El inmobiliario español gusta en Europa: los extranjeros compran más del 15% de las viviendas que se venden en España

El año pasado adquirieron 87.400 casas en nuestro país y los principales compradores fueron británicos y alemanes

Compartir
Compartir articulo
La Comunidad Valenciana es una de las preferidas por los extranjeros para comprar vivienda. Joaquín Reina / Europa Press
La Comunidad Valenciana es una de las preferidas por los extranjeros para comprar vivienda. Joaquín Reina / Europa Press

A los extranjeros les gusta España tanto como para comprar una vivienda en nuestro país. Esta querencia hizo que el 15,1% de las compraventas efectuadas el año pasado, cerca de 87.400, las llevaran a cabo ciudadanos de otros países, según fuentes del Colegio de Registradores de la Propiedad. Es el mejor dato de la serie histórica, sólo superado en 2022 cuando se realizaron 88.858 operaciones.

Los principales ‘fans’ del inmobiliario español son los británicos, que acapararon el último año el 9,8% de las compraventas, seguidos por los alemanes, con un 7,3%; los franceses, con un 6,1%; los belgas, con el 5,6%, y los marroquíes, con el 5,5%.

Te puede interesar: 2024 será un buen año para comprar vivienda debido al freno en la subida de precios y a la rebaja de las hipotecas

Entre los motivos que llevan a los foráneos a comprar vivienda en España destaca su precio, tres veces inferior al que se paga en otras capitales europeas. Según datos de la consultora británica CIA, en Londres el metro cuadrado cuesta 12.890 euros, mientras que, de acuerdo con el índice inmobiliario de Fotocasa, el precio del metro cuadrado en Madrid es de 3.852 euros.

Y es que “el esfuerzo que tiene que hacer un extranjero para invertir en vivienda en nuestro país es mucho menor que el que tienen que hacer los españoles”, indica Agustina Battioli, experta en el sector inmobiliario de Fotocasa.

Te puede interesar: El mercado inmobiliario, a la baja: la compra de viviendas se desploma un 9,7% en 2023 y la firma de hipotecas, un 17,8%

De acuerdo con las estadísticas del primer semestre de 2023 del Consejo General del Notariado, los extranjeros no residentes son los que compraron viviendas más caras. Pagaron una media de 2.598 euros el metro cuadrado, mientras que los compradores nacionales lo pagaron a 1.574 euros.

Junto a su precio, otra de las causas para que los extranjeros se decantan por las viviendas españolas es su elevada rentabilidad, que se situó en un 6,4% a cierre de 2023, “lo que hace de nuestro país un paraíso para los inversores foráneos”, apunta Battioli.

Subvenciones de 10.800 euros y avales para la hipoteca: las ayudas que los jóvenes pueden pedir para comprar una vivienda.

El buen clima y la calidad de vida, los principales reclamos

La ubicación geográfica de España es otro de los atractivos para estos inversores, junto a sus miles de kilómetros de playas, los más de 300 días de sol, la calidad de vida y su red de comunicaciones.

Estos factores hicieron que la Comunidad Valenciana fuera el año pasado una de las preferidas de los compradores foráneos para adquirir casa con 28.000 operación, un 29% del total de las efectuadas. Le siguió Andalucía, con 17.500 transacciones, y Cataluña, con 15.000. Mientras que en Canarias alcanzaron las 7.000 compraventas, por delante de Baleares y Murcia, ambas por encima de las 5.000 y de Madrid en que se llevaron a cabo 4.500.

Comprar a tocateja

Un hecho característico de estos compradores es que apenas piden hipotecas para financiar la operación. Solo un 34% la piden frente al 78% de los compradores españoles, según datos de CaixaBank Research. Ello es debido a que cuentan con capital ahorrado o a que piden la hipoteca en su país de origen.

Además, los inmuebles son más caros que los que adquieren los españoles. Ello hace que en las zonas en las que se concentra su inversión, los precios de las viviendas suban de forma más rápida o bajen de forma más lenta, respecto a otras regiones.

“En un contexto de ralentización del sector derivado por la subida de tipos de interés, este comportamiento debe entenderse como una cierta resiliencia o resistencia a la bajada del precio de las viviendas en las zonas turísticas”, señalan los analistas de CaixaBank.

Consideran que el apetito de los extranjeros por el inmobiliario español continuará en los próximos años: “El volumen de compra seguirá ganando protagonismo gracias al gran atractivo de nuestro país para los compradores de otras nacionalidades”.