La ‘generación perdida’ de las empresas en España: el BCE apunta que el impacto del Covid en el emprendimiento afectará al empleo

Las empresas emergentes desempeñan un papel clave en términos de creación de empleo, innovación y crecimiento a largo plazo

Compartir
Compartir articulo
La presidenta del BCE, Christine Lagarde.
La presidenta del BCE, Christine Lagarde.

Paralización total de la economía. Eso fue lo que supusieron los meses del Covid-19 para muchas empresas españolas. El confinamiento social, sumado a las diversas medidas de contención, ralentizaron sobremanera la actividad de muchas compañías y llevaron a otras tantas a echar el cierre. Pero no sólo eso: la crisis sanitaria tuvo un fuerte impacto en el emprendimiento, aumentando considerablemente el número de empresas ‘no nacidas’. Ante esta situación, el Banco Central Europeo (BCE) ha alertado de que el mercado laboral español se verá afectado por esta ‘generación vacía’ de nuevas compañías durante los próximos años.

La crisis del Covid-19 provocó importantes pérdidas de ingresos entre los hogares afectados, y el alto nivel de incertidumbre reinante hizo que a los empresarios les resultara más difícil obtener préstamos bancarios. A pesar de las rápidas medidas políticas implementadas para apoyar a las empresas establecidas afectadas por el shock, como planes de permisos, préstamos garantizados o moratorias, el apoyo gubernamental a quienes buscaban establecer nuevos negocios fue más laxo y prolongado en el tiempo, dado que las empresas emergentes desempeñan un papel clave su papel en términos de creación de empleo, innovación y crecimiento a largo plazo.

Te puede interesar: Casi el 10% de los españoles se plantea emprender en los próximos tres años

El último artículo de la entidad supervisora titulado El impacto de la pandemia de Covid-19 y el apoyo político a la productividad, que la crisis afectó negativamente a las decisiones empresariales en nuestro, predominantemente a todos aquellos emprendedores de bajos ingresos. Asimismo, el BCE señala que las fricciones financieras están detrás del diferente comportamiento del emprendimiento, lo que se demuestra en que los individuos de altos ingresos estaban mejor preparados para aprovechar las nuevas oportunidades derivadas del Covid-19 mediante la puesta en marcha de más negocios digitales.

El empleo aguanta en 2023 pese a la desaceleración del PIB: 535.000 afiliados más que en 2022 y 196.000 parados menos.

“Esta ‘generación perdida’ de empresas podría tener efectos cicatrizantes a largo plazo en el crecimiento del empleo: se espera que el mercado laboral del conjunto de empresas creadas en 2020 sea un 2,4% menor una vez transcurridos 10 años” apunta el citado informe. Así, el organismo presidido por Christine Lagarde recomienda que las medidas de apoyo destinadas a las empresas establecidas deben ir acompañadas de medidas que permitan reducir el coste del crédito para nuevos empresarios potenciales, especialmente aquellos con bajos ingresos.

Los emprendedores ‘mileuristas’, los más afectados

En España, la creación de empresas durante el Covid-19 disminuyó un 40% con respecto a la media de los años anteriores, según los cálculos del BCE. Una pérdida de nuevas compañías que se concentró más entre las empresas emergentes con alto potencial de crecimiento, como también ocurrió durante la crisis económica de 2008. Asimismo, la crisis sanitaria impactó de manera mayor en todos aquellos emprendedores con un nivel de ingresos inferiores, mientras que, aquellos que contaban con mayor capital mantuvieron sus planes a pesar del Covid.

“Esta brecha empresarial no es un resultado directo del distanciamiento social, ya que está impulsada principalmente por los sectores no directamente afectados por las medidas de confinamiento, y es más pronunciado entre los hogares que no sufrieron un shock negativo de ingresos durante la pandemia. También se puede descartar un aumento en el número de empresarios por necesidad como fuente de estas diferencias en el espíritu empresarial entre los hogares de bajos y altos ingresos” reza el citado artículo.

Te puede interesar: Las pymes prevén un frenazo en su creación de empleo en 2024

La financiación es, según el BCE, la que explica esta brecha empresarial durante la crisis sanitaria. Concretamente, el supervisor bancario asegura que las empresas emergentes de hogares de ingresos bajos y medios aumentaron en gran medida el uso de sus propios ahorros -en comparación con otras fuentes-, un aumento de la autofinanciación que no se observa en el caso de los emprendedores de rentas altas.