Sentencia a favor de una enfermera canaria embarazada: cobrará el prorrateo por guardias

El sindicato de Enfermería SATSE Canarias solicitó el reconocimiento del prorrateo de las guardias a una enfermera encinta tras su traslado por presentar riesgo por embarazo

Compartir
Compartir articulo
Imagen de archivo de una enfermera (Laura James/Pexels)
Imagen de archivo de una enfermera (Laura James/Pexels)

La justicia canaria ha fallado a favor del sindicato SATSE Canarias y de una enfermera y obliga al Servicio Canario de Salud (SCS) a abonarle el importe correspondiente a todas las noches, festivos y guardias (atención continuada) que hubiera realizado de haber seguido en su puesto habitual. La enfermera había sido trasladada y le habían adaptado las horas de trabajo de forma temporal a consecuencia del riesgo por embarazo.

Al dejar de realizar durante unos meses los horarios nocturnos o las guardias, la mujer dejó de cobrar el dinero que reciben los sanitarios por esas horas extra, en muchos caso obligadas en el puesto. Varios acuerdos en el sector han blindado el permiso de mujeres embarazadas para no trabajar guardias durante el embarazo y la lactancia materna. El pago de las guardias, no obstante, es una parte importante del sueldo de los sanitarios.

Te puede interesar: Aragón propondrá contratos de 3 años y facilidades para el acceso a viviendas para los MIR de Familia que ocupen plazas “de difícil cobertura”

Una cuestión de igualdad de trato

Ya en 2021, el Tribunal Supremo dictó dos sentencias en las que reconocía el derecho de las sanitarias al cobro de complementos salariales durante el tiempo que estaban en situación de riesgo durante el embarazo. En el momento, los magistrados establecieron que “la igualdad de trato entre sexos exige que las modificaciones del puesto de trabajo adoptadas transitoriamente y durante el limitado periodo del embarazo, cuando puedan repercutir en la prestación de jornada complementaria”.

Esa igualdad de trato fue la que argumentó SATSE a raíz de este caso. En un comunicado, el sindicato explica que “en base al principio de igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres, las trabajadoras que solicitan la adaptación transitoria de su puesto de trabajo durante el periodo de embarazo no deberían sufrir la disminución de sus retribuciones estables”.

La organización señala que “hasta ahora, el Servicio Canario de Salud había mantenido ‘la callada por respuesta’ en relación a las peticiones de las trabajadoras” que dejaban de recibir retribuciones por guardias, festivos y nocturnidad al solicitar la adaptación del puesto por el embarazo. Esta es una de muchas sentencias ganadas por SATSE al respecto y, con una jurisprudencia consolidada, el Servicio Canario de Salud reconocerá a partir de 2024 el derecho a percibir el prorrateo por la atención continuada.

Condenan a Mercadona por no dejar a una empleada cambiar el turno para cuidar de sus hijos: la empresa contrató un detective para vigilar al marido.

Te puede interesar: Cómo puede una diplomada en Enfermería conseguir la equivalencia con el Grado

Pero el sindicato busca ir más allá y ha pedido a la Administración “que resuelva de oficio los casos anteriores a 2024 de trabajadoras a las que se les negó este derecho y que, ante el desamparo administrativo, siguen teniendo que recurrir a la justicia”, explican en un comunicado.

Una profesión de riesgo, según SATSE

SATSE recuerda que esta “no es la primera sentencia que gana” en favor de una enfermera embarazada. “Son numerosos los recursos ganados contra la mutua que, en muchos casos, ha obligado a la trabajadora a acogerse a una baja por incapacidad temporal debido a la situación de estrés y ansiedad provocada por su situación laboral cuando no había un puesto adaptado y la negativa sistemática a concederle el permiso por riesgo”.

La organización sindical recuerda y explica que “los puestos de enfermería conllevan numerosos riesgos” para las embarazadas y los profesionales en general. Entre ellos, mencionan los cortes, pinchazos, riesgos biológicos, posturas forzadas o las agresiones recibidas por parte de pacientes.