Un premio que cambiaría para siempre su vida, y no precisamente para bien.

Te puede interesar: Millie Bobby Brown, la actriz de ‘Stranger Things’ con origen español que triunfa en Netflix con ‘Damsel’

Porque aquella película, lejos de ser el inicio de una gran asociación padre-hija, fue el inicio de una serie de hostilidades y resentimientos del que la familia O’Neal no se recuperaría. “En la prensa, interpretó al padre cariñoso, pero en sus ojos, leo la verdad: un profundo resentimiento porque su actuación no fue tenida en cuenta”, declararía Tatum en una entrevista varios años después, afirmando que su padre nunca había perdonado que su hija de diez años ganase el Oscar antes que él. Por su parte, Tatum tuvo que lidiar con que su padre fuera la única a persona a su cargo y el de su hermano Griffin, ya que su madre biológica, Joanna Moore, era adicta al alcohol y las anfetaminas, y las autoridades habían resuelto que fuera Ryan quien se quedase con la custodia tras el divorcio.

Ryan O'Neal junto a su hija Tatum en 'Luna de papel'
Ryan O'Neal junto a su hija Tatum en 'Luna de papel'

Rehaciendo su vida a pesar de todo

Tal y como sabemos por el libro A Paper Life, la autobiografía de Tatum O’Neal, el Oscar que ganó con diez años y que provocó el resentimiento de su padre no fue el único problema que había en casa. La actriz reconoció que sufrió abusos sexuales por parte de un amigo de su padre, que su padre había intentado seducir a su amiga Melanie Griffith y que por supuesto había sufrido un daño irreparable tanto física como mentalmente por la adicción de Ryan O’Neal a las drogas. Con un historial así, era normal que ambos terminasen separando sus caminos, aunque se reencontrarían muchos años después en un episodio de lo más insólito.

Te puede interesar: La ‘maldición’ del ganador: 10 películas que no se llevaron el Oscar y que son (y serán) más recordadas que las vencedoras

Mientras Ryan nunca pudo remontar su carrera y terminó manteniendo una duradera relación con la actriz y modelo Farrah Fawcett -con la que tendría su cuarto hijo, Redmond-, Tatum siguió su carrera por su cuenta. La actriz pasó de joven prodigio a estar relacionada con Michael Jackson -del que se dice que fue su primer amor siendo ambos solo adolescentes- y posteriormente del tenista John McEnroe, con el que tuvo tres hijos. Cuando tenía 16 años, Tatum se mudó a vivir con su padre junto a Farrah Fawcett, con la que desarrolló una gran relación a pesar de ser la pareja de su padre: “Creo realmente que Farrah era inspiracional, bella y amable”. Pero cuando Farrah Fawcett murió en 2009 tras un cáncer que llevaba afrontando durante varios años, se produjo el esperado reencuentro entre padre e hija.

Imagen del post de Instagram de Tatum O'Neal recordando a su padre
Imagen del post de Instagram de Tatum O'Neal recordando a su padre

Ryan y Tatum se volvieron a encontrar en el funeral de Farrah Fawcett, solo que Ryan, que había pasado por muchas cosas para ese momento -entre ellas una leucemia diagnosticada en 2001 y que remitió en 2006-, no recordaba el rostro de su hija. “Acababa de meter el ataúd en el coche fúnebre y estaba viendo cómo se alejaba cuando una hermosa mujer rubia se acerca y me abraza. Le dije: ‘¿Llevas una copa encima? ¿Tienes coche?’ Ella respondió: ‘¡Papá, soy yo, Tatum!’ Yo sólo intentaba hacerme el gracioso con una extraña mujer sueca, y resulta que era mi hija. Es tan enfermizo”, reconoció posteriormente O’Neal. A pesar de todo, en la actualidad O’Neal no le ha guarda rencor a su padre, quien falleció el pasado 8 de diciembre de 2023. Al contrario, la actriz publicó un emotivo mensaje unos días después de la muerte de su padre y cada cierto tiempo comparte alguna fotografía o momento de su vida dedicado a Ryan O’Neal.

Guardar

Nuevo