Tarjetas falsificadas y titulares fallecidos: Almeida pilla a 248 conductores que aparcaban irregularmente en plazas de movilidad reducida

Las inspecciones policiales han provocado que el uso fraudulento de autorizaciones PMR para poder estacionar en plazas habilitadas haya disminuido un 45 % en los últimos diez años

Compartir
Compartir articulo
Un agente de movilidad inspeccionando una plaza PMR
Un agente de movilidad inspeccionando una plaza PMR

El Ayuntamiento de Madrid que dirige José Luis Martínez-Almeida quiere perseguir a los pillos que aparcan indebidamente en las plazas reservadas a Personas con Movilidad Reducida (PMR) o que incluso van más allá falsificando las autorizaciones que permiten estacionar en estas plazas. El control realizado por los Agentes de Movilidad de la capital está dando sus frutos. Los usos irregulares de estas plazas se han reducido notablemente gracias a las inspecciones diarias y las campañas intensivas.

Los datos son contundentes. En la capital existen 12.078 plazas de reservadas a PMR y las denuncias por estacionamiento indebido en las mencionadas reservas ascendió en 2023 a 1.603, lo que representa una reducción del 65,7% en comparación con el año 2014, cuando se abrieron 4.669 expedientes. También ha disminuido en un 45% el empleo fraudulento de tarjetas PMR para aparcar en estas plazas, unas autorizaciones que son personales e intransferibles y que únicamente pueden utilizarse cuando el vehículo transporte o sea conducido por el titular de la misma.

Te puede interesar: Los ocho áticos de lujo que Almeida ha autorizado en el emblemático edificio de Torres Blancas podrán alcanzar los 1,5 millones de euros

Si en 2014 los Agentes de Movilidad de la capital retiraron 453 tarjetas, en 2023 se llegó a 248. La mayoría, 97, se habían fotocopiado cambiando el nombre del titular original y 45 se habían manipulado. En 48 casos, el titular estaba ausente, y en 19, la persona autorizada había fallecido hace tiempo. El delegado de Urbanismo, Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante ha comprobado este lunes en la calle de Ayala y sus inmediaciones cómo se está desarrollando una nueva campaña de vigilancia específica que los agentes están llevando a cabo hasta el próximo 10 de marzo para detectar posibles quebrantamientos de la normativa vigente.

Tal y como ha explicado el delegado, las plazas reservadas para el aparcamiento de vehículos conducidos o que transportan a Personas de Movilidad Reducida, o con discapacidad visual grave, “son básicas para facilitar los desplazamientos de estos usuarios. De ahí la importancia que tiene la vigilancia y el control sobre los estacionamientos en dichas plazas y sobre el uso correcto de las tarjetas PMR”.

Una tarjeta de PMR en un vehículo aparcado en la ciudad de Madrid
Una tarjeta de PMR en un vehículo aparcado en la ciudad de Madrid

En 2023, los Agentes de Movilidad realizaron seis campañas específicas de vigilancia sobre plazas y autorizaciones PMR comprobando 4.605 reservas y controlando 5.852 vehículos. Como resultado de esas seis campañas específicas, se denunciaron 381 vehículos y 27 tarjetas fraudulentas fueron intervenidas. Los distritos dónde mayor número de infracciones se cometieron fueron en Centro, Chamberí y Salamanca. Aparcar en una reserva sin autorización se encuentra tipificado en el artículo 76 de la Ley de Seguridad Vial, y lleva aparejada una sanción de 200 euros (100 con reducción). En caso de haber realizado un uso fraudulento de la autorización, el Ayuntamiento de Madrid procede a su retirada por un plazo de dos años.

Agentes de Movilidad

El Cuerpo de Agentes de Movilidad, compuesto por una plantilla de 595 efectivos, se creó mediante acuerdo plenario de 27 de enero de 2004. Entre sus principales funciones se encuentra la ordenación, señalización y dirección del tráfico en el casco urbano (dentro del perímetro de la M-30), por lo que les corresponde el encauzamiento de la circulación rodada y peatonal, la vigilancia de los estacionamientos públicos e intersecciones viales y demás cometidos que tiendan a dar fluidez y seguridad al tráfico.

Una muralla árabe en manos privadas: Almeida pagará 10,6 millones para expropiar seis tramos.

Este cuerpo, además, ha de contribuir a la mejora de la seguridad vial y de la educación vial, prestando la colaboración precisa a los organismos y centros que lo soliciten y colaborar con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad en tareas de auxilio en caso de accidentes, manifestaciones y conflictos privados que tengan incidencia sobre el tráfico. Además, los Agentes de Movilidad son vigías en el cumplimiento del control de emisiones contaminantes con motivo del tráfico rodado y de la retirada de la vía pública de vehículos abandonados 2.000 vehículos anuales.