Ilia Topuria: “La semana que viene ya soy español”

El hispanogeorgiano se proclamó campeón UFC hace una semana y uno de sus deseos era conseguir la nacionalidad española

Compartir
Compartir articulo
El luchador hispano georgiano Ilia Topuria, campeón del mundo de artes marciales mixtas en peso pluma, este jueves durante la rueda de prensa en Madrid.- EFE/ Juanjo Martín
El luchador hispano georgiano Ilia Topuria, campeón del mundo de artes marciales mixtas en peso pluma, este jueves durante la rueda de prensa en Madrid.- EFE/ Juanjo Martín

Ilia Topuria venció a Alexander Volkanovski en Anaheim (California) para lograr ser el primer español campeón UFC de peso pluma. Retó a Connor McGregor, y aseguró que uno de sus deseos y que lo iba a pelar, era traer una velada al Santiago Bernabéu. Otro de sus deseos era conseguir la nacionalidad española, ya que, por cuestiones institucionales de Georgia, este no permitiría la doble nacionalidad, salvo excepciones. El Matador, parecer ser una de ellas.

En la noche del miércoles pasó por los micrófonos de ‘El Partidazo de Cope’, para recordar y analizar la pelea ante el australiano Volkanovski (“me dolía el pie de haberle pateado”), además de resaltar la confianza en sí mismo y en lo que espera en su camino hacia la consecución del número uno del ranking por libras, que ahora mismo, ostenta Islam Makhachev. Además, aprovechó para volver a mencionar que, tras la reunión con Pedro Sánchez hace unos días y la petición directa del DNI español, confesó que “la semana que viene ya soy español, me lo voy a tatuar”.

Topuria marca como momento decisivo del combate, “cuando se paró, lancé mi combinación y lo que dije, se fueron las luces en Australia”. El hispanogeorgiano afirma que tras conseguir el hito importante en su carrera, “mi vida la veo igual”. “Salgo y si se me acercan, agradezco porque siempre supe que era el precio del objetivo que tenía marcado. Cuento con un gran equipo detrás que me ayuda a gestionar todo”, se mostró agradecido con el equipo de personas que lo acompañan cada día en los combates.

Te puede interesar: Makhachev acepta el reto de Topuria: “Otro chico bajito que está hablando, otro chico bajito que quiere ser aplastado”

“Sé que nadie me va a ganar”

“Hasta los 30-32 puedo pelear y no me iré sin boxear”, adelantaba en el programa radiofónico, asegurando que “no haré muchas peleas, pero una o dos seguro”. Además, confesó contra quién le gustaría enfrentarse: “Pelearía contra Canelo Álvarez”. Por el momento, y con la quinta posición del ranking, en la UFC tiene claro que “nadie me va a ganar”. “Me ha traído hasta aquí la dedicación y el trabajo duro, yo soy consciente que gano por los sacrificios que hago y el trabajo... y lo voy a seguir haciendo. Además, también estoy bendecido por Dios, lo creo al 100%”, zanjó sobre posibles rivales que pueda enfrentar.

“Cuando el humano se cansa dentro de un octógono va a los movimientos que le salen de forma natural. Son muchos detalles a tener en cuenta”, afirma sobre sus rivales.

Reto a Makachev

El hispanogeorgiano tiene claro que “el número 1 llegará”. Así, el Matador conoce de primera mano quién sería uno de los rivales que lo acercaría al trono: “La pelea que más me acercaría sería con Makhachev, pero quiero hacer una pelea más antes de pelear con él”. “Makhachev es el objetivo final”, aseguró Topuria en una rueda de prensa con los medios españoles en su regreso al país. El cara a cara con Islam Makhachev son palabras mayores, pero el ruso no oculta nada y acepta el reto de Topuria en unas declaraciones que desveló MMAUncesored“Otro chico bajito que está hablando. Otro chico bajito que quiere ser aplastado”. Makhachev se refiere al pasado, donde defendió hasta en dos ocasiones el cinturón de campeón ante Alexander Volkanovski, que justo intentó lo mismo que pretende Topuria, desbancarlo del número uno.

El australiano se midió en dos ocasiones con el ruso, con un resultado fatal. Cuado Makhachev venció a Charles Oliveira, retó al que por aquel entonces era el mejor del mundo. Fue a Australia y lo venció por decisión. El cara a cara se repitió en Abu Dhabi, y el resultado también. El ruso decidió la batalla en un primer asalto con una patada en la cabeza.