Ayuso monitorizará los teléfonos móviles de los madrileños para detectar sus necesidades de movilidad y diseñar nuevas líneas de transporte

Durante ocho meses la Comunidad de Madrid analizará cómo se mueven los madrileños en transporte público, trabajo que se hará gracias a la geolocalización de 8,9 millones de móviles

Compartir
Compartir articulo
Ayuso monitorizará los teléfonos móviles de los madrileños para detectar sus necesidades de movilidad y diseñar nuevas líneas de transporte.

Metro de Madrid transportó a 662 millones de viajeros en 2023. La EMT, los autobuses de la capital, movieron a otros 454 millones de madrileños el año pasado. Los autobuses interurbanos, una red de 324 líneas que conectan a casi todos los municipios de la comunidad, mueven de media cada día a 800.000 personas. Por los trenes de Cercanías se trasladan otros 205 millones de viajeros al año. Son miles, miles y miles de desplazamientos en transporte público, un complejo ecosistema que cambia con el paso del tiempo y que en Madrid gestiona el Consorcio Regional de Transportes (CRTM), entre controlado por el Ejecutivo autonómico que preside Isabel Díaz Ayuso.

Para planificar el futuro y detectar las necesidades de movilidad, el Consorcio acaba de licitar un contrato valorado en 212.000 euros para que una empresa especializada en “tecnologías de Big Data” le ayude a tomar decisiones sobre el rumbo que debe tomar el transporte público de la región. Para ello, resulta imprescindible disponer de información relativa a los volúmenes de demanda y la evolución de los distintos parámetros de movilidad de los viajeros, lo que permitiría “ajustar la oferta de servicios, la capacidad de transporte y los parámetros de calidad en la prestación del servicio”, según reza la memoria del contrato.

Te puede interesar: Ayuso sube el precio de la vivienda protegida: 2.450 euros el metro cuadrado en la capital

La tecnología ‘Big Data’ usa la geolocalización de datos gracias a la telefonía móvil de los viajeros para poder adoptar esa toma de decisiones sobre la futura oferta de transporte público de la Comunidad de Madrid. Hasta el momento, el Consorcio hacía dichos análisis a través de encuestas a muestras de población estadísticamente representativas, que requieren de un complejo diseño y un importante esfuerzo económico y de medios técnicos y humanos para el trabajo de campo y explotación posterior de resultados. En este sentido, las últimas Encuestas Domiciliarias de Movilidad realizadas por el Consorcio corresponden a los años 2004 y 2018. Esta información se complementa con los datos de demanda de transporte público.

Pero las encuestas y los datos de demanda no son suficientes. “La rápida evolución de las tecnologías de la información, así como la gran difusión y el uso extendido y generalizado de la telefonía móvil, ha fomentado la aparición y desarrollo de nuevas formas de obtener conocimiento sobre la movilidad, utilizando como fuente principal de datos los eventos que las antenas de telefonía móvil generan”, reza el contrato licitado por el Consorcio, que reconoce que la pandemia de 2020 ha afectado los flujos de movilidad, sobre todo en determinados sectores productivos.

Decenas de personas en la estación de Atocha de Metro, a 25 de febrero de 2024, en Madrid (España). (Ricardo Rubio / Europa Press)
Decenas de personas en la estación de Atocha de Metro, a 25 de febrero de 2024, en Madrid (España). (Ricardo Rubio / Europa Press)

En este contexto de incertidumbre que generó la llegada del coronavirus, el Consorcio Regional de Transportes ya decidió la contratación de un servicio de consultoría que, a partir de las fuentes propias (encuestas y volumen de demanda), y la geolocalización de datos de telefonía móvil, ya pudo generar información relevante en un corto espacio de tiempo sobre el conjunto de la movilidad en la Comunidad de Madrid, lo que le permitió adaptar y adoptar medidas durante los meses de desescalada de la pandemia, en 2021. “Como resultado de dichos estudios, se comprobó que los datos generados aportan información fiable y de calidad sobre los flujos de desplazamiento de los viajeros, su distribución modal, horaria y territorial, y permite identificar de forma satisfactoria otros atributos como el modo y el motivo de viaje”, señalan desde el Consorcio.

La idea es hacer ahora un estudio mucho mayor gracias al ‘Big Data’, “teniendo en cuenta que la técnica descrita es mucho más económica que las encuestas, generando resultados fiables en mucho menos tiempo y con posibilidad de continuidad”. El objetivo del contrato es “disponer de información relevante de movilidad para la planificación de los servicios de transporte”. El Consorcio licita estos trabajos al sector privado porque es necesario “un equipo con alta cualificación técnica y especialización en tratamiento masivo de información procedente de fuentes múltiples” y el organismo público no cuenta con este tipo de perfiles.

Te puede interesar: “Mi hijo tiene un tumor y no camina bien”: Madrid rechaza 3.312 solicitudes de familias con menores en cuidados paliativos por falta de fondos

8,9 millones de líneas

De momento, el trabajo de la empresa adjudicataria, la UTE Tema-Nommon Big Data 2024, tiene ocho meses para realizar el trabajo. El equipo estará formado por cuatro personas y se mantendrá el anonimato de los registros de telefonía móvil eliminando cualquier información que permita identificar de manera unívoca a los usuarios. El tamaño mínimo de la muestra disponible será de, al menos, el 15% de líneas de telefonía móvil nacionales: 8,9 millones de teléfonos. ¿Qué tendrá que determinar la empresa adjudicataria?

  • Conocer el volumen de viajes diarios que se producen en la comunidad de Madrid y su distribución por modos (a pie, vehículo privado, transporte público), tipo de movilidad (personal o por trabajo) y por distancia de viaje
  • Conocer el volumen y la distribución de viajes diarios por zonas (de origen o destino), según viajes internos y externos a la zona (municipio o distrito de la ciudad de Madrid) por modos.
  • Conocer el volumen y la distribución de viajes diarios en transporte público (Metro y Metros Ligeros, EMT, Cercanías, concesiones por carretera), por zona según viajes internos y externos a la zona y por distancia de viaje.
  • Conocer la evolución diaria de los parámetros anteriores y su comparación con días equivalentes de años anteriores.
  • Conocer la distribución horaria de viajes diarios por modos (a pie, vehículo privado, transporte público) y por modos de transporte público.
  • Conocer el volumen y la distribución de viajes por género (masculino/femenino), desagregado por modos, zonas de origen y distancia de viaje.
Ayuso justifica su veto a trasladar a mayores de residencias a hospitales en la pandemia de covid porque se "morían igual"