Desmontan una granja de criptomonedas escondida en una nave en Ripollet que defraudó 4,5 millones de euros: “El consumo de electricidad era desmedido”

Las granjas mineras requieren una infraestructura adecuada para su operación, incluyendo sistemas de refrigeración avanzados y acceso a fuentes de electricidad

Compartir
Compartir articulo
Granja de criptomonedas en Ripollet, Cataluña. (Mossos d' Esquadra)
Granja de criptomonedas en Ripollet, Cataluña. (Mossos d' Esquadra)

Una nave industrial en Ripollet escondía una granja de criptomonedas que había conseguido defraudar a la empresa suministradora de electricidad casi 4,5 millones de euros con la minería de cryptos.

La minería de criptomonedas es el proceso mediante el cual se verifican y registran transacciones en el blockchain, un proceso que involucra la resolución de complejos problemas matemáticos que requieren un gran poder de cómputo y ordenadores especializados de alta potencia para resolverlos. Como ‘recompensa’ por su trabajo, reciben una cantidad determinada de criptomonedas.

Los Mossos d’Esquadra y la Guardia Civil de Tarragona detuvieron el pasado 21 de febrero en Salou (Tarragonès) a un hombre de 30 años, como presunto autor de los delitos de pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico, aunque en una primera fase de la operación ya se había desarticulado la organización criminal especializada en el tráfico de drogas y el contrabando de tabaco.

Te puede interesar: Los pueblos de Córdoba que llevan un año sin agua potable: “Nos duchamos con la boca apretada y los ojos cerrados”

La primera parte de la investigación comenzó en 2022, a raíz de informaciones que apuntaban a la existencia de una organización criminal establecida en Tarragona y las Terres de l’Ebre, explican los Mossos. La operación en ese momento se saldó con la desarticulación de un entramado de once personas que se especializaban en el tráfico de drogas y el contrabando de tabaco, aunque también se ocupaban del transporte terrestre y el varamiento, es decir, la puesta al mar de narcolanchas con las que los traficantes mueven la droga.

En esas fechas se intervino 250 kg de hachís, veintidós mil euros en efectivo y cincuenta mil paquetes de tabaco falsificado. A partir de ahí, sin embargo, los investigadores fueron tras la pista de un hombre que suministraba droga a los miembros de la organización.

Te puede interesar: Trasladan a una casa de seguridad a la pareja de españoles atacada en la India

Tirando de ese hilo fue cuando los investigadores detectaron en marzo de 2023 al sospechoso, que regentaba una nave clandestina en Ripollet donde llamaba la atención los consumos de electricidad desmedidos teniendo en cuenta sus dimensiones. Las diversas vigilancias y seguimientos policiales concluyeron que dentro de la instalación existía una minería de criptomonedas.

Conectado de forma fraudulenta al suministro

Explican los agentes que fue entonces cuando, el pasado 21 de febrero, el equipo conjunto de Mossos d’Esquadra y Guardia Civil de Tarragona realizó una entrada y pesquisa en la nave de Ripollet y detuvo al principal investigado. También intervino 85 ordenadores que estaban conectados de forma fraudulenta al suministro eléctrico.

De la investigación se desprende que el detenido, que pasó el 23 de febrero a disposición del Juzgado de Instrucción número 3 de Reus, se encargaba del mantenimiento de los equipos informáticos y había utilizado un entramado de empresas pantalla para desviar los beneficios de la producción de las criptomonedas.

Desde 2021, habría defraudado a la empresa suministradora de electricidad casi 4,5 millones de euros. La investigación sigue abierta y no se descartan más detenciones.

La minería sirve para generar nuevas unidades de criptomoneda se ha vuelto más competitiva y compleja, requiriendo inversiones significativas en hardware especializado, así como un considerable consumo de energía eléctrica, lo que ha generado debates sobre el impacto ambiental de esta actividad.